MUSA VERDE; Antropocénica de la migración

La migración humana, aunque constante a través de la historia, se ha convertido en noticia permanente. La mayoría de las veces es notica por estar ligada a las muertes innecesarias e impactantes de los migrantes, unas pocas por tratar a fondo el asunto de la causa de la migración, los cambios legislativos para reprimirla y las menos para prevenirla.

Horacio de la Cueva / 4 Vientos / Foto principal: Internet.

Es una realidad del siglo XXI que nos acompañará hasta que haya igualdad de oportunidades para una vida digna y sustentable en cualquier lugar del mundo. Condición imposible dado el sistema económico actual que promueva la distribución inequitativa de recursos naturales y económicos.

Podemos solucionar la migración invirtiendo en países y regiones deprimidas económicamente y además pagar precios justos a productores minimizando la ganancia económica de los intermediarios y disminuyendo la industria militar.

Ya en una columna anterior hablé de las ventajas evolutivas de la panmixia humana. La panmixia es la situación ideal en la cual todos los organismos de una especie tienen la misma posibilidad de reproducirse con cualquier miembro del sexo opuesto, para una mezcla más grande de genes.

Se necesita ser palurdo para no entender que en la migración humana es parte de nuestra naturaleza. Tenemos la capacidad de levantarnos y movernos si no hay suficientes recursos para sobrevivir. Aunque la mayoría de la humanidad es sedentaria, todos tenemos antecesores nómadas. ¿De qué otra forma se pobló el mundo?

La epopeya de un gran migrante: Sapiens (Facebook)

Tanto los países o regiones de origen han cambiado como también lo han hecho los países y regiones de destino. La llegada a América desde Asia fue persiguiendo a los grandes mamíferos como alimento. La llegada de la civilización occidental a América fue el resultado desigualdad social y persecución religiosa en Europa. Las civilizaciones y pueblos nativos fueron diezmados y marginados a tierras que los recién llegados consideraron inútiles.

En el siglo XIX la hambruna en Irlanda por la plaga fungal a sus papas, el alimento más barato, forzó la migración de este pueblo a los Estados Unido; su catolicismo no fue bienvenido.

Durante la Guerra Civil española miles de migrantes republicanos llegaron a México y enriquecieron la cultura.

Durante y después de la Segunda Guerra Mundial el flujo migratorio a este continente. El final de la guerra de Vietnam llevó a muchos vietnamitas otra vez a los Estados Unidos. Las guerras civiles, golpes de estado, escuadrones de la muerte y desapariciones en Centro y Sudamérica llevaron a millones de ciudadanos a emigrar a todo el mundo.

Las migraciones actuales son desde antiguas colonias, países conquistados y saqueados por Europa y los Estados Unidos. No son la respuesta inmediata a una crisis inminente. Son la consecuencia del saqueo constante de riquezas locales, la desigualdad creciente entre “centro y periferia” y de las cada vez más lejanas oportunidades de cerrar la brecha.

La migración centroamericana, incontenible (Internet).

La colonización y la explotación de recursos que la acompañan han creado pobreza, desigualdad, contaminación y degradación ambiental. Los territorios y pueblos conquistados no han sido partícipes de los beneficios y concentración de capital que los colonizadores han logrado. Los migrantes que llegan lograr a los países colonizadores llegan a la periferia a condiciones poco mejores de las que crearon, no llegan a cobrar los beneficios que les corresponden.

El cambio climático, nueva causa de migración, se debe resolver principalmente en su fuente más importante: el centro. Sin duda la periferia quien está y seguirá sufriendo las mayores consecuencias, de este tema escribiré en otra ocasión.

No podemos negar el derecho a una mejor vida de todos en todo el mundo incluyendo un ambiente limpio y el uso sustentable y autónomo de los recursos. La solución no es llevar más recursos, incluyendo humanos, de la periferia al centro. La justicia, la riqueza, la oportunidad y la igualdad no se reparten concentrándolas.

El esfuerzo necesario de los colonizadores para regresar la riqueza y las oportunidades no soluciona la desigualdad o borra la explotación. Es el paso necesario para transitar hacia un mundo sustentable donde el poder de decisión esté ampliamente distribuido.

Además, pido que se encuentre y castigue a los culpables intelectuales y materiales de los asesinatos de Miroslava Breach y Javier Valdéz y el secuestro de los 43 normalistas de Ayotzinapa. ¡Viva la Comisión de la Verdad! Que beba Mexicali, dejemos a Constellation sin agua.

Comparte en redes sociales