“¡Peña, entiende, el agua no se vende!”: crónica de un valle que resiste

Comparte en redes sociales

8:30am del lunes 24 de Julio. La glorieta de Vicente Guerrero (mejor conocida como “El Caballito”) es el punto de encuentro para una centena de activistas de Mexicali Resiste que se prepara para expresar su repudio a Peña Nieto, Kiko Vega y la Constellation Brands.

Iván Gutiérrez

“Debemos manifestarnos contra las trasnacionales que vienen a robarse nuestra agua, ¿qué va a pasar con el futuro de nuestros hijos si nos dejamos?”, proclama a los 4 vientos un activista.

Con camisetas rojas y blancas estampadas con el logo de “Mexicali Resiste”, los manifestantes se preparan para iniciar la caravana mientras gritan “¡Fuera Peña!” e invitan a los conductores a participar; la mayoría de los conductores tocan el claxon como muestra de apoyo.

“El agua en nuestras manos”, dice la camiseta de una abuela que vino a defender el recurso hídrico con su nieto de 7 años. El sol abraza cada centímetro del cuerpo y el flujo del sudor es inminente. A la orilla de la calle una activista reparte copias del poema Raza de bronce y oro: “Si ya te cansaste de mentiras y traición, defiende tu dinero del político ladrón”.

Frente al monumento están desplegados varios carros con mensajes como “¡Fuera Constellation Brands, Fuera Kiko Vega!, ¡Fuera Peña, no te queremos!”. Una lona exclama “Kiko entiende, la gente de Mexicali y su valle no te dejará el agua para tu cervecería”.

En los altavoces arriba de una camioneta suena Inti Illimani: “el pueblo, unido, jamás será vencido”. Dan las 8:40 y arranca la caravana con dirección al centro cívico. En el camino la gente voltea a ver a esa gente que hace ruido, “¿por qué no están callados como nosotros?”, pienso que piensan.

Asoma el poder ejecutivo de Baja California y a sus faldas uno de los plantones que más han resistido contra el malgobierno: permanecer 6 meses afuera del edificio que representa la corrupción institucional no es trabajo fácil. Una señora sale del campamento y se acerca: “La justicia está de nuestra parte”, dice con fuego en los ojos. Le desea a los activistas “buenas vibras” y bendiciones. “Aquí fue donde Kiko Vega salió corriendo como lo que es: un cobarde”, me comentan.

Otro campamento reposa enfrente de la “casa municipal”; de no ser por la presencia de los activistas en este tipo de plantones, ¿quién le recordaría todos los días a la clase política que seguimos encabronados por sus decisiones? La lucha contra el olvido es la mas difícil de ganar.

Alrededor de la glorieta frente a la plaza de los tres poderes gira la caravana, haciendo retumbar los alrededores con el estruendo de la inconformidad. Los mensajes son claros y directos como rayos, y se sintetizan en una consigna: fuera la clase política al servicio de los intereses privados.

Esta mañana fluyen las noticias. La Jornada ha publicado una entrevista con Jorge Burgos, gerente general de la Compañía Cervecera Baja California, filial de la trasnacional, exponiendo que la cervecería utilizaría dos pozos de agua (hoy sobreexplotados) y dando por hecho que el proyecto seguirá adelante.

A la vez El Economista ha publicado una columna donde tergiversa la información, proyectando a Rigoberto Campos como vocero principal del movimiento: el campo de guerra principal en el Siglo XXI es el mediático. Sin embargo, el final de la nota da en el punto: “la cancelación de la obra es una posibilidad latente”.

Un convoy de militares hace presencia de camino a la Constellation Brands; pasan de largo, como espero que ocurra con la Ley de Seguridad Interior si no queremos ver que la protesta pacífica sea reprimida con armas de fuego.

Desde mi asiento se ve a 4 activistas que viajan en la parte trasera de un pick up, portando la bandera mexicana en defensa de los recursos nacionales. Más de 120 carros expresan esta mañana su rechazo a la clase política corrupta, autoridades de los 3 niveles de gobierno coludidas con la Constellation Brands.

“Me dijo mi mamá que le llegó un mensaje para convocarlos a las 11am en el centro de gobierno, que para llevarlos como acarreados al acto de Peña Nieto”, comenta una de las activistas con las que viajo.

En el camino a la cervecera los activistas comparten historias que exhiben cómo sus narrativas personales se han entremezclado con la narrativa de la resistencia, entre ellas la siguiente anécdota breve: “Hoy por la mañana en el desayuno mi niño me decía: ‘Mamá, ¿por qué nos quieren robar el agua? Hay que empezar a juntarla en botes para que no se la lleven’, me decía, y yo le dije que sí, que si se instala la cervecera eso vamos a tener que hacer”.

La caravana sigue avanzando a lo largo de la carretera San Felipe-Mexicali, haciendo el ruido necesario para contrarrestar el silencio del resto de los ciudadanos. Un reportero de Aristegui Noticias establece contacto telefónico con los activistas.

Durante la conversación aprovechan para comentar los 5 puntos por los que Constellation Brands es ilegal (infográfico) y narrar la represión de la que fueron víctimas el viernes pasado.

Llegamos al kilómetro 10.5. La movilización es inmensa y los carros no paran de llegar. Por todos lados se grita que el pueblo ha despertado y que ya no se va a dejar. Un aproximado de entre quinientos y seiscientos ciudadanos se han congregado hoy para denunciar la complicidad de Peña Nieto con la obra ilegal de Constellation Brands.

Niños, madres de familia, adolescentes, músicos, campesinos, estudiantes y motociclistas son hoy activistas en defensa del agua: todo un mosaico humano cuya diversidad se refleja en la creatividad con la que plasman y expresan su pensamiento político: “Aquí estamos y no nos vamos”, “Rosarito en defensa del agua”, “Peña Nieto corrupto, Mexicali no te quiere”. Inicio la siguiente transmisión en vivo.

 

https://www.facebook.com/100016996954080/videos/149234305653134/

 

Abril Rodríguez, joven activista que ha permanecido en el movimiento desde el inicio del levantamiento cachanilla, pronuncia un potente discurso desde uno de los tractores: “¡Ya son 6 meses de este movimiento! En ese tiempo hemos conseguido la abrogación de una ley privatizadora, la revocación del fuero, la cancelación del reemplacamiento y la reducción del 50% del sueldo del Gobernador. Hemos sido ejemplo de que la unión de las voces colectivas puede hacer retroceder al mal gobierno. Por eso seguiremos luchando contra los negocios y la corrupción que ha inundado de muerte y desigualdad a México”.

El siguiente en tomar la palabra es León Fierro: “Desde la revolución de 1910 no vivíamos tanta injusticia. Es momento de dar marcha atrás a tanto despojo y abuso: abajo las reformas estructurales, la militarización, Constellation Brands y el imperialismo global. ¡Viva la resistencia contra el capitalismo! ¡Pensaron que con la represión nos acabarían, pero estamos más vivos que nunca! ¡Vamos a seguir adelante y a marchar contra la Constellation Brands!”.

Terminados los clamores populares los voceros hacen un llamado para marchar hacia la Constellation Brands. La temperatura asciende conforme avanza la marcha hacia la cervecera, entre exigencias de que Kiko Vega, Gustavo Sánchez y Peña Nieto se vayan. Al lado de los manifestantes corre el arroyo de donde la trasnacional estuvo saqueando agua; las voces recuerdan: “¡El agua es vida, no mercancía! ¡El agua no se vende, se ama y se defiende!”.

Aparece la cerca que delinea el perímetro de la Constellation Brands, y detrás de ella los efectivos de seguridad privada que el día de ayer nos acosaron mientras hacíamos un recorrido por fuera de las instalaciones: “Esos son, esos son, los que chingan la Nación”, claman un par de activistas.

El cielo nublado ayuda a sobrellevar el calor sofocante. A la derecha el símbolo de los negocios bajo el amparo de la corrupción, a la izquierda cientos de pasos que marchan sobre tierra caliente, en clara resistencia contra la muerte que saben representa el no tener agua en el desierto. Los rostros y pechos sudados dan un carácter guerrero  a varios de los marchantes. En un extremo del camino se ve lo que le espera a Mexicali si no se cancela la cervecera: un arroyo seco que hoy es tierra muerta.

https://www.4vientos.net/2017/07/23/constellation-brands-cronica-y-persecusion-de-una-trasnacional-irregular/

A la entrada de Constellation Brands se realiza un mitin: “El juez nos dio la razón y canceló el acueducto, esta batalla la vamos a ganar”, asegura el líder campesino Rigoberto Campos. “Sabemos que en esta obra que apesta a corrupción están involucrados autoridades de la CESPM (Comisión Estatal de Servicios Públicos de Mexicali) y Gustavo Sánchez. Hemos encontrado en el Manifiesto de Impacto Ambiental que toda esta obra está plagada de ilegalidades. El miércoles vamos a denunciarlos por robarse el agua del módulo 18, porque el agua ya tiene dueño: se llama Baja California”, concluye el líder campesino.

“Como movimiento pacífico vamos a doblegar a esta empresa y la bola de corruptos que la respaldan”, reitera León Fierro. Tras otro par de discursos los manifestantes deciden retornar a la carretera, para allí continuar la protesta y definir acciones inmediatas.

En las manifestaciones siempre emergen muestras de humanidad, en particular aflora la solidaridad y la comunidad: los marchantes se cuidan unos a otros como familia. Si uno tiene sed, el de al lado le ofrece agua. “Si golpean a uno, golpean a todos”, dice una consigna coreada por Mexicali Resiste. La solidaridad y el apoyo mutuo, tan urgentes para el tejido social, se construyen en estas concentraciones sociales. Y al capitalismo neoliberal, cuya herramienta principal de enajenación y manipulación de masas es la producción cultural que propicia el individualismo y el narcisismo, no le gusta que aquí florezcan los vínculos humanos, la amistad y la comunidad: “Aquí no hay miedo, porque todos nos protegemos”, me comentará uno de los activistas más jóvenes de camino a la carretera.

El calor y el polvo del desierto cachanilla desgastan, pero es también gracias a él que se forja el carácter de resistencia del movimiento. Cada gota de sudor refuerza el coraje y la voluntad de los cachanillas; contrario a lo que podría pensarse, Mexicali no comenzó la lucha a principios de Enero, sino que es un pueblo que lleva resistiendo desde su fundación.

Mientras camina la ola de individuos hoy congregados en torno a un mismo enemigo, un señor de tez quemada pasa ofreciendo a los presientes lo que defienden: “¿Agüita, agüita?”. Sentir en carne propia las llamaradas despiadadas del Valle ayuda comprender el valor que el agua tiene para sus habitantes. Respiros de aire seco para pulmones de hierro; a cada paso que se marcha se fortalece más la determinación: el movimiento es constructor de sí mismo a cada instante.

De vuelta a donde se llevara a cabo la manifestación que fue reprimida el viernes pasado —el kilómetro 10.5 de la carretera San Felipe-Mexicali—, los manifestantes discuten si vale o no la pena asistir al ejido Jiquilpan, donde está prevista la visita de Enrique Peña Nieto.

“Son 5 kilómetros de perímetro los que pondrá el estado mayor presidencial y las fuerzas policiacas. No podremos acercarnos para nada, no tiene caso ir. Ya es una victoria habernos concentrado hoy los ciudadanos y los campesino, ¡estamos más unidos que nunca!”, expresa uno de los ejidatarios.

https://www.4vientos.net/2017/07/21/se-impone-el-autoritarismo-desalojan-a-mexicali-resiste-de-las-instalaciones-de-trasnacional-cervecera/

“Independientemente de lo que decidamos, no hay que dejar solo el plantón, y no solo hoy, sino hasta que ganemos esta lucha”, comenta la activista Abril.

“Yo veo tres opciones: quedarnos aquí, que vayamos la mayoría o que mandemos una comisión”, comenta otro de los activistas.

“Yo tengo mi parcela ahí y les digo que no están dejando a nadie pasar”, expone un campesino.

“¡Vamos por allá, Peña Nieto no es bienvenida aquí y hay que decírselo!”, comenta otro campesino. La reacción ciudadana al argumento del ejidatario deja asentado cual será la acción a tomar: el presidente de la república va a escuchar que Mexicali no lo quiere.

https://www.4vientos.net/2017/07/22/mexicali-resistencia-coraje-y-dignidad/


Comparte en redes sociales