REDES DE PODER: Que es un soplo la vida…

Este 23 de marzo se cumplieron 25 años del magnicidio de Luis Donaldo Colosio. Mario Aburto Martínez, autor material del magnicidio ha modificado muchas veces su declaración. En su última versión nos habla de la pertenencia a un supuesto grupo cuya naturaleza no esta clara, dando a entender que ese supuesto grupo misterioso estaría detrás de la muerte de Colosio.

Alfonso Torres Chávez/ 4Vientos

El contexto histórico de la campaña de Colosio estuvo lleno de suspicacias.

En primer lugar, Manuel Camacho Solis es nombrado de forma accidental comisionado para la paz en Chiapas en el mismo momento en que arranca la campaña de Colosio en Huejutla, Hidalgo el 10 de enero de 1994. Desde 1993, cuando Colosio fue nombrado candidato las bases no estuvieron del todo cómodas, sobre todo porque el sonorense rompió la jefatura clásica del priismo oficial. Desde su protesta rompió los cánones.

Momento en que es detenido Mario Aburto en Lomas Taurinas. Foto: internet

Momento en que es detenido Mario Aburto en Lomas Taurinas. Foto: internet

25 años después, el ex presidente Carlos Salinas reconoce haber leído y aprobado el discurso de Colosio del 6 de marzo de 1994 en el monumento a la Revolución. Sin embargo, existe información confirmada de que el mismo 6 de marzo a media mañana Colosio fue llamado a Los Pinos a una reunión donde el presidente le reclamaba el hecho de no haber reconocido sus méritos oficiales. En esa misma reunión, entre fruta y jugo, Colosio anunció su intención de viajar a Chiapas ante el descontento de Salinas, situación que finalmente se dio contra todos los pronósticos.

Volviendo del viaje en casa de un priista reconocido, se organizó una cena de pescado blanco, fruta y jugo de naranja donde, se dice que Colosio y Camacho finalmente limaron sus diferencias.

Así, la campaña tuvo un despegue gris y apagado que fue opacando el magnetismo de Colosio con la gente.

Era fácil acercarse a él, su situación de seguridad es asunto ampliamente discutido, porque el general Domiro García Reyes fue impuesto a la fuerza como jefe de seguridad de Colosio en contra de la voluntad del candidato.

Cuando Colosio llega a su último acto de campaña en la colonia Lomas Taurinas de Tijuana, la situación ya era insostenible, pues el rompimiento con el presidente era evidente, además a su jefe de seguridad lo tenía en vilo por su conducta desordenada, pues por ser un candidato cercano a la gente provocaba ciertas incomodidades al equipo de seguridad.

Muerto Colosio empezaron las suspicacias. Su viuda Diana Laura Riojas fue obligada por el presidente a firmar una misiva que exculpaba de responsabilidad en el asesinato de Colosio a Ernesto Zedillo y a Manuel Camacho, lo que inicialmente la llevo a afirmar: Si yo no estoy segura de quien mató a Luis Donaldo no puedo firmar ninguna carta exculpatoria. Yo no le voy a hacer un favor al presidente.

Los hilos de la madeja se van entretejiendo porque después de la muerte de Colosio, el país cayó en una de sus más profundas crisis de seguridad.

El asesinato de Colosio y su coyuntura es una de las últimas fases de la historia moderna de México.

El asesinato de Colosio condujo al país por la ruta de la inestabilidad, por ello su importancia toral en la historia moderna de México.

Comparte en redes sociales