Yair y Adelina lloran por su “Chichi” en un albergue en Mexicali

La palabra “chichi” efectivamente, proviene del náhuatl que significa “mamar”. Chichiliztli, para seno en náhuatl antiguo, la palabra correcta es chichiualli. Chichini significa “el que mama”, por lo que la palabra chichi, muy arraigada en todo México, define una relación muy cercana o de dependencia, entre dos.

Maricarmen Ríoseco Gallegos/ 4Vientos

¿Bajo que fundamento legal la policía municipal de Mexicali detuvo y retiró a las familias tzotziles? Llevando a un albergue de la ciudad a las y los menores y causando posible desnutrición en los bebes lactantes. Ellos no conocen otra forma de tomar su proteína más que por la chichi de su mamá. Además, el trauma causado por subirles a patrullas, con gente extraña, separarle de sus familias y sin que nadie entienda su lenguaje maya. Son varias agresiones violatorias de los derechos humanos de estas familias.

Yair Dylan de 1 año 8 meses, Adeliana de 1 año 2 meses y otros tres menores más, que no son lactantes, fueron “levantados” junto con sus familiares por patrullas municipales en un semáforo del Bvd. Lázaro Cárdenas, frente a Juventud 2000. el día 12 de enero. Sus papás y mamás han estado reclamando que les devuelvan a sus pequeños. Ana Cristina y Yolanda no han parado de llorar pensando en el hambre que estarán padeciendo sus bebés por no tener su “chichi”.

Estas cuatro familias migraron hace unos meses desde Chiapas, del área de Tzotziles, Mitonic. El tzotzil o tsotsil es  una lengua mayense que se habla principalmente en los Altos de Chiapas por los pueblos de la etnia tzotzil. En su población no podían ganar mas de $50 pesos por día de trabajo en el campo, y las carencias para alimento y vivienda han sido de todos los días. Además, huyen de la violencia comunitaria y sus hijas e hijos no pueden tomar clases por la pandemia, y por la imposibilidad de contar con tecnología para acceder a las clases, cargan con sus hijos e hijas todo el día y todos los días.

La incertidumbre de las familias tzotziles de Chiapas, desplazadas de sus pueblos y de sus hogares por el hambre y la violencia. Foto: EFE/INFOBAE, publicada en internet

Como antecedente de estas acciones sistemáticas, violatorias y discriminatorias hacia una población vulnerable por parte de las autoridades, es importante señalar que los 12 menores que el DIF “regresó” a Chiapas junto con sus familiares el 28 de enero, relacionado con un llamado de “rescate”, a través de la policía municipal en sus domicilios, deteniendo a progenitores y tutores, privándoles de su libertad e imponiendo multas, que finalmente fueron exoneradas por la evidente falta de recursos. Todo ello sin orden judicial, criminalizándoles, conlleva todas esas acciones a reflexionar sobre la incapacidad de las instituciones en esta localidad, para atender el tema de migración, el de los derechos humanos de la niñez y de las mujeres indígenas, la omisión de protocolos para juzgar con perspectiva de género y el grave desconocimiento de las autoridades y agentes de la DSPM, así como del personal de DIF para respetar esos derechos. Por último, se perdió el principio de interseccionalidad, vital para estos casos.

La Convención Internacional Sobre los Derechos del Niño y La Niña, establece:

Los Estados Parte respetarán el derecho del niño y de sus padres a salir de cualquier país, incluido el propio, y de transitar en su propio país. Todas las niñas, niños y adolescentes, tienen derecho a vivir en una familia y no podrán ser separados de ella por falta de recursos para su subsistencia, tampoco podrán ser separados de las personas que los tengan bajo su guarda y custodia, sino por orden de autoridad competente y mediante un debido proceso en el que haya sido tomada en cuenta su opinión y su interés superior. Su institucionalización deberá ser el último recurso que adopte el Estado mexicano para la protección de sus derechos.

Mexicali, B.C. Febrero 08 de 2021.

Imagen de portada: Ancianos, hombres, mujeres y niños tuvieron que salir de Chalchihuitán y Chenalhó, Chiapas, debido a la violenta represión de paramilitares. El conflicto por tierras produjo el asesinato de 17 personas, por lo que las familias se vieron forzadas a irse de sus hogares. Foto: EFE. Publicada en Internet por INFOBAE. Fuente:https://www.infobae.com/america/mexico/2019/10/19/la-incertidumbre-de-vivir-en-el-exilio-indigenas-tzotziles-viven-con-temor-tras-dos-anos-de-ser-desplazados/

Mtra. Maricarmen Ríoseco Gallegos. Consejera Consultiva del INMUJERES

Comparte en redes sociales