SUAVE MATRIA: Los pequeños Goebbels detractores de la Cuarta Transformación

Se definen y se muestra la manera como los detractores de la Cuarta Transformación aplican los once principios de Goebbels.

Sería pretender demasiado que la totalidad de los pequeños Goebbels mexicanos que pululan actualmente en medios y redes hayan leído de primera mano al siniestro ministro de Propaganda del Tercer Reich, Joseph Goebbels. Pero existe algo como la coincidencia de fines y criterios, por largo que sea el lapso que separa a un referente histórico de la realidad presente y por distintas que sean la coyunturas de ambos contextos, en este caso las condiciones que llevaron al régimen nazi a asentar una muy bien planeada estrategia de comunicación política, y la que ahora enarbolan los detractores de todo lo que tenga que ver con Andrés Manuel López Obrador y la Cuarta Transformación.

Beatriz Aldaco/ 4Vientos

No hay que olvidar que los “11 principios de la propaganda de Goebbels” son en realidad técnicas de comunicación, y que la finalidad, el objetivo que se pretende lograr mediante su aplicación, es la incitación al odio de las masas, del público, de los ciudadanos. Sin el ingrediente del odio ninguno de los once principios tiene sentido.

Veamos cómo los pequeños Goebbels mexicanos, conscientes o no, ponen en práctica la estrategia propagandística del llamado “pequeño Mefistófeles”, entre otros apodos que se fue ganando a lo largo de su vida esa figura emblemática del régimen nazi.

1.- Principio de simplificación y del enemigo único.

Consiste en reducir todo aquello considerado adverso, dañino, perjudicial, en una sola figura fácilmente identificable, si es posible caricaturizada, en la que se intentan focalizar todas las expresiones de odio, eliminando todo matiz y complejidad.

Aplicación: sin duda los registros principales de este principio son la encarnación del mal en la persona de López Obrador que iniciaron con el enunciado AMLO es un peligro para México (enemigo único) por un lado, y con el mote de El Mesías Tropical (simplificación) por el otro. Definición y caricatura del personaje, para que el odio pueda ser canalizado de una manera directa y sin complicaciones.

Enrique Krauze, intelectual de la derecha mexicana, autor del apodo “El Mesías tropical” acuñada contra AMLO. Foto: internet

 

2.- Principio del método de contagio.

Creación de estereotipos en los que quedan englobados aquellos a quienes se incita a odiar. Los términos suelen ser discriminatorios y humillantes, con sesgos de xenofobia y supremacía. Comparte con el punto anterior la simplificación y el escarnio.

Aplicación: La acuñación de los términos: pejezombies, chairos, pejechairos, AMLOvers, con las connotaciones de tontos, ignorantes, presas fáciles de la manipulación, nacos, muertos de hambre, pobres.

3.- Principio de la transposición.

Se acusa a las figuras odiadas de lo mismo que los emisores son acusados. Es un mecanismo de defensa para desviar la atención de las propias ilegalidades, faltas o errores. Más que en la defensa de las acusaciones, el discurso se centra en intentar mostrar a toda costa que los otros han hecho lo mismo, que son iguales. Así, se se acuñan frases a manera de eslóganes como es usual en estas estrategias, para sembrar la falsa idea en la mente de los receptores.

Aplicación: AMLO (también) es corrupto“; “Los hijos de AMLO reciben dinero del erario para sus empresas“;”AMLO va a utilizar la vacunación contra el covid 19 con fines electorales“; “La esposa del presidente se vale de su posición para progresar académicamente”.

 4.- Principio de la exageración y de la desfiguración.

Convertir los errores y cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza importante. Ante la ausencia de faltas graves que denunciar, se recurre a amplificar y engrandecer hechos o circunstancias intrascendentes (aunque así se perciben a primera vista por los que no son presas del síndrome Goebbels, aun a las más comprometedoras el tiempo las ubica en ese nivel).

Aplicación: “AMLO no pronuncia algunas ‘eses’ y otras las pronuncia de más: no nos representa”; “AMLO le dio la mano a la mamá del Chapo, debe estar coludido con el narco”; “AMLO no felicita a Biden: ¡mal augurio!”; “El vestido de la esposa del presidente es de mal gusto, qué vergüenza”; “¿Qué se espera de un presidente que trae sucios los zapatos?”.

5.- Principio de la vulgarización.

Toda propaganda debe adaptarse al menos inteligente de los individuos a quienes va dirigida. Por descabellados o absurdos que sean, los mensajes deben transmitirse con elocuencia y determinación, sin matices y sin dar lugar al cuestionamiento, como verdades probadas y absolutas.

Aplicación: “Nos vamos a convertir en Venezuela”; “AMLO nos va a llevar al comunismo”; “Quitarán todos los apoyos para ayudar a la gente cuando haya huracanes”.

6.- Principio de orquestación.

“La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas que hay que repetir incansablemente”. Aquí se inscribe la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.

Aplicación: Repetición frenética, incansable, por todos los medios posibles, de los términos y frases anotadas en los puntos anteriores y otras similares.

7.- Principio de renovación.

Se refiere a la transmisión, a un ritmo acelerado, vertiginoso, de nuevos mensajes para abrumar a los destinatarios sin dar tiempo a racionalizar y analizar la información antecedente. Cuando el adversario responde a una imputación, ya hay una nueva, de tal forma que no hay tiempo de que al ciudadano le queden claros los desmentidos.

Aplicación: Como verdadera orquesta cuyos integrantes cumplen un papel definido en la pieza musical a ejecutar (en este caso se trata de una banda que resuena melodías de odio), para verificar la aplicación de este principio basta leer diariamente o escuchar los mensajes de Loret de Mola, Brozo, Krauze, Gómez Leyva, Dresser, Aguilar Camín, López Dóriga, Marín, Micha, Alemán, entre otros, que se pasan la estafeta para que el discurso de encono y animadversión esté siempre presente en la arena pública y no pierda intensidad.

Denise Dresser, politóloga antiAMLO de hueso azul. Aquí, a su derecha, Margarita Zavala, esposa del expresidente Felipe Calderón. Foto: internet

8.- Principio de la verosimilitud.

Construcción de mensajes a partir de fuentes diversas e información fragmentaria, a través de los llamados “globos sondas”. Se toman elementos de distintos referentes y se elabora la idea a inocular, haciéndola pasar como verdadera. A este principio pertenecen tanto las fake news como las medias verdades y las especulaciones con visos de certidumbre.

Aplicación: “AMLO asegura controlar a la prensa” (dicho basado en el recorte de un fragmento de una entrevista en la que el presidente relata que Lucas Alamán le pide a Santa Anna que regrese a México “porque nosotros somos los que controlamos a los principales periódicos del país”, y el dicho se le adjudica al presidente); “Proyecciones de ciertas agencias prevén que con López Obrador el dólar llegue a 30 pesos”; “Fuentes fidedignas afirman que AMLO intercambió el regreso del general Cienfuegos a México por la extradición a Estados Unidos de un peligroso capo del narcotráfico”.

9.- Principio de la silenciación.

Se caracteriza por la omisión deliberada de temas y asuntos que favorecen la imagen del adversario, y por el acallamiento de los que son inconvenientes para la imagen del emisor.

Aplicación: No hablar del combate al huachicol, de los recortes de gastos superfluos de la administración federal, del programa de habilitación de hospitales desde los primeros días del gobierno de López Obrador, del aumento histórico del salario mínimo para 2019, 2020 y 2021, de los beneficios de los programas sociales ni de su elevación a rango constitucional, y de muchas otras conquistas largamente anheladas por millones de ciudadanos. Por otro lado, se evita hablar de la corrupción prevaleciente en los sexenios anteriores y de la agudización de la desigualdad social durante las últimas décadas.

En menos de un año, el primero de su gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador logró acabar con el robo de gasolina a Pemex, delito del crimen organizado que costaba al país entre 50 y 60 mil millones de pesos al año. Foto: internet

10.- Principio de la transfusión.

Se hace uso de mitos y prejuicios bien asentados en el imaginario social para exacerbar el odio; se aprovechan sustratos clasistas o racistas preexistentes en ciertos grupos de la sociedad para asentar la propaganda. Si bien este principio se ejerce no tanto por líderes de opinión sino por gente común que participa en las redes, el bien conocido caso de los exabruptos racistas del presidente del INE, Lorenzo Córdova, revela la poca contención del odio y el desprecio imperante incluso en quienes son representantes “oficiales” de los derechos de grandes mayorías.

Aplicación: “Los pobres son pobres porque quieren”; “Bola de indios ignorantes”; “Ustedes son la naquiza, la perrada”; “A mí no me va a mandar la criada”.

11.- Principio de la unanimidad.

Consiste en hacer pasar las ideas propias de los emisores -muchas veces fake news, con lo que tenemos una combinación de este principio y el de la verosimilitud- como si contaran con el consenso de toda la población; se intenta convencer a la gente de que ella piensa “como todo el mundo” y por lo tanto está en lo correcto, creando la impresión de unanimidad.

Aplicación: “Somos del 80% de los mexicanos que estamos en contra del gobierno de López Obrador“; “Nadie en México quiere un presidente que nos conduzca al comunismo”; “Los ciudadanos no queremos que nos obliguen a leer un catecismo”; “Todos sabemos que la inversión es importante pero AMLO está peleado con los empresarios”; “La mayoría de los ciudadanos estamos hartos de este gobierno”.

Imagen de portada: Adolf Hitler y su ministro de propaganda Joseph Goebbels/Foto: internet

Beatriz Aldaco. Escritora, profesora de literatura y editora. Originaria de Ensenada, Baja California, radica actualmente en Sonora. Es autora de la columna periodística «Suave Matria».

Comparte en redes sociales