MUSA VERDE: Los caminos de la conservación

Comparte en redes sociales

 

 

“Quiero que sigas por tu camino equivocado”.

D Shostakovich a Sofía Gubaidulina.

 

Fui invitado por “En Sincronía”, en la Universidad Xochicalco en Ensenada, a una mesa redonda el viernes 22 de abril, el Día de la Tierra, donde se tocó el tema de conservación.  Repito en Musa Verde mis respuestas.

 

Nuestro maravilloso hogar (Youtube).

 

Horacio de la Cueva* / Edición de 4 Vientos

Foto destacada: Los caminos hacia la conservación de nuestro planeta (iStock).

 

– En estos años de pandemia, ¿hubo retrocesos en los esfuerzos de conservación, o debido a la falta de actividad humana hubo hitos que ocurrieron por si solos?

En sentido estricto la pandemia es resultado de que la conservación es de menor prioridad que el desarrollo económico.

La mejor explicación, la más sencilla, es que el virus SARS-Cov-2 llega a los humanos a través de un pangolín (especie comercializada ilegalmente en China por supuestas propiedades medicinales de sus escalas) al ser transmitido a este  por un murciélago. Sabemos que los murciélagos son portadores sanos de coronavirus. En el mercado de comida fresca de Wuhan empieza la transmisión de un virus con las características que lo hace exitoso en el mundo hiperconectado del siglo XXI.

El uso de especies silvestres para alimento es común en tribus cazadoras recolectoras y cada vez más por poblaciones campesinas o sin tierras, marginadas, con poco acceso a los mercados y forzados de alimentarse de especies silvestres obtenidas de ecosistemas alterados por deforestación para uso agrícola, ganadero, o minero, o de grandes obras de infraestructura.

Si la conservación es la no intervención o presencia humana, entonces la actual pandemia ayudó a la conservación en lugares aislados. Si por conservación entendemos procesos de restauración, delimitación, cultivo, propagación, educación o comunicación presencial, la actual pandemia está retrasando las tareas de conservación.

Los procesos naturales de regeneración, crecimiento y extinción siguieron por ellos mismos. Dudo que la tala ilegal, el cultivo ilegal de marihuana o amapola haya parado o disminuido, así que la modificación de paisajes por uso de suelo y agricultura intensiva continuaron.

La pesca ilegal de Totoaba, curvina, camarón y otras especies en el Golfo de California no disminuyeron. No parece que el comercio ilegal de especies haya disminuido. Las fuerzas de mercado que impulsan a estas industrias transnacionales no siguen las leyes, mucho menos reglas generales de salud o sustentabilidad.

En el rubro de comunicar y concientizar a la población sobre temas de conservación, ¿qué retos son vigentes actualmente?

Los de siempre. La conservación es uno de muchos mensajes y estilos de vida con que nos inundan día con día. La conservación no tiene el presupuesto u otros recursos que tienen los comercios, las industrias, los gobiernos y muchos influencers. Tampoco es considerado aceptable crear y vivir de modo sustentable.

Debemos aprovechar las crisis para enfatizar las soluciones sustentables. ¿Crisis? Escasez de agua, recolección de basura, sequías. Las vivimos pero no estamos preparados para darles la dimensión a largo plazo que requerimos para solucionarlas.

 

Medio ambiente (Blogspot.com).

 

¿Qué esfuerzos realizados en su rubro de acción, tienen interesección directa con otro? (ej. conservación en zonas pelagicas y humedales).

Es casi imposible hacer conservación significativa sin tener incidencia en el tiempo o el espacio. Sin caer en la simpleza de que todo está conectado, debemos tomar en cuenta conexiones importantes.

El contraejemplo de conservación con pocas implicaciones ecológicas es la reintroducción del Cóndor de California a la Sierra San Pedro Mártir.  No hay evidencia de que algo haya cambiado desde su regreso. Tampoco hemos hecho esfuerzos por buscar cambios en las poblaciones de carroñeros.

La protección de aves o ballenas migratorias requiere de la protección de sus sitios de alimentación, reproducción y tránsito. Para proteger a los rálidos (familia de aves gruiformes que incluye numerosas especies de pequeño y mediano tamaño, conocidas como fochas, gallinetas, polluelas, rascones o calamones) de Punta Banda y Bahía San Quintín necesitamos entender qué pasa desde la columna de agua, los suelos de la marisma y los derrames de fertilizantes e insecticidas y depredadores de la parte terrestre de la costa.

La Vaquita marina se extinguirá si no se acaba el mercado negro de la vejiga natatoria (buche) de la totoaba en China, y si no se crean alternativas económicas reales, legales y sustentables para las comunidades pesqueras del alto Golfo de California.

Actualmente, ¿qué retos tienen mayor prioridad en su rubro?

El reto es no perder la cabeza ante tantas amenazas, reales y espurias, a la conservación del mundo como lo conocemos, no como creemos que es o que fue. El reto es crear el mundo que debería ser, escogiendo objetivos asequibles y demostrables que nos permitan demostrar que podemos conservar y que debemos seguir conservando.

Mi reto es convencerte no sólo de qué hay que salvar a la Vaquita marina, al Cóndor de California, a la Codorniz mascarita, a la Ballena gris, el Borrego cimarrón o al Lobo fino de Guadalupe. También tenemos que saber no sólo cuantos queremos sino cuantos caben en el hábitat disponible para cada uno de ellos —hoy y en el futuro.

 

Encuentro con un Cóndor de California en la Sierra de San Pedro Mártir (Foto: BajaNomad).

 

– En divulgación y comunicación medioambiental, ¿la narrativa regional ha tenido que cambiar con el tiempo?

La narrativa de la comunicación medioambiental, regional o global debe cambiar con el tiempo. A medida que tenemos nuevas formas de concebir y estudiar el ambiente y de que surgen nuevos problemas, o identificamos algunos que no sabíamos que estaban allí necesitamos nuevas formas de expresión.

De la misma manera surgen nuevas soluciones y perspectivas que debemos dar a conocer para poder crear un consenso de la comunidad y el mundo que queremos.

– ¿Los retos regionales tienen análogos en otras partes del mundo?

Vivimos en una región de clima mediterráneo. Veranos secos e inviernos húmedos, al contrario de la mayoría del clima nacional. Estos climas se dan en la conjunción de corrientes marinas frías (la de California, en nuestro caso) y un desierto.

Compartimos problemas de conservación no sólo con el sur de California. También el Mediterráneo europeo y africano, Sudáfrica, Australia y Chile.

El reto principal con casi cualquier otra región es que la conservación es un uso de suelo que compite con todos los otros usos de suelo que se nos puedan ocurrir.

– De forma personal, ¿Qué metas tiene usted en su rubro?

Me voy a saltar lo rojo de mi rubro, las metas tiene que planteo van  más allá de lo personal y la conservación. La conservación no se hace en un vacío social, económico o político.

El futuro que me gustaría ver y que nos puede ayudar a pensar global y actuar local, es un futuro ciudadanizado.

Me gustaría ver y ayudar a construir un municipio ciudadanizado, donde votemos por presidentes municipales, concejales y delegados cuidadanos comprometidos con sus pares y no con algún partido. Es un primer paso fuera de casa para tomar el control de una vida sustentable.

 

La entrega de la naturaleza a las nuevas generaciones humanas. ¿La salvarán? (Imagen de Shutterstock.com).

 

¿Qué retos pueden esperar los conservacionistas en formación, y cómo pueden afrontarlos?¿es necesaria la ciencia en la conservación?

El reto principal de cualquier persona que quiera dedicarse o se dedique a la conservación es poder mantener el optimismo de que es posible que el mundo siga funcionando como lo conocemos, o, mejor, como aspiramos que sea, pese al impacto que las actividades humanas han tenido en los últimos 150 años, un instante en una historia de 4,500 millones de años.

Supongamos qué sólo hay tres formas de entender al mundo. La primera es la del status quo, con grandes concentraciones de capital y toma de decisiones se opone a cambios que le resten poder y ganancias. Tiene muchos aliados, incluyéndonos,  o vivimos fuera de la sociedad incluso cuando vivimos en la alteridad.

La segunda es suponer que todo tiempo pasado fue mejor y que las “culturas ancestrales” tienen los conceptos y soluciones necesarias para resolver los problemas del siglo XXI.  Estas suposiciones nos llevan a una distopía.

La tercera es confiar en que la ciencia, con su capacidad de autocorrecciön, es la mejor forma que hemos inventado para solucionar los problemas que hemos creado. La racionalidad de la ciencia no es ética o humanista, nos vemos obligados a humanizarla.

Es de moda ideológica útil, escuchar y comprender el conocimiento local para solucionar problemas locales. Lo local no es global.

Regresando a los retos, la conservación acaba siendo un reto personal donde la creatividad y la disciplina que dan la ciencia, la autocrítica, la crítica constructiva y el escuchar otros puntos de vista son las herramientas que tenemos para moldear el mundo sustentable que queremos.

 

* Es Doctor en Filosofía (Zoología) por la University of British Columbia, Canadá. Investigador titular del Departamento de Biología de la Conservación en el CICESE. Especialista en Biomecánica, Conservación de especies y ecosistemas. Es coordinador del programa de Maestría en Administración Integral del Ambiente por parte del CICESE y el COLEF. Esta y otras Musas Verdes se pueden encontrar en https://horaciodelacueva.blogspot.com/ donde, al igual que aquí en 4 Vientos, aprecio sus comentarios.

Ensenada, B.C., México, lunes 16 de mayo del 2022.

 


Comparte en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *