¿Vemos u observamos el arte? La historia detrás de un cuadro

Comparte en redes sociales

Entrar a territorios ya recorridos hace al corazón experimentar una sensación de seguridad. Un sentimiento confortable para los sentidos, que te recuerda a aquella primera vez cuando viviste la incertidumbre y anonimato que conlleva acceder a un espacio inexplorado. Los reunidos en la Galería 184 fueron parte de este conocido pero aún mágico baúl de vivencias.

*Ana Paula Cortés/ A los 4 vientos

Esta vez, la Galería 184 trajo para nosotros una plática bautizada ¿Vemos u observamos el arte? que se llevó a cabo bajo la tutela de la bella, femenina e interesante Magdalena Edith Carrillo Mendevil, arquitecta y master en estudios humanísticos.

La zacatecana que actualmente imparte clases de preparatoria y universidad, al igual que escribe en el periódico El nopal, explicó que su reto especialmente con los jóvenes preparatorianos es hacerles ver un lado del arte que no todo el mundo percibe; y usando como herramienta su viva emoción por los logros del hombre en este ámbito de la vida, contagiarles un poco el amor a la bella disciplina.

Quizá los alumnos de preparatoria son una audiencia difícil, mas  los presentes el pasado martes 15 de agosto fueron dóciles, perceptivos y hasta desenvueltos a lo que Magdalena compartió no solo con alegría y disposición,sino con caras, gestos y ademanes imitando las pinturas y esculturas que mostró, dándole a la plática un toque único y simpático.

¿Qué nos parece hermoso y por qué? Es una cuestión que se viene arrastrando desde tiempos inmemorables. Las opiniones y gustos cambian de cultura en cultura, de quien conquistó a quien. En México, conquistados por los españoles con su gran influencia francesa e italiana en lo que a pintura se trata, tendemos a ser deleitados con imágenes creadas con esos estilos: coloridos, llamativos y estéticos, dejando a un lado piezas igual de hermosas pero con falta de esa familiar e impuesta pincelada.

Lo que en muchos eventos culturales ocurre: donde el lenguaje con el cual se nos habla es propio solo de los expertos, falló en asistir en la plática de la arquitecta.

 

 

La maestra dio una plática para todos, donde los presentes participaron activamente ya fuera con preguntas, comentarios y hasta dibujos improvisados. No se requería ser un artista o haber viajado por todo el mundo viendo en vivo y en directo las obras de Dalí, Manet, Caravaggio, y Botecelli, lo único necesario era una mente despierta y un corazón abierto.

Sin necesidad de gastar miles de pesos en un boleto de avión, Magdalena llevó a la audiencia de paseo por el movimiento, el escorzo, la historia y emociones transparentes del arte alrededor del mundo; desde los jarrones griegos, hasta las pinturas y esculturas egipcias; desde el magnífico claro oscuro de Caravaggio, hasta la belleza dorada de Gustave Klimt.

Al final la pregunta clave fue hecha: ¿vemos u observamos el arte? Ver un cuadro no se trata de una simple imagen, color y técnica; sino de una historia detrás de éste que hace toda la experiencia una observación.

 

Los cuadros más famosos de la historia se han ganado su reputación por la anécdota detrás de ellos; como la Mona Lisa que después de ser robada y encontrada, sigue siendo estudiada por su enigmática sonrisa; o trayendo de vuelta al polémico Caravaggio, que quería mostrar el lado real de las escenas bíblicas, sin detenerse a medir consecuencias.

 

La maestra, arquitecta y encantadora Magdalena Carrillo logró su cometido esa noche: abrirle sin recargo a los presentes un mundo donde el arte no solo es técnica, más allá de eso es un relato por conocer.

 

 

* Ana Paula Cortés Ruiz es estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma de Baja California, actual practicante en 4vientos. Ganó tercer lugar en el concurso anual “El joven y el mar” en el 2010 y aspira a ser una escritor publicada. Ha colaborado en medios periodísticos como La Gaceta UABC y  escrito para Caracol: museo de ciencias y acuario cuentos inspirados tanto en la fauna y flora de la Baja California, como en la cultura y costumbres de la península.

 

 


Comparte en redes sociales