REDES DE PODER: En el patio del vecino

Comparte en redes sociales

Los ataques al subterráneo de Nueva York abren una serie de interrogantes respecto a la seguridad interior. Los grupos de extremistas radicales ahora se materializan en extranjeros con residencia legal en Estados Unidos de América.

Alfonso Torres Chavez* / A los 4 vientos

Durante la administración de George W. Bush se firmó la Acta Patriótica que permitía a instancias como el FBI realizar labores de espionaje telefónico. 

Nueva York es un centro cosmopolita, por lo que instalaciones como el subterráneo son atractivas para los terroristas, tal y como lo fue en 2001 el Wolrd Trade Center.

El atentado perpetrado por un sospechoso de 27 años que llevaba atado al cuerpo un artefacto explosivo resultó herido. Akayed Ullah, un joven de 27 años, originario de Bangladesh es el responsable, que además era residente legal en Estados Unidos.

Hubo 3 heridos. El artefacto detonó porque uno de sus capuchones se soltóEl 31 de octubre durante las celebraciones matinales del dia de brujas, un sujeto atropello a varios ciclistas en la zona de ciclo vía de Nueva York.

Nueva York es uno de los centros neurálgicos en Estados Unidos, por ser además uno de los centros financieros más importantes del mundo. Los ataques a Nueva York en lo que va del 2017, si contamos el de octubre y el de este diciembre, son varios, y es  mayor la psicosis de la gente que ya vivió la experiencia de un ataque directo como el del 11 de septiembre de 2001.

El estado islámico se ha estado adjudicando los ataques, y curiosamente en los últimos tiempos, quienes han activado artefactos explosivos o bombas en Nueva York, lo han hecho con los manuales que están disponibles en Internet y que indican cómo armar un artefacto explosivo.

No debemos olvidar que Mohamed Atta, uno de los terroristas del 11 de septiembre, ingresó a Estados Unidos con una visa de turista. 

Los ataques como el de hace unos días en ciudades como Nueva York hace que el mundo entero se cuestione su propia seguridad. El terrorismo es un fantasma que recorre  las venas del mundo. Todos los países estamos expuestos a sufrirlo, solo que en puntos neurálgicos del orbe llaman poderosamente la atención del mundo.

Desde el  punto de vista ideológico el terrorismo nos mete en un brete. Un sujeto que está dispuesto a sacrificarse por un ideal religioso llevado al extremo no tiene absolutamente nada que perderEs por ello que cualquiera que esté dispuesto al sacrificio puede dar la vida por un ideal aunque jamás se llegue a materializar.

Hoy, la seguridad del mundo pende otra vez de un hilo luego de los ataques a Nueva York; ahora debemos sentarnos a vivir de nuevo el espectáculo de una inteligencia que considera a todo extranjero como pernicioso.

 

 alfonso-torres-chavez*Licenciado en Derecho por la UABC. Maestro en Derecho, Facultad de Derecho UIA- Tijuana. Especialista en Derecho Constitucional y Amparo. Académico-Investigador del Centro Universitario de Tijuana campus Ensenada. alfonsotorr@gmail.com


Comparte en redes sociales