REDES DE PODER: La tele que tenemos

Comparte en redes sociales

La televisión mexicana cada vez se denigra más. Hace algún tiempo en este espacio escribimos algo sobre la evolución de la televisión que cada vez se deprime más. Los contenidos de la televisión son totalmente mercantilistas. Es cuestión de ventas y dinero.

Alfonso Torres Chávez / 4 Vientos

Tal pareciera que la televisión mexicana se prostituye todos los días cuando vemos programas como ENAMORANDONOS. De acuerdo con el artículo 6 constitucional, la propiedad de la radioseñal (o sea las señales de radio y televisión que vemos) es propiedad –valga la tautología- nacional.

Los contenidos de la tele son autorizados por la Dirección de Radio y Televisión de la Secretaría de Gobernación y un porcentaje importante de la programación que trasmite la televisión es basura.

La pregunta es: ¿cómo nos vamos a deshacer de programas como Enamorándonos, La Rosa de Guadalupe, etcétera? Sería tanto como solicitar a Gobernación, a través de la dirección que se encarga del asunto, que le quitara a Televisa y Televisión Azteca la concesión de la señal de televisión que el estado les concedió hace 25 o 40 años. Lo de 25 es por la presunción de que Azteca dice cumplir 25 años de transmisiones.

Si hiciéramos un análisis de sus contenidos, quizá después de haber pegado con tubo cuando se transmitió Nada personal y Demasiado Corazón, poco a poco la calidad de la televisión ha ido descendiendo.

Foto: Hilo Directo

Esto, aunado a la existencia de plataformas como BLIM o NEXFLIX que transmiten contenidos por internet que por supuesto no salen en la tele abierta.

Desde luego que la televisión tiene contenidos como el canal 22 del Instituto Politécnico Nacional, Tv UNAM y el Canal Judicial que transmiten cosas valiosas, pero eso no quita que un alto porcentaje de nuestra población se consuela con una señal que transmite contenidos basura.

La televisión fue inventada gracias al descubrimiento de las ondas radioeléctricas. Los marginales de los que se burlan en la tele son una realidad.

En México más de 30 millones de personas ganan menos de un salario mínimo (cerca de 2 dólares con 75 centavos diarios) y 20 millones más sobreviven con el equivalente a 1 dólar con cincuenta centavos al día.

Además, 3 millones de niños trabajan y con ello pierden la oportunidad de estudiar. Sin embargo, la educación en México está en crisis. Según el Foro Económico Mundial estamos en el lugar 80 en educación, por debajo de países como Uganda. Y 7 millones de adultos no saben leer ni escribir.

Foto: SIPSE

El sistema educativo se ve afectado por los contenidos de la tele, pero a los medios no les importa eso.

En una encuesta nacional, los niños mexicanos demostraron que identificaban más al pato del Gansito Marínela y pocos sabían quién fue el cura Miguel Hidalgo.

Por cierto, cierro recordando que la mala alimentación también ayuda a tener una educación que nos lleva por el despeñadero.

Si quieres leer más de REDES DE PODER, haz click en la imagen:


Comparte en redes sociales