Una historia de infamia: La quiebra financiera y operativa del Ayuntamiento de Ensenada

Comparte en redes sociales

Pablo Alejo López Núñez, Enrique Pelayo Torres y Gilberto Hirata Chico, el primero del Partido Acción Nacional (PAN) y los dos últimos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), son los grandes orquestadores de la virtual quiebra financiera y operativa del Ayuntamiento de Ensenada.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos

Durante su gestión municipal la deuda pública de Ensenada, que estaba prácticamente en cero pesos al inicio de 2008, la subieron a 674.8 millones; el pasivo total lo aumentaron de 120.4 millones a mil 667 millones de pesos; el pago de nómina y las prestaciones laborales las incrementaron de 427.3 millones a 960.9 millones de pesos; y la deuda por pagar al ISSSTECALI la agrandaron de 4.8 millones a 589.4 millones de pesos.

Las cifras, con base a los estados financieros del Ayuntamiento de Ensenada al 30 de noviembre de 2016 y la historia contable de las últimas seis administraciones municipales –del arquitecto Daniel Quintero Peña al profesor Gilberto Hirata Chico-, confirman que la administración del empresario Marco Antonio Novelo Osuna carece de maniobra financiera y difícilmente cumplirá con los compromisos propios y los que le heredaron sus antecesores.

Los documentos contables y financieros a los que tuvo acceso A los Cuatro Vientos, también confirman que al terminar la gestión de Gilberto Hirata el número de trabajadores de confianza en nómina es mayor al total del personal sindicalizado (mil 145 contra mil 96, respectivamente).

También lo es al combinado que suman los policías y empleados de Lista de Raya (mil 97), por lo que urge un recorte de al menos 300 trabajadores de confianza en el gobierno de Novelo para hacer medianamente operativo el gasto corriente del ayuntamiento, área que está muy por arriba de la media nacional.

cesar-mancillas-amador-el-vigia

César Mancillas (El Vigía)

El primer segmento que A los Cuatro Vientos consultó fue el de la deuda pública del ayuntamiento con la banca oficial y privada.

En noviembre de 2001 el arquitecto Daniel Quintero (PRI), que ya recibió un lastre bancario del panista Oscar Sánchez del Palacio, dejó una deuda de 32.9 millones de pesos al doctor Jorge Antonio Catalán Sosa (PAN), quien la redujo en hasta un 21 por ciento para situarla, al final de su mandato en noviembre de 2004, en 26 millones.

Posteriormente, el químico César Mancillas Amador (PAN) entregó a su sucesor Pablo Alejo López Núñez (PAN), en noviembre de 2007, las finanzas públicas limpias de deuda e incluso con superávit, pero a partir de 2008 todo se salió de control y ello impactó el pasivo total de la administración municipal.

pablo-alejo-lopez-nunez-el-vigia

Pablo Alejo López (El Vigía).

Al cerrar su mandato en noviembre de 2010, Alejo López, hoy subsecretario de Gobierno del Estado en Ensenada, subió la deuda a 206.3 millones de pesos (crédito con BANOBRAS a 20 años) e incrementó la nómina del personal de confianza.

En consecuencia, el gasto en Servicios Personales de la administración municipal subió y por ello heredó al contador Enrique Pelayo Torres un ayuntamiento con escaso margen de maniobrabilidad financiera.

En noviembre de 2013, Pelayo concluyó su gobierno y dejó una deuda bancaria de 367 millones de pesos, es decir 77.8 por ciento más de la que recibió.

Finalmente, Gilberto Hirata “reestructuró” la deuda bancaria que heredó y al terminar su gobierno el 30 de noviembre de este año dejó el renglón en 674.8 millones de pesos, lo que representó un aumento del 83.8 por ciento al débito.

Esto último obligó al gobierno de Novelo Osuna a manifestar que atenderá de manera prioritaria el tema de la deuda con una nueva “reestructuración”, a fin de pagar menos intereses a la institución bancaria.

Analistas contables y financieros que A los Cuatro Vientos consultó para conocer su opinión de los estados financieros del ayuntamiento al 30 de noviembre de 2016, manifestaron que si se agregan actualizaciones, recargos e intereses para conocer el monto real de la deuda que dejó Hirata, tan solo de intereses se deberá pagar 250 millones de pesos, más una cantidad similar por el desembolso de actualizaciones y recargos, lo que sitúa el pasivo total de Ensenada en dos mil 167 millones 932 mil 892 pesos.

“Es una cantidad impagable para el ayuntamiento. Su actual estado financiero no se lo permite”, destacaron.

IMPRESIONANTE PASIVO

recaudacion-ayun-predial

El pago de impuestos y derechos de la población a la recaudación municipal no alcanza para pagar lo mínimo mensual del pasivo de Ensenada (Archivo).

El segundo renglón de análisis fue precisamente el del pasivo total del ayuntamiento.

Los estados financieros revelan que Daniel Quintero lo dejó en 132.4 millones de pesos. Catalán lo bajó un 11.64 por ciento pero César Mancillas lo pasó a 120.4 millones.

Vino entonces el gobierno de Pablo Alejo López y los documentos revelan que terminó su gobierno con un pasivo total de 368.5 millones de pesos, que representó un aumento del 205.97 por ciento a como lo heredó.

Enrique Pelayo le sumó 112.57 por ciento para dejarlo en 783.5 millones, y Gilberto Hirata le agregó 112.8 por ciento más para ubicarlo en mil 667 millones 932 mil pesos, una cifra por sí misma impresionante.

Pero al desglosar el pasivo que dejó Hirata, A los Cuatro Vientos comprendió el caos financiero, administrativo y operativo en el que se encuentra el Ayuntamiento de Ensenada.

Por ejemplo, al Instituto de Servicios y Seguridad Social de los Trabajadores del Estado (ISSSTECALI) se le debían -al 30 de noviembre pasado- 589.4 millones, más 188.6 millones por actualizaciones, intereses y recargos para un insultante 778.1 millones de pesos.

MAESTROS ISSSTECALI

Con el ISSSTECALI, la deuda del nunca acabar (Archivo).

El crecimiento de esta deuda en los últimos nueve años sobrecoge. Quintero la dejó en 4.8 millones de pesos; Catalán en 5.3, y Mancillas en 7.5.

Pero con López Núñez creció un 285.44% para ubicarse en 28.9 millones de pesos; más adelante Pelayo Torres la hizo crecer en 652.94% al dejarla en  218 millones, e Hirata le sumó un 170.30% para situarla en 589.4 millones.

Estas cantidades, más recargos, actualizaciones e intereses.

Pero además el pasivo total lo integran deudas con el Instituto Mexicano del Seguro Social por 70.7 millones de pesos; Impuesto sobre el Producto del Trabajo por 166.6 millones; Impuesto sobre la Renta y asimilable a Honorarios por 29.6 millones; sindicato de burócratas por 7.4 millones; FIMUBAC (intermediario privado en crédito de nómina) por 29.4 millones de pesos; CREDIAMIGO por 1.1 millones; ABONITOS por cuatro millones; retenciones a profesionales por 527 mil 715 pesos; retenciones a arrendatarios por 65 mil 975 pesos; y TU NÓMINA PLUS por 1.6 millones de pesos.

Además, se suman los pasivos de López Núñez, Pelayo Torres y Gilberto Hirata, así como el débito con proveedores por 17.9 millones de pesos, con acreedores diversos por 124.3 millones, pasivos diferidos por 3.4 millones y descuentos judiciales por 158 mil 236 pesos.

Todos estas categorías hacen una suma total de dos mil 175 millones 390 mil pesos, a lo cual se debe sumar un déficit presupuestal de Gilberto Hirata por 190.4 millones de pesos, cifra que se encuentra en el Estado de Actividades del 1 de enero al 30 de noviembre de 2016.

EL SALARIO DEL MIEDO

burocratas-paro-nov-2016

La burocracia sindicalizada de Ensenada, parte del mismo problema financiero del ayuntamiento (Unimexicali.com).

Al presentar su programa de 100 días al frente del ayuntamiento el pasado 21 de diciembre, el empresario Marco Antonio Novelo reveló que el gasto corriente del gobierno en 2016 absorbió el 90 por ciento del presupuesto de egresos de la entidad gubernamental, el cual ascendió a mil 381 millones 848 mil pesos.

Del 90% -dijo-, el pago de nómina y prestaciones al personal representó casi el 84 por ciento, es decir 961 millones de pesos, cantidad muy alejada a la que reportó en noviembre de 2001 el también doctor en Urbanismo Daniel Quintero Peña: 236.4 millones de pesos.

En el tema, los documentos financieros revelan un comportamiento creciente muy similar en los seis gobiernos municipales revisados por A los Cuatro Vientos. Todos con alzas que van de 28.29 por ciento (en la administración de Enrique Pelayo Torres) a 36.90 por ciento (en el de César Mancillas).

Así, el gasto por Servicios Personales en la gestión de Catalán Sosa fue de 312.1 millones (32.05% más que Quintero); de 427.3 millones con Mancillas (36.90% más que Catalán); de 559.2 millones con López (30.87% más que Mancillas); de 717.5 con Pelayo (28.29% más que López), y de 960.9 millones con Hirata (33.92 más que Pelayo).

burocratas-paro-28nov2016

Un sentimiento generalizado en Ensenada (Archivo)

La evolución de este gasto en el gobierno de Ensenada está directamente ligado con el aumento en el número total de trabajadores del ayuntamiento, que en los últimos 18 años se convirtió en una verdadera agencia de colocación de trabajo sindicalizado y de confianza.

La revisión de la nómina del ayuntamiento al último día de noviembre de 2016 revela cómo se desglosa la lista de trabajadores municipales, que ascendió a tres mil 338 personas en total:

Sindicalizados eran mil 96; policías, 977; lista de raya, 120; de confianza, 397; funcionarios, 190; de honorarios, 558.

La suma de estas categorías revela cómo el personal de confianza (sumado) supera a los sindicalizados y a los policías y de lista de raya (éstos dos últimos también juntos).

Los analistas manifestaron A los Cuatro Vientos que la nómina y el gasto presupuestal para el pago de personal representaron el 83.37% del Presupuesto de Egresos del Ayuntamiento en el año 2015, muy por encima de la media nacional que está entre el 38% y el 40% de los presupuesto de otros municipios.

Y concluyeron: “Marco Antonio Novelo inició las actividades en una situación financiera de quiebra e inoperatividad que hace peligrar el alcance de sus objetivos primordiales y los del ayuntamiento en los próximos tres años. Esa es la historia que reflejan los números que observamos en los estados financieros, contables y administrativos de Ensenada. Esa es la cruda realidad”.


Comparte en redes sociales