MUSA VERDE: Res pública

Comparte en redes sociales

Res pública, asuntos que conciernen a lo público y que nos conciernen. No sólo nos interesan, sino que también nos afectan y podemos afectarlos. Dejar lo público sólo a los representantes electos sería ideal si estos representantes pudieran reflejar las necesidades y deseos de todos.

Horacio de la Cueva / 4 Vientos

Nuestros representantes son todos aquellos que han obtenido un cargo público por elección popular, incluye al Presidente de la República, los gobernadores de los Estados los senadores y diputados federales y sus contrapartes estatales, así como todos los presidentes municipales y sus concejales. Esta definición de representantes no excluye a aquellos designados por ellos para llevar a cabo diferentes responsabilidades.

En una democracia representativa es imposible representar a todos los intereses diferentes que bien pueden ser complementarios u opuestos. Es de esperarse que el representante refleje a la mayoría que votó por él, aunque pudiera estar allí por intereses propios o representando y defendiendo intereses especiales. Un ejemplo es la telebancada defendiendo y promoviendo los intereses de Televisa y TV Azteca.

En un mundo ideal, las diferencias de intereses se discuten a través de los representantes y las leyes reflejan el sentir y bienestar de la mayoría, sin desproteger los derechos de minorías menos privilegiadas. Al contrario, la Ley General de Biodiversidad, en discusión en la Cámara de Diputados, es un ejemplo claro de la supremacía de los intereses creados sobre la mayoría, las minorías desprotegidas y la biodiversidad.

Infoimagen: Portal Sin Embargo

Existe poco interés entre los legisladores por entender el papel que debe jugar la biodiversidad en México como motor de la economía y la necesidad de mantenerla para un desarrollo sustentable del país. Poco podemos esperar que hagan ellos por proteger nuestro capital natural. Necesitaremos un esfuerzo sobrehumano para lograr que la Cámara de Diputados eche atrás la Ley General de Biodiversidad.

Esta falta de interés por el bien público de parte de nuestros representantes debe ser superada. Debemos exigir mayor rendición de cuentas de su parte hacia su responsabilidad de mantener y aumentar el bien público. No sólo el uso transparente de los recursos financieros que deben ser usados siempre con el fin de apoyar el bien público sin dispendios onerosos, gastos superfluos, ganancias excesivas, cochupos o negocios turbios. También les corresponde a los representantes promover el uso sustentable y justo de los bienes que provee la biodiversidad y la conservación de los mismos, sin que sus dueños o usuarios sobre exploten o extingan el recurso.

Como ciudadanos es nuestra responsabilidad exigir el uso sustentable de los recursos. La riqueza provista por la biodiversidad debe poder ser aprovechada de forma igual por las generaciones subsecuentes.

Las medios masivos y redes sociales son formas al alcance de todos para demandar el mal uso de la biodiversidad y exigir se persiga y castigue a los culpables. Más importante aún deben ser los medios por los que se dé una discusión pública, abierta y respetuosa para el mejor uso sustentable de la biodiversidad.

El uso sustentable de la biodiversidad no es unívoco. En un bosque pudieran darse el uso de recursos maderables o, alternativamente, los no maderables. Los usos pudieran ser mutuamente exclusivos ya que ambos modifican de formas diferentes el paisaje y requieren manejos y tiempos de recuperación diferentes beneficiando a diferentes segmentos de una comunidad.

Sólo un diálogo honesto, abierto, completo y propiamente mediado puede resultar en la evaluación que dé a la comunidad sus mejores opciones. El uso sustentable y el futuro de la comunidad se vuelven lo que deben ser, una preocupación y una solución pública.

Los componentes de la biodiversidad que se convierten en recursos son bienes finitos que deben ser aprovechados sustentablemente. Debemos discutir públicamente no sólo que recursos deben ser explotados sustentablemente y por quien, sino también en que constituye el uso sustentable, estrictamente por tiempo indefinido, de los mismos, con el mayor número de beneficiados posibles.

Nuestro futuro ante un mundo cambiante, donde la sustentabilidad se ha convertido en un reto cada vez más grande, es demasiado importante como para dejarlo sólo en mano de nuestros representantes. Debe ser res pública.

Además, pido que se encuentre y castigue a los culpables intelectuales y materiales de los asesinatos de Miroslava Breach y Javier Valdéz y el secuestro de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

PARA MÁS DE MUSA VERDE, HAZ CLICK EN LA IMAGEN:

 


Comparte en redes sociales