Sube y Baja

Comparte en redes sociales

Fue el título de una de las películas que protagonizó Mario Moreno ‘Cantinflas’ en la que encarnaba el papel de un empleado de tienda que no daba una a cuanto encargo se le hiciera.

Myrna Pastrana/ 4Vientos

El patrón que en este caso se llamaba Don Gaspar, lleno de paciencia no lo despide a pesar de las constantes acusaciones que recibía por parte de otro empleado y como salida decide convertirlo en elevadorista.

El recuerdo viene a cuento porque el Sube y Baja filmada en 1958, ofrece una salida ante la adversidad.

Hoy, la nota se dio a conocer en Ciudad Juárez, frontera con El Paso, Texas: Ronald Rael un profesor de arquitectura en la Universidad de Berkeley, diseñó un ‘sube y baja’, un juego de esos que se ven en los parques y por lo menos tres de ellos han sido colocados entre los espacios de las barras de metal del muro fronterizo que divide a ambos países.

El muro de la vergüenza, como es llamado por muchos, tiene la cara que nosotros le queramos ver, porque de pronto y contra todo pronóstico, las risas de los niños de Juárez y El Paso, montados en sus extremos en un constante subir y bajar, rompieron la monotonía y el silencio que subyace en este tipo de barreras.

El jueguito en cuestión, bien puede servir entre otras para salvar el empleo del peladito de la película de Cantinflas, o reír ante el infortunio tan nuestro, tan presente.

Myrna Alicia Pastrana Solis, antropóloga, escritora, periodista y consejera electoral chihuahuense.


Comparte en redes sociales