Pasado geológico limita el desarrollo urbano en tres municipios de Baja California

Comparte en redes sociales

 

 

Diversas zonas urbanas de las ciudades de Tijuana, Playas de Rosarito y Ensenada, donde el suelo está compuesto por sedimentos marinos resultado de la evolución geológica y que datan de cuando la península de Baja California se encontraba bajo el mar, hacen vulnerable a deslizamientos de tierra a miles de predios urbanos.

 

Un peritaje de la hoy desaparecida Procuraduría General de Justicia de Baja California, concluyó el 19 de febrero del 2019, que el movimiento de tierra en Lomas del Rubí se debió a la calidad del suelo y los escurrimientos de agua en la zona provocados por la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (Foto: El Sol de Tijuana).

 

4 Vientos

Foto destacada: Movimiento de tierra del 18 de julio del 2018 que colapsó nueve viviendas y afectó a 15 más, en la ladera de la colonia Reforma, en Tijuana, Baja California (Noticieros Televisa).

 

Ensenada, B.C., México, lunes 28 de marzo del 2022.- Ello lo manifestó Salvador Cervantes Hernández, titular de la Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPC), quien agregó que la conclusión la obtuvo gracias a las cartas geológicas que existen como representaciones topográficas que muestran las diferentes rocas o formaciones geológicas y sus edades, las deformaciones sufridas por fallas, pliegues o foliaciones.

Las herramientas fueron diseñadas por especialistas de institutos de investigación como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE).

 

“Son necesarias para la construcción de grandes infraestructuras y puentes, debido a la información precisa que contienen”, precisó el funcionario.

 

Los sedimentos marinos –dijo- tienen la particularidad de expandirse con el agua, ya sea lluvia, humedad climática u otras causas; y contraerse como un mazapán cuando están secos.

 

El 5 de febrero del 2018, un deslizamiento de tierra ocasionó el colapso de varias casas y afectaciones a 80 familias residentes de la Colonia Lomas del Rubí, en la delegación San Antonio de los Buenos, Tijuana (Foto en efekto.tv).

 

Cervantes Hernández consideró que la tierra arenosa tiende a formar capas muy profundas en el suelo.

 

“Podemos verlo, por ejemplo, en cortes en la carretera, donde hay una capa muy pequeña de piedras y una muy grande de esta tierra. Además, puede tener una profundidad de más de cuatro metros, por lo que no es adecuada para construcciones que tienen sus cimientos a uno o dos metros de profundidad”.

 

Este es un fenómeno que se encuentra en diversas áreas tanto de Tijuana como del resto de Baja California, y que puede desencadenar, con el paso de los años y la presencia de múltiples factores aunados, el deslizamiento de los terrenos como se ha visto en Lomas del Rubí, Sánchez Taboada, y más recientemente, en la colonia Camino Verde, apuntó Cervantes Hernández.

Por último el titular de la CEPC apuntó que, para que estos espacios sean habitables sin riesgo, se deben usar técnicas de construcción especializadas en el tipo de terreno, las cuales son desconocidas o pasan desapercibidas en los procesos de autoconstrucción.

 


Comparte en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.