“Necesario regular crecimiento del Valle ante desafíos ambientales”: sector científico de Ensenada

Comparte en redes sociales

Como parte de la celebraciones de la vendimia de Ensenada, se llevó a cabo el foro “El vino y sus desafíos ambientales”, donde expertos de CICESE y UABC abordaron el tema de la producción vinícola en la región en el contexto del cambio climático.

Iván Gutiérrez

El conversatorio inició con la participación del Dr. Alejandro Cabello, productor vinícola e investigador del Instituto de Investigaciones Oceanológicas de UABC. En su ponencia el experto mencionó los diferentes factores que impactan en la calidad del vino, entre ellos la variedad de uva, las prácticas vitivinícolas, las prácticas socioeconómicas y el medio ambiente.

“Las condiciones climáticas y su variabilidad determinan el crecimiento, maduración, susceptibilidad a enfermedades y sobrevivencia, aspectos que impactan directamente en los niveles de azúcar, el color, el aroma y demás propiedades del vino. Las uvas maduran más rápido por el cambio climático, y con ello su composición química (y su calidad) se ve afectada”.

Por su parte, el Dr. Edgar Pavía, investigador del Departamento de Oceanografía Física del CICESE ahondó en el tema de la variabilidad climática, la sequía por la que atraviesa la región y su relación con los fenómenos del Niño y la niña: “No sólo ha aumentado la temperatura de la tierra, sino también el número de ondas de calor por año. Ha aumentado la variabilidad, lo que significa que la ausencia y presencia de calor está en un cambio volátil, muy difícil de predecir, al igual que su duración”.

La siguiente participación trató el tema de la escasez del agua y estuvo a cargo del Dr. Rogelio Vázquez, investigador del Departamento de Geofísica Aplicada del CICESE: “El agua del Valle está en acuíferos, encerrada en cuencas, y por lo general es obtenida mediante pozos de bombeo. La recarga de la cuenca debe ser suficiente para reponer el volumen total del bombeo para consumo; sino caemos en la sobreexplotación.

“Ante el escenario de incertidumbre que plantea el cambio climático, es necesario realizar constantes mediciones del nivel de agua en los pozos, para conocer el comportamiento de los acuíferos y con base en esa información promover una gestión integral y sustentable”.

La cuarta y última ponencia —”Las enfermedades de la vid”— estuvo a cargo de la Dra. Rufina Hernández, investigadora del Departamento de Microbiología del CICESE. En ella expuso que las enfermedades que afectan los cultivos vinícolas son causadas por hongos que se esparcen con la humedad, reduciendo el crecimiento de la planta, disminuyendo su producción y provocando, eventualmente, su muerte: “Los hongos de estrés proliferan cuando una planta está estresada en el campo bajo condiciones como altas temperaturas, carencia de agua y cambios acusados en la temperatura”, comentó la expositora.

¿Qué queremos? Necesitamos definir y planear el futuro vocacional del Valle, y no dejar que se impongan intereses; eso es compromiso de todos”

El evento continuó con una sesión de preguntas y respuestas, en las que los asistentes y ponentes compartieron su visión sobre diversas problemáticas entorno a la producción vinícola del Valle De Guadalupe.

“Sólo informados podemos actuar, para eso son necesarios este tipo de foros. Las vides se adaptan, no debemos pensar que todo está perdido. Eso sí, hay que tomar en gran consideración la calidad del agua, los proyectos que se planeen deben traer agua de buena calidad si queremos mantener calidad del vino. Para el futuro próximo hay que hacernos varias preguntas: ¿Al ritmo que vamos esto va a ser sustentable? ¿Qué queremos? Necesitamos definir y planear el futuro vocacional del Valle, y no dejar que se impongan intereses; eso es compromiso de todos”, comentó el Dr. Alejandro Cabello.

Relacionando el tema del cambio climático con la comprensión social del tema, el Dr. Edgar Pavía expresó que “la evidencia sobre el aumento de las temperaturas, ondas de calor e incertidumbre sobre disponibilidad de agua es sólida. Tenemos tiempo para actuar, pero debemos hacer conciencia ciudadana de la realidad ambiental ya”.

Por su parte el Dr. Rogelio Vázquez comentó que “para todos los sectores se acercan condiciones adversas. Desde hace tiempo el Valle se convirtió en centro de actividades no agrícolas, proyectos de vivienda y otros tipos de turismo, ello genera presión en la región. Es por eso que a la parte socioeconómica y política le corresponde hacer ordenamientos para minimizar el impacto, tomando en consideración las limitaciones de escasez, pero también los avances tecnológicos como las desaladoras”

“Hay riesgo de que en próximos años la producción se vea afectada si no se recargan los acuíferos, por lo que la visión de crecimiento de la zona tiene que reconocer los límites de la región. Hay autoridades a las que les competen esas tareas, como la CONAGUA y el Comité Técnico de Agua Subterránea, a ellos les compete la administración del agua, que está regulada por Ley de Aguas Nacionales. Promover este tipo de espacios de participación también es indispensable.

A su vez, la Dra. Rufina Hernández expresó que necesario adaptarse a los cambios venideros, ya sea reduciendo la cosecha, cambiando el sistema de poda o los sistemas de riego: “El vino de Baja California es bueno por las condiciones mediterráneas, ¿qué tanto va a impactar la fluctuación ambiental? Eso es lo que tenemos que investigar”, concluyó.

El foro finalizó con la participación de un ciudadano, quien expresó sus inquietudes respecto al tema con el agua y otros problemas del Valle y delegaciones aledañas: “Es urgente realizar un plan maestro de lo que puede dar el Valle, sino pasará que se vendrán inversiones sin control y se acabará con la industria; actualmente hay una anarquía de negocios que proliferan sin ninguna planeación ni regulación. Grandes inversiones están fumigando descontroladamente el campo, cosa que ya acabó con la producción de miel en el valle: hace falta autoridad. También está el tema de la escasez del agua, que en Francisco Zarco es un problema olvidado, desatendido por las autoridades”.


Comparte en redes sociales