Los atracos de Graco

Comparte en redes sociales

Agobiado por el smog, la politiquería de lidercillos y del tedio que impone la Ciudad de México gobernada por el inepto Miguel Ángel Mancera, me fui  a dar una vuelta por el Estado de Morelos en busca de otros aires. Lo que encontré fue el abandono, los latrocinios y la inseguridad que Graco Ramírez ha infligido al Estado, ahora el más inseguro y violento de todo el país.

Jesús Sosa Castro / A los 4 Vientos

Ya andando en esas seguí la ruta del sur oriente donde el sismo del 19 de septiembre último se cebó en contra de los pobres. Graco, un chucho de abolengo, le ha dado el golpe de gracia a este pueblo heroico sin la más mínima mesura política.

Como quien no quiere la cosa, Graco Ramírez  puso a su esposa y a su hijastro a llenar las bodegas del DIF con los apoyos que el pueblo y el mundo donaron a los damnificados por el sismo y que ahora, con “buen tino” este engendro de la política quiere poner esos recursos al servicio de su entenado  que aspira a ser gobernador.

Ya estando en Jojutla me llamó la atención el caminar sonambólico de un montón de niños, que en su rostro se juntaban las lágrimas, la mugre y la orfandad. Me paré a la orilla de la calle y procuré acercarme a ellos sin generar actitudes que inhibieran la pequeñez emocional de estos niños tan solos y olvidados  por la sociedad y por los funcionarios públicos, cada vez más entretenidos en buscar las formas de legalizar sus fortunas amasadas con nuestros impuestos. Una vez que los chiquillos entraron en confianza conmigo pude observarlos y vi que de sus caras se desprendían sin mayor esfuerzo las lágrimas de esos ojos infantiles tan llenos de miedo y horror que la sociedad los ha obligado a vivir.

Graco Ramírez y su esposa en foto de recuadro superior, imagen principal las despensas en apoyo a damnificados del sismo que no han sido entregadas. Foto: SinEmbargo/internet

A medida que la plática se iba haciendo larga y profunda, las lágrimas de  una pequeña se escurrían rostro abajo sin que nadie las pudiera detener. De momento pensé que María estaba utilizando esos recursos a los que muchos niños recurren cuando un apuro se ha convertido en una simulación para sacarle ventaja a una manera obligada de existir. Pero ¿y las lágrimas? Estas no eran fingidas, brotaban de manera real, se veía que la niña sufría, que en su alma ya no había espacio para sosegar su angustia, su soledad y su dolor. ¡A esas alturas la niña me había roto el corazón! ¿Quiénes son tus padres, dónde vives? Pregunté estúpidamente, como si una niña en estas condiciones pudiera tener las respuestas que yo andaba buscado. Mis padres murieron en el temblor de septiembre y lo que era nuestra casa, se calló. Mi hermano y yo vivimos en  esos escombros. ¡Lo decía como retorciéndose como si le diera vergüenza compartir sus sentimientos con un desconocido.

Se me encogió el corazón ante tamaña desgracia y ante la enorme suma de todas las dignidades que no encuentran la ruta de cómo hacerle llegar a Graco todas las mentadas de madre que se ha ganado a pulso en estos seis meses de latrocinios y desgobierno. Miré a mi alrededor con el deseo de encontrar a alguien más que me pudiera explicar la angustia y las razones para no atender a estas criaturas ¡Pero no! Nadie se paraba siquiera por curiosidad

Me quedé patidifuso sin saber qué podía hacer. Nunca como en este día observé con tanta nitidez el surgimiento de este viejo fenómeno social. Según estudio hecho por http://institutopermacultura.wordpress.com/ en el país hay diez millones de niños y jóvenes menores de dieciocho años trabajando y viviendo de la calle. La inmensa mayoría ha perdido su identidad, ha sido expulsada de su familia, y de su entorno cultural. Son niños golpeados, abandonados por sus padres. Esto y la falta de futuro, es lo que conduce a la marginalidad y la violencia.

Por eso resulta intolerable la insensibilidad de los gobiernos, el abandono en que tienen a los pobres y la méndiga conducta de los políticos rastreros y corruptos como Graco Ramírez, Peña Nieto y un  universo de gobernadores y funcionarios públicos, todos, incapaces de resolver estos problemas.

Foto especial publicada por el portal SinEmbargo.

¿No se han dado cuenta estos señores de lo que está ocurriendo en los hogares de los asalariados y en las urbes de México? ¿Han visto por casualidad lo que pasa en el campo, en los pueblos y en las carreteras nacionales? ¿Han tratado los señores del poder, de explicarse el por qué en cada pueblo, ciudad o calle crece el ejército de niños, jóvenes y adultos que viven de la mendicidad? ¿Se están dando cuenta del hartazgo que sus políticas están produciendo en las entrañas del pueblo? ¡Yo creo que no! Por eso siguen siendo tan estúpidos estos hijos de puta.

Imagen de portada: Protesta contra el gobernador de Morelos, Graco Ramírez. Foto: Margarito Pérez/ Proceso.

Si deseas leer más de JESÚS SOSA CASTRO, haz click en la imagen:


Comparte en redes sociales