REPASO DE LOS (D)AÑOS: Gobierno vigilante, gabachos adictos, mexicanos ¿pasivos?

Comparte en redes sociales

Gobierno tirano, autoridad cuyos mayores enemigos son la libertad y la dignidad, funcionarios usurpadores de la palabra, vigilantes viles que opacan a Maquiavelo.

Iván Gutiérrez / Foto: Animal Político

En la hilera interminable de violaciones a los derechos humanos cometidos por el gobierno peñista, el espionaje masivo rebelado hace unas semanas por la investigación de #GobiernoEspía ocupa un lugar privilegiado.

Un par de cifras reveladas esta semana por el medio Animal Político nos recuerdan una verdad incómoda: las redes sociales, a la par que han exponenciado nuestra capacidad de compartir información, nos han convertido en individuos cuya privacidad puede ser fácilmente vulnerada. Así lo demuestra el hecho de que en los 4 años de la administración peñista se hayan duplicado las solicitudes de datos sobre usuarios de Facebook, Twitter y Google, al pasar de 749 a 1,539. ¿Las cuentas de quiénes fueron invadidas? ¿Con qué objetivo? ¿Buscando qué, para qué?

Sin embargo, quizás la información publicada ayer por el New York Times sea la que más exhibe la naturaleza depredadora de los tiranos que nos gobiernan. Resulta ser que entre las figuras públicas víctimas de espionaje también se encuentra el grupo de investigadores nombrados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para investigar la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Así, la PGR, al mero estilo de cualquier órgano vigilante digno de una dictadura, se dedicó a espiar a los expertos que revelaron que la supuesta “verdad histórica” era una mentira, obstaculizando en el proceso las indagatorios sobre el caso de los 43 para finalmente desterrar a los investigadores por hacer bien su trabajo.

https://www.4vientos.net/2017/06/19/los-nuevos-enemigos-del-estado-mexicano-un-paso-mas-cerca-del-fascismo/

Un hecho de esta semana que creo vale la pena observar son las declaraciones del secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, quien, a diferencia del discurso predominante en las cúpulas políticas norteamericanas, señaló hace unos días que “el apetito insaciable de Estados Unidos por drogas es una de las causas raíz de los problemas en ambos lados de la frontera”.

Hecho sabido por todos, reconocido por pocos. Pero bueno, y ahora que ya aceptó que la adicción de sus ciudadanos provoca miles de muertos, desplazados, torturados y desaparecidos en México, ¿qué va a hacer al respecto, señor Kelly? ¿Legalizará la marihuana en todo el país? ¿Dejará de apoyar una política económica de consumismo hedonista desbordado y de debilitar a las instituciones públicas para privatizar la vida entera? ¿Le dirá a su presidente que deje de culparnos por todo lo malo que hay en su país? ¿Dejarán de utilizarnos como burdel y paraíso recreativo para el desenfreno absoluto?    

En lo particular no deja de sorprenderme que justo en la semana en que Kelly visita México, haya habido una racha de violencia tan extrema en todo el país. Yo sé, en realidad las fronteras de lo extremo en esta materia no están muy bien definidas desde que Calderón arruinó el país iniciando la “Guerra contra el Narco”, pero por lo menos no se ven todas las semanas motines en penales con saldos de 30 muertos ni balaceras de alto calibre en el centro de Guadalajara, mucho menos estamos acostumbrados en Ensenada a cuerpos desmembrados en hieleras y comandantes de la policía balaceados por sicarios.

https://www.4vientos.net/2017/07/07/sicarios-matan-a-otro-comandante-municipal-en-el-valle-de-san-quintin-van-4-muertos-en-menos-de-48-horas/

Lamentable realidad violenta que le brinda al ejército gabacho la excusa perfecta para intervenir militarmente en el país. Pero, si hemos de tener algo de fe, el levantamiento armado de las autodefensas michoacanas contra el ejército mexicano manda un mensaje claro: “de ser necesario, muchos tomaremos las armas para defender lo nuestro”.

Quisiera vincular esta idea con lo expuesto por el Dr. Sergio Quiroz en la entrevista realizada el viernes pasado, sobre “¿por qué los mexicanos son tan agachones”, encuentro donde el luchador social negó que seamos un pueblo agachón y pasivo, refiriendo que más bien “somos pacientes” y que “cuando llegamos al punto en que no podemos soportar más, nos lanzamos con todo a cambiar las cosas, aunque ello implique tomar las armas”. Sin embargo, me queda la duda de a cuánto tendrá que subir el transporte público para que el aguante ceda a la movilización…

https://www.facebook.com/4vientos.net/videos/1624621910943703/

Cierro el Repaso de esta semana con un aplauso para los articulistas que renunciaron al periódico “El Universal”, luego de ver la cobertura que este servidor de la derecha priista publicara sobre presuntos actos anómalos en el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA). En estos tiempos de redes y flujos masivos  y horizontales de información, es absurdo permanecer en un medio con tan poca ética profesional, habiendo miles de opciones más donde publicar las ideas y opiniones. ¡Enhorabuena por la dignidad e integridad de estos escritores!


Comparte en redes sociales