Primera misión a próxima legislatura de BC: investigar y sancionar megadeuda en UABC

Comparte en redes sociales

El Presidente de la Confederación Nacional de la República Mexicana (Coparmex) Gustavo de Hoyos Walther, el ex Rector Juan Manuel Ocegueda Hernández, el Gobernador de Baja California Francisco Vega de Lamadrid y diversos funcionarios de la administración estatal que concluye el 30 de noviembre, deben ser investigados para conocer su grado de participación en la instauración de la peor crisis financiera que enfrenta la Universidad Autónoma del estado (UABC) en su historia de 62 años.

El edificio de la Rectoría en Mexicali (UABC)

Javier Cruz Aguirre / 4 Vientos / Foto principal: El Teatro Universitario (UABC)

Ensenada, B.C., 24 de julio del 2019.- Estudiantes con matricula y alumnos rechazados a ingresar este ciclo escolar a la universidad porque el gobierno del estado adeuda a la institución educativa mil 52 millones de pesos, informaron en rueda de prensa que esos personajes han sido protegidos por los diputados de la XXII Legislatura que termina su periodo el 31 de julio.

Esto porque se negaron a investigar cómo fue posible que la deuda del gobierno con la universidad creció cinco veces en un periodo de nueve meses, lo que este año retrasó la publicación de la convocatoria para estudiantes de nuevo ingreso, dejó fuera de la UABC a casi nueve mil estudiantes que presentaron examen de ingreso, y afectó los programas de Becas, Movilidad Estudiantil y Académica, de Presencia Cultural, de Apoyos de Investigación, y de Apoyo a Proyectos y Servicio Social.

Por ello, anunciaron que el 1 de agosto, cuando los 25 nuevos diputados tomen la protesta como integrantes de la XXIII Legislatura, entregaran un escrito –como lo hicieron en marzo con los congresistas salientes- en donde piden que llamen a comparecer a los que, con sus acciones o indolencia, permitieron el débito histórico a la universidad.

En la petición por escrito que los estudiantes entregarán a los nuevos diputados bajacalifornianos, señalan como el primero que tiene que explicar su participación en el crecimiento desmedido de la deuda, al Presidente Nacional de la Coparmex y Presidente del Patronato Universitario, Gustavo de Hoyos Walther.

De acuerdo con Sebastián Pérez, estudiante de séptimo semestre en la Facultad de Ciencias Políticas de la UABC, De Hoyos tenía la obligación de vigilar que se diera una correcta administración a las finanzas universitarias ya que ocupa la más alta responsabilidad del Patronato Universitario hasta el año 2020.

Consideró que el empresario no ha cumplido con esa obligación porque conocía muy bien cómo crecía la deuda y no atendió adecuadamente la crisis, lo que originó además un incremento en los costos de inscripción para los estudiantes en casi todas las facultades de la universidad.

Y es que entre las principales atribuciones de ese órgano universitario se encuentran el manejo de los recursos ordinarios y extraordinarios de la UABC; el inventario y catálogo de bienes del patrimonio universitario; formular y presentar el proyecto de presupuesto general anual de ingresos y egresos de la institución; vigilar el correcto ejercicio del presupuesto y los fondos extraordinarios; la designación de personal de la Tesorería universitaria; así como presentar oportunamente la cuenta anual de la UABC.

De Hoyos, la cabeza empresarial en la universidad pública, ¿copartícipe de la crisis financiera de la UABC? (Coparmex)

Gustavo de Hoyos Walther, empresario mexicalense nacido de Nuevo León, es socio y Director General de la empresa de servicios legales y consultoría de negocios “De Hoyos y Avilés”, con operaciones en el Noroeste, Occidente y Centro de México, así como Vicepresidente de Desarrollo de Negocios de “Sistemas Lógísticos de México”, compañía dedicada a diseñar, proyectar y comercializar sistemas de almacenaje de alta densidad y automatización.

Crítico constante del Presidente Andrés Manuel López Obrador y su gobierno, De Hoyos dijo en entrevista con la revista Proceso, en junio, que no le es indiferente llegar a postularse a la Presidencia del país.

No es vergonzante que un ciudadano, llegado el momento, pueda transitar a lo público”, estimó quien asumió la presidencia del Patronato en 2015 y la dejará cinco años después.

Con él, otros empresarios como José Ramiro Cárdenas Tejeda –Grupo Inmobiliario Express-, Adrián Olea Mendívil –expresidente del Consejo Coordinador Empresarial de Ensenada- y Marco Antonio Esponda Guerrero -Vicepresidente de Administración de Hisense, coloso multinacional chino de productos electrodomésticos, forman parte del patronato.

Sobre el tema de la megadeuda del gobernador panista Francisco Vega de Lamadrid con la UABC, Gustavo de Hoyos dijo el 23 de mayo a Televisa que buscaba un acuerdo con la federación para que considerara la posibilidad de entregar recursos anticipados al gobierno del estado, ya que el plan de austeridad que implementó la universidad “no es suficiente para solventar sus problemas económicos.”

Cuatro días después -27 de mayo-, dijo al diario mexicalense La Voz de la Frontera que, ante la crisis de recursos por la que pasa la UABC debido al adeudo del estado, la institución educativa “planea vender terrenos, reducir su matrícula y planta docente.”

Del ajuste salarial a los altos mandos de la universidad, por ejemplo el sueldo mensual del rector de 165 mil 869.97 pesos, según la solicitud de información pública PNT/-00753117 en la Plataforma Nacional de Transparencia, nada dijo ni propuso el empresario.

Los estudiantes emprenden otra denuncia pública (UniradioInforma)

Carlos Zayas, alumno de la Facultad de Ciencias Sociales y Políticas, reveló que en la carta a los nuevos parlamentarios, los estudiantes también solicitarán la comparecencia del Secretario de Planeación y Finanzas Bladimiro Hernández Díaz, del secretario de Educación y Bienestar Social Miguel Ángel Mendoza González, y del gobernador Francisco Vega.

“Todos los implicados están involucrados en el aumento de la deuda y, por consecuencia, en el flagrante prejuicio al patrimonio universitario” señalan los jóvenes en el documento que leyó el alumno José Juan Pillado, miembro del Consejo Técnico de la misma facultad.

Sebastián Pérez destacó que es posible que también incluyan en la lista de personajes que deben rendir cuentas en el tema, al ex-rector Juan Manuel Ocegueda Hernández, quien dejó que la deuda pasara de 200 millones a más de 650 millones en el periodo octubre-diciembre del año pasado.

Destaca esa vertiente del tema que los estudiantes podrían tomar, ya que podría originar nuevas líneas de investigación contra los gestores del multidébito.

El pasado 13 marzo, el actual Rector Daniel Octavio Valdez Delgadillo anunció la firma de un plan de liquidación del débito multimillonario que el gobierno estatal tiene con la institución educativa.

El aviso lo dio el nuevo rector en el momento justo en que se gestaba un movimiento estudiantil de protesta por los hechos que afectaban a una institución que tiene más de 64 mil estudiantes matriculados y ofrece 133 programas de licenciatura.

Ese plan reconocía que el gobierno estatal adeudaba mil 9 millones de pesos a la UABC y establecía la entrega de 600 millones para que la universidad pudiera realizar “sus funciones sustantivas”.

Gobernador y rector, en pleno acto de simulación (UABC).

Días antes –domingo 10 de marzo- Octavio Valdez había dicho que él haría un llamado a toda la comunidad universitaria para manifestarse en contra la deuda “e impulsar, de ser necesario, una demanda colectiva” contra el gobernador y sus funcionarios ante las instancias administrativas y judiciales.

Semanas después –el 13 de junio- el rector anunció que, “gracias al apoyo del Gobernador Electo Jaime Bonilla Valdez” para gestionar ante la federación recursos extraordinarios con los cuales saldar la megadeuda, la UABC no disminuiría su matrícula y aceptaría en nuevo ingreso a 22 mil 180 aspirantes de un total de 35 mil 500, es decir, sólo quedarían fuera de la universidad casi 13 mil jóvenes.

Pero es importante recordar que el 26 de febrero, de acuerdo con un boletín de prensa de la oficina de comunicación del entonces precandidato morenista Jaime Bonilla, “con una rápida y efectiva intervención” telefónica del político al Oficial Mayor de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Héctor Garza González, esa institución “transferiría de inmediato” 954 millones de pesos a la UABC, cantidad que representaba el 50% del débito, y que “en un par de semanas más” se depositaría la otra mitad.

El comunicado redactó así el espectacular anuncio luego de una reunión del precandidato con Octavio Valdez:

También dijo (Bonilla) que la crítica condición financiera de la UABC es “porque se toparon en sus gestiones (la Rectoría) con los oídos sordos del gobernador del Estado, Kiko Vega, y ya no podían soportar más… por eso, en cuanto el Rector me dijo lo que pasaba, hice una llamada urgente al titular de la Oficialía Mayor de la SEP, con muy buenos resultados”.

Hasta las 21 horas de este 24 de julio, el Rector Octavio Valdez no presentó la demanda civil ni la denuncia penal en contra de Francisco Vega, y tampoco llegó el apoyo milagroso que en febrero Jaime Bonilla “consiguió” para la UABC en la SEP.

Lo cierto es que a esa hora el débito a la universidad creció a mil 52 millones 367 mil pesos.


Comparte en redes sociales