SALTO CUÁNTICO: Siniestras sucesiones.

Comparte en redes sociales

“Nada ocurre porque sí. Todo en la vida es una sucesión de hechos que, bajo la lupa del análisis, responden perfectamente a causa y efecto.”

Richard Freynmann

Cada acción emprendida por el gobierno de Peña Nieto a partir del arranque de la carrera hacia el 2018, será empoderar a su pretendido sucesor. Se habla y casi se asegura que el favorito es Meade, ¿por qué Antonio Meade? ¿Por qué no Osorio Chong? ¿Aurelio Nuño?

José Luis Treviño Flores* / A los 4 Vientos

No interesa quien sea, ninguno va a representar los intereses de la gran mayoría de los mexicanos. En realidad no importa el elegido del PRI, si es que existe un personaje capaz de enarbolar una candidatura cobijada por una estela de corrupción sin precedentes; no podrá cambiar la imagen de impunidad tallada a detalle por cada funcionario del gabinete peñista, por más que le observen un plumaje inmaculado ciertos sectores de la opinión pública.

Candidateables del PRI a la presidencia de la República: José Antonio Meade, ex Secretario de Energía en el gobierno de Felipe Calderón y secretario de Hacienda en el sexenio de Enrique Peña Nieto; Aurelio Nuño, actual secretario de Educación; José Narro, exrector de la UNAM y actualmente secretario de Salud; Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación. Foto: internet

Tan sólo por representar al partido más odiado por los ciudadanos y contar con la bendición de Enrique Peña Nieto, será suficiente para que cualquiera que sea el candidato priista esté condenado a la derrota.

 

Aunque ya antes han jugado ésta mascarada para pasar la estafeta a un supuesto opositor.

En el 2000 se encargaron de darle la candidatura a Francisco Labastida Ochoa, gris, sin chiste, parco, mediocre. Jugaron espectacularmente empoderando al bufón de Vicente Fox, el electorado se tragó la farsa de la alternancia y total, Cuauhtémoc Cárdenas ya había claudicado en el 88 cediendo al fraude orquestado en su contra, la ciudadanía le habíamos tolerado ser poco emotivo y un líder más bien ecuánime, pero resultó cobarde. Ya en el último debate junto a Labastida y Fox cuando declaró ser “un hombre feliz y pleno”, ya no tuvo impacto, el electorado estaba obnubilado con la idea de una alternancia con un partido de ‘oposición’.

Candidatos presidenciables en el 2000: Vicente Fox (PAN y PVEM); Cuauhtémoc Cárdenas, de la Alianza por México ( PRD, PT, Convergencia, Partido Alianza Social y Partido de la Sociedad Nacionalista); Francisco Labastida (PRI)

En el 2006 se unieron PAN y PRI para frenar el avance de López Obrador en un amasiato político sin precedentes, negociando votos y acordando ceder al PRI la presidencia en 2012, sin dejar de recordar el triste episodio de Roberto Madrazo que tuvo el mismo papel de Labastida Ochoa.

Hoy, en la recta final de un sexenio irresponsable y profundamente despótico, lejano, elitista y entreguista, embriagado de impunidad, asumen abiertamente su postura sin tapujos en cada acto de corrupción, desde la famosa ‘Casa Blanca’ hasta Obedrech, actúan con absoluto cinismo.

Ricardo Anaya, líder del PAN, y Alejandra Barrales, dirigente del PRD crearon junto con el MC el “Frente Ciudadano por México” en alianza hacia la elección presidencial de 2018. Foto: internet

Se debe poner atención en quien será el candidato priísta y cuál el del Frente Ciudadano por México, porque con seguridad ya negociaron entregar a la “oposición” una vez más la presidencia, para continuar con el proyecto neoliberal que asegura  su permanencia tanto en el ejercicio público como tras bambalinas y de paso volver a fastidiar a Andrés Manuel.

La fórmula es la misma pero con más partidos anexados al PAN, como para hacer bola, y el PRI lanzará otro Labastida u otro Madrazo que no opaque al ‘opositor’.

No debemos descartar un as bajo la manga, una estrategia que casi se puede oler. Cuando sea el momento, surgirá un personaje sacado de un apostolado social, un ‘iniciado’ de aparente y completa ‘autonomía’ capaz de desbancar al demonio llamado AMLO.  Surgirá cual ente iluminado y contará con un estruendoso apoyo del Frente Ciudadano por México, harán parecer que al ser ‘profundamente democráticos’ el inicialmente propuesto por ellos (si es que lo lanzan) claudicará en aras de ‘ese ciudadano’ surgido del hartazgo y como un bálsamo social unirá aún más al agua y al aceite PAN-PRD-MC y curiosamente los otroras críticos de ésta fusión, levantarán el vuelo para unirse al ‘gran ciudadano’ que ‘devolverá’ los  causes de la democracia anhelada y soñada que el demonio Andrés Manuel quiere para sí.

También puede suceder que sean tan absurdos y transparentes como hasta ahora y permanezcan necios y ambiciosos pensando decididamente que son los ‘only one’ de la política nacional. Lo cierto es son capaces de todo con tal de consolidar al neoliberalismo en nuestro país y continuar en su feudo moderno.

Andrés Manuel López Obrador, líder de Morena, encabeza todas las encuestas como favorito del electorado para presidente de la República. Foto: Morena

“Las ideas que se han desarrollado simultáneamente o en sucesión inmediata en la misma cuenta se reproducen mutuamente entre sí, y hacer esto con mayor facilidad en la dirección de la sucesión original y con una certeza proporcional a la frecuencia con la que estaban juntos.”

Hermann Ebbinghaus

Imagen de portada: “La Dictadura Perfecta”, película del cineasta mexicano Luis Estrada. Foto: internet.

* José Luis Treviño Flores, Coordinador Académico en el subsistema de secundarias.

 

 


Comparte en redes sociales