REDES DE PODER: Justicia ciega

Comparte en redes sociales

La televisión es uno de los medios que mayor impacto tiene en la sociedad. Con el nuevo sistema de justicia penal, los medio de comunicación tiene una fuerte presencia tomando en consideración que con la reforma las audiencias son públicas y está permitida la presencia de medios de comunicación.

Alfonso Torres Chávez / A los 4 Vientos

Estos, protegidos por el principio de la publicidad el cual está conectado con la libertad de información, pueden tomar notas y tener un espacio en las audiencias. La apertura del sistema ha roto con el antiquísimo secreto de las audiencias en materia penal.

La misma lógica se aplica a cierta información de los detenidos en los medios de comunicación, pues la ley protege la identidad de estos al poner marcas de color negro en los rostros en las fotografías.

La difusión de información está protegida por los artículos 6 y 7 de la Constitución federal, agregando desde luego ciertas diferencias.

Los principios -como el de la libertad de información- permiten que los medios de comunicación ocupen espacios en las audiencias dentro del nuevo sistema de justicia penal.

Con ello se quiso romper el paradigma de secreto que durante muchos años se guardó con respecto al procedimiento judicial.

Foto: Francisco Guasco / Agencia Enfoque

La difusión de información sobre los procesos penales evidentemente se refiere a los aspectos que pueden ser conocidos por el público, pero no los aspectos del expediente relativos al asunto de fondo que se trate.

Llevando a cabo en las salas de audiencia, la presencia de medios de comunicación cumple con el principio de publicidad que indica el Código nacional de Procedimientos Penales.

Con ello, el estado da cierta garantía a la protección de derechos fundamentales. No debemos olvidar que los derechos humanos son la piedra angular del nuevo sistema de justicia, y es por ello que principios como el de publicidad tienen aplicación en el proceso penal.

Cuando en las postrimerías se presumía que el sistema penal sería como en Estados Unidos, en realidad no estábamos equivocados, con la salvedad de que, evidentemente, los mexicanos tendríamos que acostumbrarnos al uso de un sistema que no conocíamos.

De aquí que necesitemos un nuevo sistema que cada vez progrese hacia un derecho penal de mínima intervención.

Ello sería el estado ideal del derecho penal, pero de eso estamos aún lejos porque faltan algunos lustros de avance.

Si quieres leer más de REDES DE PODER, haz click en la imagen:

 


Comparte en redes sociales