SALTO CUÁNTICO: Planeando sin plan. Egresados virtuales.

Comparte en redes sociales

“La filosofía del aula en una generación será la filosofía del gobierno en la siguiente.”

Abraham Lincoln

El pasado 13 de octubre de 2017, el Instituto Nacional para la Evaluación Educativa (INEE) , publicó los resultados de la prueba conocida como PLANEA (Plan Nacional Para la Evaluación de los Aprendizajes). Según artículo publicado en la revista Proceso, el Instituto -que por cierto aborda por  primera vez dicha evaluación-, informó que el 89.5% de los estudiantes de educación media superior, en etapa final de sus estudios, no alcanzó el mínimo ‘deseable’ en el área de matemáticas, en tanto el 62% no logró ni el nivel medio en lenguaje y comunicación.

El INEE, a través del subsecretario de educación Rodolfo Tuirán dice que ‘es un problema de muchos años’.

José Luis Treviño Flores* /A los 4 Vientos

Los datos precisos desglosados para no ocupar líneas en resultados por demás vergonzosos, el dato global habla por sí mismo.

Preocupante es el descaro del INEE para publicar un problema que hace verlo como ajeno, como si el origen de tanto estudiante en niveles paupérrimos de habilidades básicas, fuese culpa de un sistema diferente al que hoy ostentan, los años en cuestión son producto de una política educativa permisiva y simuladora.

La actual ‘Reforma Educativa’ del gobierno de Peña Nieto arrojó la última palada para terminar de sepultar un sistema educativo obsoleto y anquilosado. La realidad es mucho más grave que las cifras por sí mismas.

Aplicación de prueba PLANEA. Foto: internet

Los maestros desde primaria hasta medio superior, viven con la consigna de pasar a sus alumnos de bimestre o semestre aunque no manejen las mencionadas habilidades, eso no importa, lo que importa es masificar los procesos y que ningún alumno repruebe, de hecho, los maestros tienen terminantemente prohibido reprobar estudiantes. –Póngale un seis– les dicen, –pero no queremos a nadie reprobado (textual). Con una política de pásalos luego averiguamos, no veo el porqué se alarman de los resultados de PLANEA, si cada alumno fue promovido bajo esa consigna. La peor parte es que los estudiantes ya internalizaron hasta la médula, que con sentarse y hacer presencia, el maestro debe aprobarlos, no conforme con ello, se llega al colmo de que se les pregunta a los padres en el nivel de primaria, si desean que sus hijos pasen de grado pese a no dominar habilidades básicas con el compromiso de coadyuvar a mejorar y dar seguimiento en el futuro, cosa que no sucede, puesto que las escuelas se han convertido en guarderías seguras para las familias, que además de tener asegurado el pase automático de nivel, no tienen porque estar pendientes de tareas y trabajos extra escolares. El docente ‘debe’ solucionarlo todo desde una educación basada en competencias.

Aurelio Nuño Meyer, titular de la SEP mencionado entre los candidateables del PRI a la presidencia de la República. Foto: internet

Los maestros han sido rebajados a reproductores de planes y programas sin opción de retroalimentar los procesos formativos. Además y por mucho, el desprestigio fomentado por las mismas autoridades educativas (léase SEP) no abona en nada a que los docentes asuman su rol con dignidad.

El INEE tiene autoridad otorgada pero no ética, fue creado para justificar y a la vez fiscalizar sin haber surgido de una necesidad de mejora, sino de control estadístico inoperante, porque además de ‘evaluar’ a través de PLANEA las ‘habilidades’ en matemáticas, lenguaje y comunicación, ‘evalúa’ el desempeño, promoción y permanencia de maestros en ejercicio o aspirantes, en una completa contradicción entre enseñanza, aprendizaje y ejercicio pedagógico.

Los maestros necesitan ser capacitados, no ‘evaluados’ bajo amenaza de perder el empleo.

Líderes del SNTE. Foto: internet/Libertad bajo Palabra

Ya en otras publicaciones he tratado el tema de ‘la evaluación’ punitiva y la postura tibia, conciliadora y lejana del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) para con sus agremiados, que en lugar de exigir respeto irrestricto a la antigüedad, derechos ganados y trayectorias dignas con un respaldo de desempeño profesional comprobado, están obligando a evaluarse a maestros y maestras a pocos años de pensionarse o jubilarse, como si acabaran de ingresar al sistema.

La complicidad del sindicato y su sometimiento al partido gobernante a través de Nueva Alianza, deja al magisterio indefenso, individualizando el ejercicio laboral y mandando al caño los contratos colectivos.

El INEE es un órgano regulador, un Outsourcing institucional que mantiene a raya la colectividad sindical; es también una especie de INEGI de baja categoría, que evidencia cifras deplorables para continuar desprestigiando el ejercicio de los docentes y estos, en lugar de hacer valer su fuerza colectiva, continúan en una simulación compartida con tal de no perder el empleo.

Autoridades educativas en el arranque de la Prueba Planea 2017. Foto: internet

Ningún sistema educativo es existoso, si está basado en ‘evaluaciones’ antes que capacitación, actualización, confianza, respeto social, presupuesto dirigido a una educación pública realmente gratuita, infraestructura de primer nivel, niños y jóvenes nutridos, con programas sociales que los rescaten de las calles y del crimen organizado, la prostitución, embarazos a temprana edad y un triste discurso oficial y sindical de ‘logros’ imperceptibles que dejan en el abandono a generaciones enteras que piensan que por calentar un pupitre son  estudiantes. Ya las universidades fueron alcanzadas de ésta realidad con egresados mediocres y sin habilidades básicas pero con título, no vaya a ser que ante la OCDE, quedemos como chiquitos y orejones por no tener miles de universitarios llenando las aulas, aunque sea para inflar las estadísticas de acceso a la educación ‘superior’, amén de egresar sin la posibilidad de empleo.

Las habilidades básicas de un ciudadano tampoco se limitan a matemáticas, ciencias,  lenguaje y comunicación. El desarrollo integral de un estudiante implica todas las capacidades y potenciales que determinarían el capital humano que una nación posee para su grandeza.

Es casi imposible convertirse en una persona educada en un país tan desconfiado de la mente independiente.”

James Baldwin

* José Luis Treviño Flores, Coordinador Académico en el subsistema de secundarias.


Comparte en redes sociales