MUSA VERDE: 2017, año del cangrejo

Comparte en redes sociales

Un paso pa’delante 200 para atrás, dice la canción satírica de Guillermo Prieto Los Cangrejos, aprovechando la forma particular que tienen los cangrejos para caminar. Canción prohibida por los conservadores antijuaristas.

Horacio de la Cueva* / A los 4 Vientos

Canción que describe el progreso lento o los pasos hacia atrás en el camino de la igualdad de nuestros gobiernos más retrógrados. En este año que acaba las noticias sobre ecología y conservación nos dejan con el sabor de que en México y el mundo retrocedimos bastante más de lo que avanzamos y que el camino es cuesta arriba.

La bravuconada de Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, de abandonar el Tratado de París enfatiza que sus prioridades se atrincheran con las grandes industrias petroleras, norteamericanas por supuesto. También lo colocan en conceptos de desarrollo social e industrial entre el siglo XIX y el fordismo. Su abandono también apunta a la cerrazón a los problemas que ese país genera y comparte con el resto del mundo. Le están dando la oportunidad a cualquier otro país que desarrolle energías alternas sin la competencia de los Estados Unidos.

Alaska, el estado más grande de los Estados Unidos y uno con las áreas de conservación más grande ha sido abierto a la exploración petrolera. En vez de desarrollar energías alternativas, el mundo de Trump no ha cambiado ni cambiará y la industria petrolera será la vanguardia seguida de la minería de carbono, de la nueva industralización que prometió a sus simpatizantes.

La reducción del tamaño de un par de monumentos nacionales en Utah abre la puerta a la minería más que a los locales para aprovechar comercialmente el área. Queda la esperanza de que varios estados, entre ellos California, se han suscrito al Tratado de París y reducirán su emisión de gases de carbono a pesar de la indiferencia, si no oposición, del gobierno federal de los Estados Unidos.

El actual administrador de la Agencia de Protección al Ambiente, Scott Pruitt, ha indicado que no se debe usar el término de cambio climático en los documentos de la Agencia, también ha retirado de la página de internet mucha de la información relevante al tema, la negación no cambia los hechos.

Imagen: Internet

En México también hicimos bastante mal las cosas. De dientes para afuera buscamos la reducción de las emisiones de carbono y el desarrollo de energías alternativas. Estas últimas no tienen el financiamiento necesario para su desarrollo independiente. El gobierno aún hace cuentas alegres con las reservas supuestas y probadas de petróleo con la esperanza de que el precio mundial del petróleo no se desplome más allá de la estimación gubernamental del precio. Ingresos vanamente incorporados al presupuesto.

La amenaza más grande para la biodiversidad mexicana se dio en los dos episodios de la Ley General de Biodiversidad primero propuesta por Ninfa Salinas del Partido Verde. Era una fórmula para que la industria privada, principalmente extranjera pudiera explotar incólume la riqueza biológica, genética y de paisaje de México. Un atentado a la Biodiversidad mexicana. La nueva propuesta mejora en algunos aspectos, pero lo que no mejora lo hace más difícil. Muchas de las propuestas de la Ley serán ahora publicadas como normas y reglamentos. Más lejos de la crítica democrática, prometiendo crear una maraña de amparos por parte de los afectados directamente. Resultado final: PVEM 2, Biodiversidad mexicana 0.

En Baja California la caza del Borrego Cimarrón sigue prohibida, en el argot de la negación la taza de aprovechamiento es cero. Esta prohibición devalúa al borrego, lo hace susceptible a la caza furtiva que deja menos ingresos y no permite los estudios periódicos necesarios para conocer el status de su población. La evidencia indica que el único estado donde no crece la población del Borrego Cimarrón es donde está prohibida su cacería.

Cerramos el año y este artículo con el conflicto creado entre la Vaquita y los pescadores del alto golfo de California. La falta de acciones de conservación realistas y la diversificación nula de las fuentes de ingresos entre las familias de pescadores han llevado a la Vaquita al borde de la extinción y a los pescadores a la pesca ilegal de Totoaba, contrabandeada al mercado oriental. Es tal vez ya demasiado tarde para la Vaquita, pero los pescadores seguirán allí. ¿Quién tomara el reto?

Además pido que se encuentre y castigue a los culpables intelectuales y materiales de los asesinatos de Miroslava Breach y Javier Valdéz y el secuestro de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

* Investigador titular del Departamento de Biología de la Conservación de la División de Biología Experimental y Aplicada del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE). Directivo del grupo civil ambientalista Terra Peninsular, de Baja California. Correo electrónico: cohevolution@gmail.com cuevas@cicese.mx


Comparte en redes sociales