MUSA VERDE: Rebelión o extinción

Comparte en redes sociales

El grupo experto del Panel Internacional del Cambio Climático ( conocido como IPCC por sus siglas en Inglés) ha determinado que sólo tenemos 11 años para revertir y neutralizar las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero si queremos limitar el calentamiento global a 1.5º C.

Horacio de la Cueva / 4 Vientos

Para la “Generación Z”, posterior a los Milenials, el Cambio Climático es una realidad y una herencia del pasado con la que tendrán que vivir y contender. Saben que no la podrán eliminar con sólo desearlo y elevar oraciones. Saben que se necesitan no sólo leyes y regulaciones, sino que éstas se ejerzan sin excepciones.

Saben también qué se debe cambiar nuestra forma de vida de humanos consumidores irrestrictos. No sólo se debe cambiar la forma de vida de su generación y las siguientes, también, y mucho más importante, la nuestra.

Las nuevas generaciones saben, intuyen que queda poco tiempo para hacer lo necesario para minimizar los impactos del Cambio Climático no sólo en nuestra vida diaria y nuestro confort, también, y con mayor importancia, en todos los ecosistemas del mundo, en los mecanismos planetarios que nos dan sustento.

También están conscientes de que aquellos que hoy tienen los votos a favor, la edad o el grado jerárquico para gobernar o tomar decisiones, no están haciendo lo suficiente y necesario para regular y neutralizar las emisiones de CO2, principal causa del Cambio Climático.

La ambientalista adolescente Breta Thunberg (Foto: BBC Mundo).

El mundo de hoy no es el del siglo XIX al inicio de la Revolución Industrial. No sólo porque desde entonces hemos estado liberando CO2 a la atmósfera quemando combustibles fósiles, también por la destrucción continua de hábitats, ecosistemas y paisajes para cubrir las necesidades de consumo derivadas del capitalismo industrial y de las economías centrales planificadas, ambas destinadas a la acumulación de bienes suntuarios, antes que útiles o sustentables.

Desde entonces -y hasta nuestros días- los países industrializados, agregando a China e India, son los que más contribuyen con la expulsión CO2 a la atmósfera, consecuentemente al Calentamiento Global. Allí cae la mayor responsabilidad, pero también los que somos considerados economías emergentes debemos buscar formas de reducir y neutralizar emisiones y cambiar a fuentes de energía renovables junto con nuestros estilos de vida.

El comportamiento humano hacia el CO2 debe cambiar. La figura predominante en la protesta por el cambio es una adolescente sueca de 16 años, Breta Thunberg.

Breta, quien admite que su condición Asperger la ayuda a mantener su foco, empezó con una protesta personal en la escuela argumentando que era inútil aprender en el mundo que se le legaba nos invita a que actuemos con pánico como si la casa se estuviera incendiando y que empezamos a armar una catedral libre de carbono, sin preocuparnos de que color será el techo.

Breta se desplaza en tren y visita a los políticos en días de asueto, busca la acción política y el cambio real más que la atención. Sospechó que los políticos buscan la oportunidad del retrato con ella más que la acción política.

Foto: Evening Standard

El movimiento de protesta Extinction Rebellion (foto arriba) bloquea por días puentes o caminos, para presionar a la acción para la disminución del uso de combustibles fósiles. Aunque han logrado la discusión del tema, hay muchas quejas de que su protesta impide el buen funcionamiento de las ciudades en un país que, según sus gobernantes, ha hecho mucho por reducir su huella de carbono.

¿Son las protestas no violentas, cualquiera que sea su forma, la forma de forzar el cambio? ¿Sirven las discusiones de sordos para cambiar al mundo? ¿Los políticos están haciendo lo suficiente? ¿Estamos haciendo lo necesario y suficiente en nuestra vida para disminuir, que no posiblemente eliminar, nuestra huella de carbono? ¿Podemos retrasar el cambio a una economía sin carbono y no traicionar a las generaciones futuras a las que hemos prometido nuestro compromiso al desarrollo sustentable?

Lo que era un consenso político -el Cambio Climático- es hoy un problema mundial que todos debemos resolver. Se polarizó. Polarización creada por las empresas extractoras de petróleo quienes copiaron las estrategias de la industria tabacalera para defender sus intereses.

¿Por qué tolerar a quienes niegan el Cambio Climático?

Además, pido que se encuentre y castigue a los culpables intelectuales y materiales de los asesinatos de Miroslava Breach y Javier Valdéz, y el secuestro de los 43 normalistas de Ayotzinapa. ¡Viva la Comisión de la Verdad! Dejemos a Constellation sin agua.


Comparte en redes sociales