REDES DE PODER: Lo que hay que ver

Comparte en redes sociales

Telcel monopoliza los servicios de telefonía celular. Una familia porteña ha tenido que pagar un promedio de 9,000 pesos por los mensajes de una aplicación que se instaló de manera automática en sus teléfonos celulares –con líneas de telcel-.

Alfonso Torres Chavez / 4 Vientos

La telefonía celular es un servicio privado por el cual se paga. Cuando Telcel nos dice que una vez que contratamos un plan no podemos cancelarlo, se amparan –que por cierto no existe como expresión civil- en que el contrato nos obliga por un tiempo determinado a tener activa la línea que contratamos.

Pero el escenario se diversifica: aunque nosotros no autoricemos en un contrato la descarga de aplicaciones a nuestro teléfono celular de forma automática, esto puede suceder si se recurre a Telcel. La compañía encuentra una justificación en el hecho de que el teléfono celular se actualiza; es decir que ellos no controlan las actualizaciones de nuestros móviles, pero si tienen la capacidad de hacernos un cargo en la factura de nuestro servicio por aplicaciones que no descargamos.

El caso reportado en Ensenada se turnó a la PROFECO en calidad de queja. Se trata de una familia que terminó pagando 9,000 pesos por una aplicación de mensajería que se descargó de forma automática, pero cuyo costo por mensaje es de 15 pesos.

Telcel lleva acabo prácticas monopólicas aunque la constitución prohíbe los monopolios en el artículo 25. Dicho precepto constitucional se refiere a la rectoría económica del estado y prohíbe los monopolios, pero en México tenemos un problema: la señal pública de televisión -y la de telefonía- están monopolizadas violando totalmente la constitución.

Y esto es solo uno de tantos ejemplos.

Imagen: Conciencia Digital MX

Si la constitución prohíbe los monopolios, la pregunta es: ¿Qué pasa entonces con compañías como telcel que monopolizan la señal de telefonía?

Sencillamente esto tiene que ver con la falta de competencia que en realidad debería ser incentivada por el estado.

Una de las razones por las cuales la constitución prohíbe los monopolios es precisamente para incentivar la competencia económica, pero resulta que en sectores como la televisión y la telefonía solo tenemos a TV Azteca y Televisa, y sus subsidiarias Izzi o Cablemás (en el área de la televisión), y a Telcel o a Movistar (en el de la telefonía), como quienes avaparan los servicios en estos rubros de la comunicación social, independientemente de que se ha abierto con la llegada de compañías como ATT, que ya oferta servicios de telefonía celular en Ensenada.

Es evidente que el uso de un servicio genera un costo, pero la instalación de aplicaciones en los teléfonos celulares sin autorización del usuario no tiene ninguna base contractual.

Si la telefonía celular se utiliza bajo el pago de una cantidad, tendría que ser lo mismo con las aplicaciones de telefonía. De otra forma estos cobros no tiene ningún sustento legal.

Seguiremos informando.

Si quieres leer más de REDES DE PODER, haz click en la imagen:


Comparte en redes sociales