SALTO CUÁNTICO: “Los Principes”

Comparte en redes sociales

Parece todo demasiado fácil, la contienda electoral no deja de sumar puntos a Andrés Manuel López Obrador, candidato por la Coalición Juntos Haremos Historia. A estas alturas indica una imposibilidad patente de que lo alcancen los otros candidatos a la presidencia. Mientras, una parte del sector empresarial liderado por el empresario Claudio X. González insiste en reclamar los “logros” de las Reformas Estructurales, principalmente  la Reforma Educativa.

José Luis Treviño Flores/ A los 4 Vientos

 La llamada guerra sucia hacia AMLO mantiene los tintes mediáticos del 2006 y 2012. ¿Cuál exactamente es el interés central de no permitir que Andrés Manuel llegue a ocupar la silla presidencial? ¿Por qué ciertos sectores del poder económico del país albergan en el continuismo Peñista su trascendencia? ¿Acaso es muy difícil negociar con quien ha prometido amnistía, República amorosa, conciliación antes que persecución, revisión antes que lapidación de proyectos vigentes? ¿A que le temen?

Queda muy claro que los menos temerosos de que AMLO llegue a la presidencia son los trabajadores, los campesinos, las pequeñas y medianas empresas, la casi desaparecida clase media, por supuesto los más de 40 millones en pobreza extrema, los jóvenes desempleados y las víctimas del narcotráfico, los agraviados maestros y maestras, los sindicalizados ansiosos de liberarse de liderazgos corruptos. Lo más irónico es que quienes apostaron todo al proyecto neoliberal fueron los que le dieron la razón, las armas políticas y el virtual triunfo electoral en este  2018.

Amlo y el amor de su pueblo. Foto: Activistas.mx/ internet

Aquellos empresarios, políticos y funcionarios que pensaron tener el control total en cada rubro, económico, social, natural, cultural, político, de inversión  exterior y nacional comercial, sometida  cada alma de cada ciudadano; pasaron por alto el más viejo recurso de empoderamiento de un líder carismático: no lo vieron venir. Estaban tan engolosinados en su “castillo de merengue”, que aun siendo quienes departieron los rumbos de la patria a su conveniencia, cuando menos lo esperaban “El Peje” ya tenía la atención no sólo de los mexicanos, sino del mundo globalizado. Lo increíble es que mucho de su éxito es gracias a sus detractores, cual efecto dominó se derrumbaron sus “perfectos encubrimientos” de enriquecimiento ilícito, “sus complejos” andamiajes de fraudes al erario y sus muy amadas Reformas Estructurales.

Nada, ningún aspecto quedó fuera del escenario mediático. Carmen Aristegui y otros comunicadores comprometidos con el periodismo libre tuvieron y siguen teniendo material de sobra para terminar de sepultar el más despiadado proyecto apátrida de la historia nacional. ¿Qué pensaban?, Jonathan Swift, escritor satírico irlandés (1667-1745), menciona, “La ambición suele llevar a las personas a ejecutar los menesteres más viles. Por eso, para trepar, se adopta la misma postura que para arrastrarse”. Les sucedió lo mismo que a cualquier ambicioso y amoral individuo que nunca ha tenido nada y loco se volvió cuando tuvo, o si ya tenía se obnubiló ante mayor riqueza.

 La condición humana no deja de serlo seas quien  seas y si los principios básicos de empatía y bien común jamás fueron alimentados desde la cuna, cada paso dado será errático con la mirada puesta en joder al otro para sobrevivir. Ya lo dijo Maquiavelo: “Suelen decir las personas entendidas, y no sin motivo, que quien desee saber lo porvenir consulte lo pasado, porque todas las cosas del mundo, en todo tiempo, se parecen a las precedentes. Esto depende de que, siendo obras de los hombres, que tienen siempre las mismas pasiones, por necesidad han de producir los mismos efectos”. No ha cambiado nada desde el 2006, son los mismos hombres y mujeres que se aferran a una permanencia absurda, conservadora, cínica.  

Por supuesto la máxima Maquiavélica contenida en su obra El Príncipe:

“Y los hombres tienen menos consideración en ofender a uno que se

haga amar que a uno que se haga temer; pues el amor se retiene por el vínculo

de la gratitud, el cual, debido a la perversidad de los hombres es roto en toda

ocasión de propia utilidad; pero el temor se mantiene con un miedo al castigo

que no abandona a los hombres nunca… el príncipe debe hacerse temer de

modo que, si no se granjea el amor, evite el odio; porque puede muy bien

conseguir al mismo tiempo ser temido y no odiado”.

 

Así pues, la horda de odiados políticos que nunca permitieron dejarse querer por su ambición, les es fácil señalar, atacar y ofender a quien se granjea el amor de los votantes. Paradójicamente temen a quien deben odiar y odian al que temen y éste a su vez, se hace amar por quienes odian a los primeros y curiosamente les dejaron de temer.

Margarita Zavala renunció a su candidatura a la presidencia de la República el miércoles 16 de mayo, dejando a sus seguidores en libertad de votar por quienes consideren mejor opción frente a los comicios polarizados de esta contienda electoral que se decidirá en las urnas el domingo primero de julio de 2018. Foto: Margarito Pérez/ Proceso

Los vaticinios ya comenzaron a cumplirse cual oráculo infalible: Margarita Zavala, de candidatura “independiente”, acaba de revirar en sus aspiraciones, sigue su anexión al “chico maravilla”, los pocos votos que le pueda llevar para luchar contra el amoroso odiado.

Jaime Rodríguez Calderón, “el bronco”, también candidato “solo”, habrá de dar una pausa a sus propuestas mutiladoras para tratar de “engordar el caldo” a Ricardo Anaya.

Antonio Meade de la coalición Todos por México casi es seguro que continuará hasta el final recitando su nombre cual mantra fallido, el orgullo es mucho.

Aunque a estas alturas no se puede descartar nada. Pedimos a Andrés Manuel que mantenga la mesura, que no muestre soberbia, que continúe haciéndose temer con amor de sus adversarios, llegará el día primero de julio cuando la pesadilla de los “caballeros” neoliberales se cumpla.

Seguramente algunos se irán del país antes de la asunción del nuevo  primer Presidente de izquierda, otros exigirán una segunda vuelta electoral argumentando un triunfo basado en el amor y manipulación de las redes sociales, cosa que es atípica. ¿Qué otra cosa podrían inventar?

Lo más preocupante y nunca insoslayable antes de la terminación de la segunda mitad de campaña, es que preparen una infamia en contra de AMLO, casi igual que cuando fue Jefe de Gobierno de la CDMX, algo que genere dudas de su intachable conducta y liderazgo. Tampoco  se debe descartar un atentado (Dios no lo permita). La cúpula de poder imperante ha prescindido de su propia gente (Luis Donaldo Colosio, los hermanos Ruiz Massieu); si antes, que tenían en sus manos casi cualquier voluntad comprada lo hicieron, hoy que se enfrentan a su extinción pueden ser capaces de mucho más. Mantener los ojos abiertos y no permitir que invadan el santuario de esperanza que los mexicanos tenemos por primera vez en décadas.

 De llegar, y así lo esperamos, pedimos a Andrés Manuel que no dé la razón a sus detractores, que cumpla todo lo que ha prometido porque significa el ultimo bastión de una patria libre o él mismo despertará al tigre.

Imagen de portada: La otra Opinión/ internet

 

 

 

 

 


Comparte en redes sociales