REDES DE PODER: Legendario

Comparte en redes sociales

La década de los años ochenta representó en Colombia una escalada de violencia propiciada por el cartel de Medellín, encabezado por Pablo Emilio Escobar Gaviria.

Alfonso Torres Chávez /A los 4 Vientos

La lista de las responsabilidades homicidas del Cartel de Medellin es ascendente. Rodrigo Lara Bonilla que tenía 37 años de edad (1984), Guillermo Cano Izasa (1986), Luis Carlos Galán Sarmiento, nacido en 1989.

La situación política de Colombia se volvió cada vez más compleja bajo el tamiz del narcoterrorismo.

Escobar no aceptaba negociación alguna. Intentó sobornar a Luis Carlos Galán con una cantidad promedio de un millón de dólares, a cambio de que callara información sobre los nexos del Cartel de Medellín que financió campañas como la de Alberto Santofimio Botero, quien estuvo involucrado en la conspiración para asesinar a Galán.

Soacha fue el último lugar donde Galán cerró su campaña por la presidencia de la República.

Liderado por Pablo Escobar, el Cartel de Medellín fue el nombre dado por la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA) a la organización delictiva que se dedicaba al narcotráfico, tenía su centro de operaciones en la ciudad de Medellín, Colombia, entre sus muchas ramas, y estaba dedicada al tráfico de cocaína.

El DAS colombiano fue infiltrado por las fuerzas del narcotráfico. El coronel Maza Márquez también resultó implicado parcialmente. El flagelo de las drogas disminuyó con la muerte de Pablo Escobar en 1993, pero no se redujeron los problemas de inseguridad del país.

Durante la era del narcoterrorismo era común que los asesinatos se cometiesen a bordo de motocicletas: de esa manera murieron asesinados Rodrigo Lara Bonilla y el periodista Guillermo Cano. director del diario El Espectador.

La década de los ochenta sumió a Colombia en una grave crisis de seguridad. La muerte de Escobar cerró para los colombianos una de las etapas históricas más sangrientas de que se tenga registroLos textos, documentos visuales entre otros documentos sobre Escobar abundan. 

El tema de las drogas sigue siendo de interés en diversos campos del saber humano. Es bueno de vez en vez remover la historia para tratar de aprender del pasado y mejorar como sociedadLa etapa sangrienta de Escobar abrió la puerta a una democracia, aunque las situaciones de inseguridad se siguen presentando.

El narcotráfico dejó 20 mil víctimas en 30 años de guerra en Colombia. México lleva 200,000 en un tercio de ese tiempo.

 

 


Comparte en redes sociales