REDES DE PODER: ¿De qué se ríe usted?

Comparte en redes sociales

Los presos famosos como el ex gobernador Javier Duarte de Ochoa son todo un galimatías. Información periodística refiere que el exgobernador sigue una dieta especial desde su ingreso a prisión.

Alfonso Torres Chávez/ A los 4 Vientos

Acusado del desvío de millones de pesos del erario público del hermoso estado de Veracruz, Duarte pasa sus días comiendo y durmiendo plácidamente, alejado del bullicio de los demás presos.

Cuando se ven situaciones como las del exgobernador surge la pregunta: ¿Somos o no los mexicanos un pueblo de resistencia? Y ¿Qué tan buenos somos que hemos soportado esta historia miles de ocasiones y seguimos adelante?

La fuga de capitales del país pudiera estar próxima si tomamos en cuenta que el sexenio concluye este año y que en julio tendremos en puerta el proceso electoral que se avecina.

Sobre aquellos paisajes serranos de café y una comida deliciosa, Veracruz se duele nuevamente de la fuga de millones de pesos que nadie puede explicar claramente.

Desde la antigüedad la función pública era considerada un honor. Los romanos y los atenienses daban a la función pública a una serie de privilegios atinentes al cargo y era además considerado una función de respeto y mejoramiento social, y no estamos hablando de los sueldos de los funcionarios, sino del hecho de ocupar un puesto público para servir a los demás.

La política es un arte, dijo el Dr. Leonardo Curzio en su texto clásico de ciencia política, y sin duda lo es.

El convencimiento de las masas a través de la difusión de las ideas es una maravilla de la humanidad. Desde aquellos párrafos de Karime Macías  “Merezco abundancia, merezco abundancia, merezco abundancia”, hasta los millones de pesos desviados o el agua que se cambió por las quimioterapias de pacientes infantiles con cáncer, los veracruzanos dolidos, heridos en lo más profundo y afectados en su bolsillo, ven con alegría que al final del camino la justicia ha llegado: Duarte en la cárcel.

En México, sobre todos en los últimos tiempos, hemos visto caer personajes que jamás nos hubiéramos imaginado insertos en un sistema penal.

Seguramente los mexicanos seguiremos siendo víctimas de nuestros propios sueños, mientras esperamos que llegue el bálsamo de la esperanza, que seguramente existe.

Sigo creyendo que este país es grande, enorme, a pesar de casos como el de Javier Duarte en Veracruz, o el de Mario Villanueva Madrid en Quintana Roo o el de Roberto Borge, o el de César Duarte en Chihuahua.

El país no va a detenerse por un puñado de dólares. Hoy lo que nos sostiene de pie es el ver a políticos como el ex gobernador Duarte pagando por sus culpas.

 alfonso-torres-chavez* Alfonso Torres Chávez. Licenciado en Derecho por la UABC. Maestro en Derecho, Facultad de Derecho UIA- Tijuana. Especialista en Derecho Constitucional y Amparo. Académico-Investigador del Centro Universitario de Tijuana campus Ensenada. alfonsotorr@gmail.com

 


Comparte en redes sociales