REDES DE PODER: Lozoya contra el estado

Emilio Lozoya ex director de PEMEX es buscado por la INTERPOL en 190  países. Se le acusa de desvío de recursos de la paraestatal petrolera y otros delitos.

Alfonso Torres Chávez/ 4Vientos

Se ha criticado duramente a  la administración de López Obrador por una investigación que ya había iniciado.

Desde finales del sexenio de Peña Nieto Lozoya ya tenía sobre él una fuerte investigación por los desvíos de PEMEX.

No se trata, como acusan algunos, de una cacería de brujas. Es un simple seguimiento.

Además, no es la primera vez que ocurre. Al inicio del sexenio de Miguel de la Madrid los funcionarios del gobierno de José López Portillo fueron duramente perseguidos. Arturo Durazo Moreno ex jefe de la policía de la Ciudad de México fue capturado en Puerto Rico en 1984.

Y fue precisamente PEMEX quien puso el ejemplo de rectitud. Jorge Díaz Serrano quien fuera director de PEMEX con López Portillo terminó preso por un desfalco millonario a la paraestatal.

Se le acusó de lo mismo que a Lozoya: de comprar equipo para perforación a sobre precios.

Pemex y su sindicato ha sido históricamente la caja chica del gobierno en turno. No es ésta, ni será la última vez en que un director de PEMEX sea perseguido por desfalco.

Lo impresionante es que los mexicanos nos desgarremos las vestiduras cuando es de todos conocido cuál es el destino de los dineros de Pemex que se deberían utilizar precisamente para perforación y exploración de nuevos mantos petroleros.

Dudo que PEMEX esté en crisis. De ser así no se explica la riqueza absoluta de Romero Dechamps.

Lozoya ya tramitó un amparo contra la orden de aprehensión. Esto de cualquier forma no impedirá que eventualmente se le sujete a proceso penal.

Los dineros de Pemex son los de todos los mexicanos, de manera que tenemos todo el derecho de exigir cuentas claras.

No estamos ante una cacería de brujas, pero si de verdad queremos desterrar la corrupción es buen principio empezar por perseguir a todos los que han provocado un menoscabo al patrimonio nacional.

El patrimonio de los mexicanos está nuevamente en manos de una pléyade de sátrapas y ahora también criticamos el destierro.

No es sino mediante el saneamiento de las finanzas públicas como el país va a poder salir de sus problemas económicos.

Comparte en redes sociales