REDES DE PODER: La toma

Comparte en redes sociales

La toma de sedes diplomáticas es una medida común para presionar a los estados a la toma de ciertas medidas. Habitualmente son grupos terroristas quienes llevan a cabo estas acciones. Estas medidas de presión ya han sido aplicadas en la historia y hasta las hemos visto en el cine.

Alfonso Torres Chavez* / A los 4 Vientos

En ARGO de Ben Affleck presenciamos una recreación de la toma de rehenes de la Embajada de Estados Unidos en Irán en 1979. Este fue uno de los momentos más tensos de finales de la década de los 70.

Una sede diplomática es de acuerdo con las practicas del Derecho diplomático definidas por León de Petre, un espacio neutral cuya función primordial es establecer un espacio físico adecuado para el funcionamiento de una misión diplomática en cualquier estado.

https://www.4vientos.net/2017/12/01/larga-noche-en-el-congreso-de-bc-por-el-tema-de-la-mega-deuda-por-desalinizadoras/

Bajo la doctrina del derecho diplomático los funcionarios consulares y adscritos a una embajada o consulado en el extranjero gozan de ciertas inmunidades y privilegios. En el furor post 11 de septiembre, justamente en septiembre de 2012 la embajada de Estados Unidos en Libia fue tomada por rebeldes, en un hecho que también fue plasmado de forma cinematográfica.

La función diplomática es vital para las buenas relaciones entre los estadosEn situaciones de conflicto un buen oficio diplomático o de toda una misión diplomática puede evitar un conflicto internacional sin precedentes y en la historia tenemos ejemplos de lo que puede suceder por una mala decisión diplomática. El matrimonio del rey Enrique VIII de Inglaterra con Ana Bolena por el rito anglicano y el desconocimiento del papa como autoridad en Inglaterra provoco una de las guerras más sangrientas en la historia británica.

Este desconocimiento se debió a que Enrique contrajo matrimonio de una forma tal, que rompió con todos los cánones establecidos por la autoridad papal, principalmente por haber desconocido al papa como máxima autoridad de la iglesia.

El Rey Enrique VIII

Por espacio dedicaremos después  un texto completo a explicar esta situación, pero de momento podemos mencionar que en la Europa medieval una buena parte de los conflictos fueron debidos a la pésima relación entre la iglesia y ciertos estados europeos, sobre todo por desconocer la autoridad del papa.

Los conflictos que se relacionan con el ámbito diplomático pueden calmar o avivar las pasiones sin control. Un jefe de estado o un embajador, cónsul o funcionario que impida las buenas labores diplomáticas se puede convertir en un dolor de cabeza para el jefe de estado.

En la historia moderna tenemos ejemplos claros de los peligros a los que se exponen los estados, por la buena o mala función que cumpla cierto funcionario diplomático en el extranjero en representación de su país. El tema de la diplomacia puede servir también para resolver una infinidad de conflictos.

https://www.4vientos.net/2017/11/06/baja-california-un-congreso-desestabilizado/

Desde el surgimiento del estado moderno en el siglo XV aproximadamente –pues hay que considerar que durante el feudalismo surgió la figura de las ciudades-estado que se encontraban amuralladas–, las relaciones diplomáticas han gozado de toda una gama de condiciones especiales.

Así, la toma por terroristas, o extremistas de sedes diplomáticas es una medida común para conseguir ciertos objetivos.

alfonso-torres-chavez


*Licenciado en Derecho por la UABC. Maestro en Derecho, Facultad de Derecho UIA- Tijuana. Especialista en Derecho Constitucional y Amparo. Académico-Investigador del Centro Universitario de Tijuana campus Ensenada. alfonsotorr@gmail.com


Comparte en redes sociales