REDES DE PODER: El concepto de poder

Comparte en redes sociales

El debate del fin de semana plantea un nuevo horizonte para el país. Es común que se den descalificaciones, esa es parte de la naturaleza fundamental de la política, el debate.

Alfonso Torres Chávez / 4 Vientos

Ensenada B.C.- Las descalificaciones van desde el independiente Jaime Rodríguez Calderón hasta Margarita Zavala, quien de la noche a la mañana se convirtió en candidata independiente.

Así, el país está pasando por uno de sus partos más dolorosos. Los debates son sanos para cualquier democracia y esto lo sabemos desde que se vivió la democracia griega, en donde los políticos debatían en el ágora.

Hoy los electores hemos sido bombardeados con una cantidad inmensa de descalificaciones, pero la realidad es que ninguno de los candidatos ha planteado algo serio para el futuro del país.

En México, los planes son sexenales y esto es un problema serio. En campaña se nos prometen miles de cosas, muchas de las cuales nunca pueden materializarse. Si los planes sexenales se cumplieran dejaríamos de ser víctimas de nuestros propios demonios.

La elección será una dualidad: seguramente habrá gente que salga con todo júbilo a votar, así como millones de personas que sencillamente se abstendrán.

El abstencionismo electoral es consecuencia del cansancio de la gente ante las promesas políticas que no se cumplen.

Hemos tenido de todo. El debate en esencia mostró que después del arduo proceso de consolidación de las instituciones que derivaron de la revolución, finalmente México llegó a buen puerto.

Algún mal consejero le dijo a José Antonio Meade Kuribreña que era una buena idea declarar que era igual que Luis Donaldo Colosio. Habría que recordarle que él no es Colosio y que ya no estamos en 1994. El país es otro.

De los candidatos seguimos esperando resultados que sean convincentes porque sencillamente después del primer debate el resultado es nulo. Ya estamos a unas semanas del segundo debate y todavía no vemos claro.

Foto: Facebook

La pregunta que nadie ha querido responder es: ¿Qué nos van ofrecer los candidatos a los ciudadanos para convencernos de que son la opción viable para el país?

Desgraciadamente, la posibilidad de que nos ofrezcan algo tangible cada vez está más alejada, sobre todo si se piensa que aún faltan dos debates y el primero, aunque fue una lucha encarnizada, no dejo claro por quién votar.

Los partidos políticos siempre tienen su voto duro, que en muchas ocasiones es el que termina de definir la contienda electoral. El problema es que vamos a hacer los ciudadanos con las propuestas de los candidatos para convencernos de la mejor opción antes del 1 de julio.

El escenario se ve complejo.

Si quieres leer más de REDES DEL PODER, haz click en la imagen:


Comparte en redes sociales