Uno no recuerda solo; recordamos en colectivo: estudio retrospectivo del paisaje marino

Comparte en redes sociales

La memoria colectiva es un saber común del pasado que se construye en y dentro de una comunidad. Algunos de estos saberes nos pueden ayudar a sobrevivir ante diversas situaciones.

 

Puerto Adolfo López Mateos, Baja California Sur (Fotos de Helena Valera/Romeo Saldívar/Armando Trasviña/Eduardo Carrillo 

 

Todos@Cicese / 4 Vientos / Foto principal: Avistamiento de ballenas en puerto López Mateos (El Informante)

Ensenada, B.C., México, jueves 26 de noviembre del 2020.- Un grupo de académicos y estudiantes de la Unidad La Paz (ULP) del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE) trabajan en un proyecto donde uno de sus objetivos es comprender cómo dos comunidades pesqueras en Baja California Sur, Puerto Adolfo López Mateos y Cabo Pulmo, responden a eventos climáticos del pasado y cómo se utiliza esta experiencia para proponer estrategias de adaptación para eventos climáticos futuros.  

Para lograr su objetico, el colectivo realiza un estudio retrospectivo del paisaje marino en las dos comunidades, con una temporalidad de 17 a 20 años atrás. Los estudios son reconstrucciones históricas que establecen conexiones entre procesos climáticos de gran escala con grados más finos.

 

Parte de las actividades que se llevarán a cabo para cubrir los objetivos de la tesis serán el procesamiento de imágenes satelitales históricas y vuelos con drones. Con ello se pretende analizar los cambios en el paisaje marino y posibles patrones locales”, explicó Helena Varela Talango, estudiante del posgrado en Ecología Marina del CICESE y quien desarrolla su tesis doctoral con este tema.

 

Por su parte el Doctor Romeo Saldívar Lucio, investigador por Cátedra CONACYT en el CICESE-ULP y codirector de tesis del trabajo de Helena, agregó que después de realizar la recapitulación de lo que ha sucedido en las localidades, dando énfasis a los eventos climáticos de mayor impacto, rescatarán mediante entrevistas cuáles fueron las manifestaciones de esos impactos.

“Muchas veces conocemos los impactos de eventos climáticos a mayor escala, por ejemplo que se desarrolló ‘El Niño’ en el Pacífico ecuatorial y alcanzó grandes latitudes, pero no conocemos cómo se manifiesta en cada comunidad y esto es importante porque esas manifestaciones son la manera en que la población local lo experimenta, lo sufre y lo recuerda”, indicó el científico.

 

Asistentes a los talleres del Cicese en Baja California Sur

Agregó que básicamente se trata de entender la capacidad de respuesta en el presente ante eventos climáticos, y con ello encontrar los huecos que existen para generar recomendaciones o proponer soluciones juntos –“comunidad científica y pobladores”- respecto a esas capacidades ausentes.

Explicó que el proyecto surge por la motivación de aprender de aproximaciones comparativas entre sitios distantes con ciertas características comunes, pero diferentes. Forma parte de una investigación más grande, bajo una línea de estudio de socioecología, que se origina en la Universidad de Estocolmo, Suecia. 

El proyecto en general trata de comprender qué actividades realizan las personas en comunidades pesqueras ribereñas, dependiendo de su género: una en Zanzibar, Tanzania, y las otras en México, en las penínsulas de Yucatán y Baja California.

Adelantó que la investigación que se realizará en la península de Baja California se centrará en un estudio retrospectivo del paisaje marino.

Los casos de Puerto Adolfo López Mateos y Cabo Pulmo 

Puerto Adolfo López Mateos se ubica en el municipio de Comundú en Baja California Sur. Es un puerto pesquero de importancia comercial para México. Según el censo del INEGI en 2010, la población rondaba en los 2 mil 212 habitantes.

 

Cardumen de peces en el arrecife de Cabo Pulmo

Por su parte, Cabo Pulmo es un poblado que se encuentra dentro de las más de 7 mil héctareas del Parque Marino Nacional del mismo nombre, decretado así en 1995. Desde la declaratoria como área protegida, la comunidad ha transitado de la pesca a las actividades ecoturísticas.

De antemano pareciera que estos dos ecosistemas son muy distintos. La economía de una comunidad depende de la pesca y la otra del ecoturismo. Al respecto, el Doctor Romeo Saldívar compartió que el poder comparar este tipo de ecosistemas da grandes lecciones.

 

Aunque parezca un ejercicio de comparación ocioso, porque sabemos que son diferentes, es súper importante no darlo por hecho y estar abiertos a los aprendizajes que existen ahí y que están latentes y que pueden emerger. Estos resultados se pueden volver referentes para que exista un aprendizaje, tanto entre comunidades como para llegar a construir ciertas generalizaciones y modelos conceptuales”, compartió. 

Acercamiento con la comunidad 

Una de las primeras acciones que realizaron cuando inició el proyecto fue acercarse, en primera instancia, con las autoridades de la comunidad de Puerto Adolfo López Mateos para presentar el proyecto. 

El Doctor Armando Trasviña, jefe del Laboratorio de Sensores Remotos y Vehículos Autónomos no Tripulados (SERVANT) del CICESE-ULP, y codirector de la tesis de Helena, explicó que es de suma importancia que en cualquier territorio al que se va a trabajar se debe compartir con la comunidad lo que se hará para recibir retroalimentación y aprobación.

 

El embarcadero en Punta Pulmo

“No es sencillo acercarte a una comunidad costera; no puedes simplemente llegar y trabajar. Debes presentar primero el trabajo, sobre todo a estas comunidades, como Adolfo López Mateos, que han sido tan golpeadas por grupos ambientalistas que promueven vedas en las zonas. En el momento en que nosotros aclaramos que nuestro objetivo es colaborar para, juntos, entender mejor cómo se pueden adaptar a los cambios climáticos, la respuesta fue muy favorable”, compartió Trasviña.

En una segunda reunión de acercamiento participaron cooperativistas de Bahía Magdalena, autoridades de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y del municipio de Comondú. 

Helena Varela agregó que durante la reunión algunos miembros de la cooperativa pesquera pidieron más información acerca de eventos climáticos como “El Niño” y “La Niña”, acerca de cómo estos fenómenos impactan en su actividad pesquera.

 

Fue muy interesante, porque incluso fue una inquietud de ellos. Nosotros presentamos el proyecto y un resumen de las actividades que podríamos llevar a cabo en la zona y salió de la comunidad decir que les gustaría recibir capacitación, para ellos y sus hijos e hijas, para poder entender qué son estos cambios y qué sucede con el clima. A pesar de que tienen nociones de que las actividades humanas afectan de alguna forma, existe una desconexión entre cuáles son eventos climáticos que los pueden afectar y cómo podrían estar ellos mejor preparados”, señaló Romeo Saldívar.

 

Al final, agregó, se trata de construir una relación de comunicación con la comunidad e intercambiar conocimientos. Es integrar y buscar el beneficio para todos.


Comparte en redes sociales