Por un México sin Partidos

Comparte en redes sociales

Nuestro país vive una de las peores crisis en su historia, más muertes que en países en guerra, que en dictaduras como las de Pinochet, que en conflictos violentos como el de Colombia, mayor producción de pobreza, mayor falta de democracia, mayor cantidad de injusticia y un hoyo sin fondo de impunidad y corrupción.

León Fierro / A los 4 Vientos

Como esto no es nada nuevo: ¿por qué no hemos salido del bache? A partir de 1968 muchos movimientos a nivel nacional se radicalizaron de muchas formas, es decir, intentaron combatir la raíz del problema de injusticia y desigualdad por medio de la política, la educación, la comunicación y hasta el enfrentamiento armado.

Sin embargo, la estrategia del gobierno mexicano (en conjunto con el gobierno estadounidense) funcionó y sigue funcionando bien para desarticular y desvirtuar los intentos de transformación real, casi todos amenazados de muerte, extorsionados, exiliados, asesinados, secuestrados, “desaparecidos”, etc.

¿Qué lección nos deja todo esto? La primera (muy obvia) es que los grupos que ocuparon las instituciones de gobierno, como los partidos políticos, fueron perdiendo su origen revolucionario (el de la Revolución de 1910) y se quedaron sólo con el nombre, entregándose a los designios del sistema o siendo eliminados o bloqueados por otros grupos de poder más cercanos a las bolsas de valores y al dinero del mundo. Si bien es cierto que algunos casos honrosos han sobrevivido, ninguno ha podido trascender. ¿Por qué? De ahí otra lección: nadie por sí sólo, ni siquiera con el respaldo de un partido político, podrá lograr un cambio que realmente transforme a la sociedad en una más justa, si no cambia primero otra cosa.

https://www.4vientos.net/2017/07/22/mexicali-resistencia-coraje-y-dignidad/

Pero antes es necesario preguntarnos ¿para qué han servido los movimientos de resistencia en Mexicali? Desde el principio de las movilizaciones de este año se dieron grandes discusiones internas sobre qué exigir y cómo debíamos hacerlo. Siempre por la vía pacífica. Algunos pensábamos que hablar con los diputados, el presidente municipal, el gobernador u otros funcionarios era algo improductivo y que eventualmente no nos llevaría a nada. Aun así, como ganaron las mesas de diálogo por mayoría de votos, la asamblea escogió cargos (voceros) y las hicimos. Pero en ellas sólo encontramos cinismo, traición, burla y menosprecio de parte de los políticos profesionales.

Quiero decir que para eso sirvieron las mesas: para evidenciar al alcalde, al cabildo, a los diputados, a la policía, al secretario de gobierno, al gobernador y para que quedara muy claro para los que estábamos ahí que quienes logran acceder a cargos públicos de rango lo han podido hacer porque tienen ese pensamiento de soberbia o han enfermado de poder, aunque digan lo contrario.

Los logros de todas las resistencias locales han sido muy valiosos, de hecho han sido históricos, pero comparados con la oleada de agravios que ha hecho el gobierno todavía es muy poco. Mientras se logró la abrogación de la ley del agua de Kiko Vega siguieron avanzando los contratos de APPs, frenamos lo más que pudimos los dictámen 94 y luego el 95, pero finalmente los aprobaron. ¿Por qué pasa esto entonces? ¿Por qué no nos dejan ni siquiera entrar al Congreso ahora que estamos más preparados y sabemos más de cada tema, habiéndolos estudiando ya por un año? Porque no hemos tocado todavía la raíz del problema.

https://www.4vientos.net/2017/08/16/si-nos-privatizan-el-agua-no-alcanzaremos-vida-digna-vocero-de-mexicali-resiste/

Ya sea por desconocimiento o por buena voluntad de los que marchamos en las protestas de enero y febrero, el gran grupo de inconformes con el gobernador, el alcalde, los diputados y toda la clase política (mínimo 60,000 inconformes) solamente pudo exigir algunas tibias mejoras y algunos daños obligatorios de menos. Pero el problema real es este: que mientras siga existiendo la estructura de poder piramidal que ya tienen, no importa qué tanto resistamos en los campamentos, qué tanto publiquemos en las redes sociales o que tantos espacios nos den al aire en cualquier medio de comunicación: no podremos cambiar las cosas.

Por eso planteamos movilizarnos desde abajo, usando mecanismos para que sea el Pueblo quien decida sobre la administración de los recursos, los bienes comunes, la justicia, la salud, la vivienda, la cultura, el deporte, la ciencia, la tecnología, la educación y todos los otros aspectos de la vida cotidiana con los que podamos abatir la desigualdad, la hambruna, la discriminación, la impunidad y la imposición.

No es posible que en México hayamos creado al hombre que fue el más rico del mundo durante muchos años y al mismo tiempo haber profundizado la pobreza y las muertes de niños por una miseria que no deja de comernos. Porque en este país, como en otros donde el pueblo no tiene injerencia en el gobierno, mientras rescatan a los banqueros y a sus familias se dejan a los hospitales públicos sin medicinas y elijen no pagarle a los maestros. Así es cómo en el movimiento hemos aprendido que sólo cambiando las reglas de este juego que permite la unión entre el gobierno, los bancos y las empresas (llamado “neoliberalismo”) podremos lograr tener una vida digna para todas y todos.

https://www.4vientos.net/2017/05/26/apps-eslabon-neoliberal-en-la-privatizacion-de-mexico/

¿Cómo ganarle a esos tres grandes poderes? No va a ser fácil, pues desde la infancia nos han grabado mensajes por todos lados, en la escuela, en la iglesia, en los comerciales, en los medios de comunicación, en las películas y hasta en nuestra propia familia. Llevamos tanto tiempo en este juego (o sistema) que muchas veces nuestra familia es la que más nos obliga a creer estos mensajes neoliberales (como cuando tus programas favoritos, la música que más te gusta y tu hermano o hermana mayor te obligan a creer que lo único que puede valer algo es el precio de su etiqueta), y quienes nos hemos dado cuenta de esto somos vistos como bichos raros, somos etiquetados como unos revoltosos, grilleros, rencorosos.

Pero no somos nada de eso, al contrario. Lo que desde aquí proponemos es recuperar el ánimo que tuvo Mexicali y Baja California hace casi un año. Queremos organizarnos. Queremos tejer redes horizontales, solidarias y de apoyo mutuo; redes articuladas primero a nivel local pero teniendo siempre en mente lo importante que es relacionarnos con nuestros vecinos, como lo son el Valle de Mexicali, el puerto de San Felipe, la zona costa de Tijuana hasta San Quintín, el Valle Imperial, San Luis Río Colorado, etc., luego con el país entero y después con más países.

Porque contrario a lo que nos dicen una y otra vez con tanta muerte y guerra desde la televisión, la prensa, el cine y hasta en las casas de nuestros amigos familiares, la mayoría de la gente en el mundo no es mala; al contrario, es buena. Si lo primero fuera cierto ya se hubieran matado los humanos desde antes de la invención del acero, mucho antes de inventar la pólvora, pero especialmente después de la construir una bomba nuclear.

https://www.4vientos.net/2017/02/07/el-agua-de-constellation-brands-en-bc-historia-de-contradicciones-complicidad-sobreexplotacion-y-opacidad/?relatedposts_hit=1&relatedposts_origin=58905&relatedposts_position=2

Sabemos que en muchas partes del mundo se están formando o ya están formados movimientos parecidos al de Mexicali Resiste. El más famoso de los últimos años sucedió en Madrid, España, el 15 de mayo de 2011 y lo llamaron el movimiento de Los Indignados. Y tenían razón de estarlo porque su gobierno decidió salvar a los banqueros y a sus negocios en vez de salvar al Pueblo. Justo como lo está haciendo el gobierno de Kikorrupto Vega y su tapete de legislatura, entregándole nuestro dinero y el de nuestros hijos por 37 años a compañías extranjeras como la Constellation Brands o la desaladora de Rosarito en vez de a hacer mejores escuelas y actualizar los hospitales. En lugar de mejorar las condiciones y la calidad de vida de las clases populares.

Nuestra propuesta, entonces, es que entre todas y todos fundemos las bases para transformar la sociedad exclusiva de hoy en una sociedad que esté hecha por nosotros y para todas. Ya es tiempo que se enteren los representantes de este mal gobierno lo que dice el diccionario sobre la democracia: “Participación de todos los miembros de un grupo […] en la toma de decisiones”.


Comparte en redes sociales