REDES DE PODER: País codigero

Comparte en redes sociales

Las reformas al Código Nacional de Procedimientos Penales tienen de todo como en botica.

Alfonso Torres Chávez* /A los 4 vientos

Al poco tiempo de su entrada en vigencia, el código ya había sufrido reformas y se habían interpuesto declaraciones de inconstitucionalidad sobre su articulado.

En el sistema jurídico mexicano, es posible interponer acciones de inconstitucionalidad para declarar la invalidez de un ordenamiento jurídico completo o de una parte de su articulado.

En relación con el Código Nacional de Procedimientos Penales son muchas las cosas por decir.

En primer término, el Código tiene apenas unos meses de vigencia, cuando ya lo atacan diversas plagas.

En materia constitucional las enfermedades normativas son muchas y diversas.

En primer lugar, la lógica nos dice que todos los ordenamientos son perfectibles.

Los autores en materia procesal, han señalado que no es posible conocer los efectos –salvo los directos- de la aplicación de cualquier norma. ¿Por qué se declara inconstitucional una porción, artículo u ordenamiento cuando apenas tiene algunos meses de vigencia? Sencillamente porque es una forma de corregir los defectos de las normas.

No debemos olvidar que todas las normas son creaciones humanas y  que como tales son perfectibles.

El proceso penal se ha vuelto abierto y plural, lo cual hasta donde se alcanza a observar desde diversas perspectivas.

El que el Código Nacional de Procedimientos Penales tenga tantos problemas de contenido jurídico  nos hace cuestionarnos donde están ubicados dichos defectos.

En este momento, tenemos en las cámaras una propuesta de reforma que daría nuevas facultades a la policía ministerial de los estados como primeros respondientes del sistema.

Todos los ordenamientos son perfectibles.

Hemos escrito, varias veces, y se sostiene: los peritos en ciencias auxiliares al derecho penal son fundamentales, y no es que antes la pericia no haya sido importante, sino sencillamente que en este momento, con el proceso penal mexicano que tenemos de lo que se trata es de desterrar los antiguos vicios que tanto daño nos hacen.

Las reformas bien planteadas abren las puertas del sistema. Ahora debemos adecuarnos al nuevo proceso penal.

En las épocas pueriles se decía que existían abogados codigeros, ahora memorizar todo el articulado no nos salvará.

Tendremos que aprender a razonar jurídicamente.

 alfonso-torres-chavez* Alfonso Torres Chávez. Licenciado en Derecho por la UABC. Maestro en Derecho, Facultad de Derecho UIA- Tijuana. Especialista en Derecho Constitucional y Amparo. Académico-Investigador del Centro Universitario de Tijuana campus Ensenada. alfonsotorr@gmail.com


Comparte en redes sociales