Pongámosle un alto al poder judicial

Durante decenas de años los poderes Legislativo y Judicial estuvieron supeditados al Ejecutivo en turno. No se hacía nada ni había resolución ninguna, sin que éste lo determinase. Hoy por primera vez eso no ocurre, lo que está muy bien. Sin embargo, en contraposición a esa buena medida republicana, el Poder Judicial se corrió al otro extremo y defendiendo sus prebendas, se coloca en una posición antagónica al Ejecutivo, alegando su independencia y poniéndose al servicio de los intereses particulares dejando abiertamente de lado los de la Nación.

Tribuna Comunista

En la sesión ampliada del Núcleo Nacional del Movimiento Comunista Mexicano (MCM) del sábado 22 de junio, se tocó este punto en el marco del análisis sobre la situación política prevaleciente en el país. La postura del MCM es contraria a lo que hasta ahora ha venido haciendo el Poder Judicial, mismo que, desde antes que asumiera el nuevo gobierno, reiteró en los hechos planteamientos y posturas implementadas y ejercidas por los anteriores gobiernos del PRI y del PAN.

Bajo interpretaciones torcidas y caprichosas de la Constitución y de la ley, magistrados y jueces se opusieron al ajuste de los salarios de los altos funcionarios del gobierno, para que ninguno ganase más que el presidente de la República; dieron entrada a los recursos interpuestos por organismos como el INEGI y el INE; dan legalidad a recursos que obstaculizan los proyectos del aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Maya y la Refinería de Dos Bocas. Han otorgado amparo a verdaderos pillos, así como descongelado sus cuentas bancarias. Se han sumado así a las fuerzas de la reacción y la derecha mexicana.

No han salvaguardado el Estado de Derecho, al contrario, actúan con  parcialidad, sirven a los intereses de la gran burguesía, la misma que los puso donde están ahora. La defensa de su presunta independencia es mero pretexto para actuar a espaldas del pueblo.

Los comunistas denunciamos este funcionamiento y actitud facciosa del Poder Judicial, convertido en un dique para el proyecto político de la administración encabezada por Andrés Manuel López Obrador. Pero, al mismo tiempo, exigimos también al Poder Legislativo que intervenga en el caso. No podemos permitir que los jueces y magistrados sigan actuando con facciosa impunidad, cuando deberían ser los garantes del respeto de la ley.

Como individuos tiene el derecho de pensar y profesar las posturas que quieran, como parte de una institución del estado mexicano, no. Es horade hacer algo más que seguirlos tolerando.

Comparte en redes sociales