MUSA VERDE: El carbono y su huella de contaminación, explotación laboral y accidentes aberrantes

Comparte en redes sociales

 

 

He dilatado la publicación de Musa Verde por dos razones de igual peso: la carga de trabajo y el tratar de escribir dos contribuciones al mismo tiempo (que cambian con noticias y lecturas). Dos temas vinculados por el cambio climático con conexiones e intercambios que apenas podré esbozar aquí: el agua y el carbón. No se cierran ciclos, sólo abro oportunidades de reflexión y acción.

 

Horacio de la Cueva* / Edición de 4 Vientos

Foto destacada: El colectivo “Pasta de Conchos” advirtió que la mina de Sabinas laboraba con irregularidades estructurales (Foto: Antonio Ojeda / Reuters).

 

La nueva pero repetida tragedia de mineros de carbono nos acosa. Aunque la noticia ha pasado a segundo plano—o más al fondo de periódicos, blogs y noticieros-, la inundación del pozo de extracción de carbón en El Gabinete, Sabinas, Coahuila, sigue siendo causa de dolor no sólo para las familias que perdieron a sus seres queridos, nos debe doler a todos, pero no debe abrumarnos.

Ahora, las familias (también nosotros) deben esperar un tiempo que se me antoja infinito para recuperar esos cuerpos. La forma de rescate, el hacer una mina de carbón abierta, sólo demuestra surrealismo e indiferencia.

Este derrumbe y rescate nos deben hacer recordar el derrumbe de Pasta de Conchos, propiedad de Minera México, donde hay dolientes que siguen esperando los cuerpos de sus seres queridos.

También debe dolernos a todos el que nos aprovechemos de esta forma del trabajo que se convierte en pingüe negocio de venta de carbono como combustible para las plantas generadoras de energía de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), altamente contaminantes y productoras de CO2 (dióxido de carbono), gas estelar en el cambio climático.

Debemos preguntar a la cabeza de la CFE -Manuel Bartlett, exgobernador priista de Puebla y a quién se le cayó el sistema en la elección de Salinas de Gortari-, ¿por qué seguimos contribuyendo al cambio climático global generando energía a partir de carbón, combustóleo o gas natural?

¿Por qué la planta de la CFE en Rosarito y muchas otras no se han cerrado, dado que los empleos los podemos transformar y dignificar?

 

Entrada a una de las múltiples minas de carbón en Coahuila (Foto: vanguardia.mx).

 

¿Por qué no buscamos alternativas de generación de energía que salvan a los desposeídos de estragos climáticos como huracanes, incendios, sequías e inundaciones?

¿Por qué no usamos el sol, el viento, la energía del océano y la geotermia para generar energía sustentable? Todas ellas son abundantes en la península de Baja California y el resto del país. Todas ellas pueden ser impulsadas por el trabajo científico y tecnológico que ya se hace en México.

Nosotros llegamos a casa o al trabajo conectando la energía eléctrica, evitando pensar o actuar sobre su relación con la explotación de los mineros y la generación de gases de efecto invernadero.

Es momento no sólo de reflexionar sobre nuestra forma de vida, sino también de buscar alternativas que reduzcan nuestra huella de carbono y nuestra parte en la explotación laboral.

Ya lo he discutido aquí. Debemos pujar por generación de energía descentralizada. En Baja California la energía solar y eólica tienen futuro, los equipos bajan de precio y su instalación y mantenimiento generan empleos locales.

El accidente y las muertes de los mineros eran evitables, pero las ganancias de unos pocos se imponen sobre la vida saludable y digna de otros.

 

Ilustración del portal periodístico Infobae que presenta la zona inundada de la mina El Gabinete y en donde se supone estarían los 10 mineros atrapados por la inundación.

 

La transición a energías renovables debe ir acompañada de mejores condiciones laborales y de vida para todos o no evitará los conflictos sociales que se avecinan por la desigualdad de acceso a recursos y calidad de vida que cada día se polarizan más.

No es casualidad que, bajo la inflación mundial acelerada, las grandes compañías privadas o gubernamentales de energía fósil maximizan sus ganancias a expensa de los consumidores más desposeídos.

Puede haber mineros sin dueño de minas, pero no dueños de minas sin mineros. No es sueño.

El agua y el carbono fueron los instrumentos de la tragedia de El Gabinete. La causa de la tragedia es la economía basada en la quema de combustibles fósiles y la ambición económica y política de unos cuantos a la expensa de todos.

El pozo se inundó atrapando y enterrando vivos a los mineros. La esperanza de rescatarlos se desvaneció rápidamente ante la ineptitud, inexperiencia o indiferencia de dueños y autoridades. Es una tragedia que no se debe repetir.

No sólo se necesita mejorar las condiciones de vida y seguridad de los mineros. También y, sobre todo, debemos abandonar la economía de combustibles fósiles por formas de vida sustentable.

 

* Es Doctor en Filosofía (Zoología) por la University of British Columbia, Canadá. Investigador titular del Departamento de Biología de la Conservación en el CICESE. Especialista en Biomecánica, Conservación de especies y ecosistemas. Es coordinador del programa de Maestría en Administración Integral del Ambiente por parte del CICESE y el COLEF. Esta y otras Musas Verdes se pueden encontrar en https://horaciodelacueva.blogspot.com/ donde, al igual que aquí en 4 Vientos. Aprecio sus comentarios.

Ensenada, B.C., México, jueves 15 de septiembre del 2022.

 


Comparte en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.