Los 2 incendios forestales en Sierra de Juárez, BC, no existieron para la CONAFOR

Para el Centro Nacional del Manejo del Fuego dependiente de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), el par de incendios forestales que en la semana del 15 al 20 de julio consumieron más de tres mil 100 hectáreas en el Valle de los Pinos y Loma Tova, en la Sierra de Juárez, no existieron.

Javier Cruz Aguirre / 4 Vientos / Foto principal: Facebook

Ensenada, B.C., a 29 de julio 2019.- Y si acaso uno de ellos existió, consumió únicamente 84 hectáreas de pastizales en la región serrana de Baja California, por lo que el gobierno federal tampoco reconoce la pérdida de al menos 110 hectáreas de árboles adultos en una zona de reserva de pino piñonero, especie bajo categoría de riesgo según el Programa de Ordenamiento Ecológico del Estado.

La insólita desinformación está contenida en el último reporte semanal del Programa Nacional de Prevención de Incendios Forestales que la Conafor, oficina de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), hizo público este día en el informe digital que abarca el periodo del 1 de enero al 25 de julio del 2019.

Sin explicar por qué, el documento omitió los reportes de los siniestros que la Gerencia Estatal de la Comisión Nacional Forestal en Baja California emitió hasta el 18 de julio por la noche, en que reconoció la pérdida de tres mil 120 hectáreas de las cuales dos mil 310 eran de arbustos, 700 de vegetación herbácea (pastos) y 110 de árboles adultos.

Ahí se indicó también por primera vez que eran dos incendios y que ambos iniciaron el lunes 15 de julio por la mañana en la porción de la Sierra de Juárez que se ubica en el municipio de Tecate, una de las 9 regiones prioritarias terrestres para la conservación de la biodiversidad establecidas en Baja California.

Brigadistas preparándose para enfrentar incendios forestales que de acuerdo con la Conafor, no existieron en BC (Cortesía)

Ese último reporte, que contó con el aval de un par de comunicados de la Secretaría de Protección al Ambiente (SPA) del gobierno estatal, indicó que 78 brigadistas de diversas dependencias combatían los incendios y que estos tenían un 45% de control sobre las llamas.

Pero al día siguiente la Conafor en Baja California y la SPA, informaron que el número de combatientes subió a 126 y que al mediodía uno de los siniestros estaba completamente controlado, en tanto que el segundo tenía el 65% de intervención exitosa.

Después de eso ya no se volvieron a emitir boletines oficiales en la entidad.

El Centro Nacional del Manejo del Fuego hizo mención de lo que ocurría en Baja California en su reporte de la semana del viernes 12 al jueves 18 de julio. Indicó que fue uno, sin ubicar su localización, pero solo consumió 84 hectárea de vegetación herbácea por lo que no pudo haber ocurrido en la Sierra de Juárez.

También reveló que el estado tenía acumulados en el periodo del 1 de enero al 18 de julio, un total de 29 incendios que afectaron a 987 hectáreas, de las cuales 437 fueron pastos y 550 arbustos, sin daños en zonas con árboles adultos.

Los brigadistas en un convivio con la SPA, luego de controlar los incendios que oficialmente no existieron (Cortesía)

Esa cantidad permitía a Baja California ocupar en el sexto lugar nacional con menos incendios en su geografía, y el tercero más bajo en superficie afectada.

Llegó entonces este día. El organismo federal presentó el informe de la semana del viernes 19 al jueves 25 de julio, en donde asentó que se presentaron 5 incendios forestales que afectaron 281 hectáreas, pero únicamente en los estados de Quintana Roo, Coahuila, Tamaulipas y Ciudad de México, por lo que las cifras de Baja California milagrosamente no se movieron.

Sin embargo, parte de la realidad la revelaron en redes sociales algunos brigadistas presentes en los incendios.

Indicaron que en las primeras 12 horas de la conflagración -el 15 de julio-, el fuego arrasó con 350 hectáreas de arbustos y pastos, y que un día después -martes 16-, las llamas devastaron una zona de reserva de pino piñonero, pasando sin problema por encima de las brechas cortafuego construidas por los brigadistas.

El miércoles 17, también por redes sociales, el cuerpo de bomberos de Mexicali, así como familiares y amigos de los combatientes forestales, solicitaron a la población donar agua y alimentos enlatados porque la Conafor no tenía recursos para brindar ese apoyo.

Incendios forestales de BC desaparecidos (internet)

Trascendió en medios de Mexicali que, por el recorte presupuestal que se aplicó este año en la Conafor, la Gerencia Estatal de la dependencia despidió entre junio y los primeros días de julio a 12 trabajadores, entre ellos al responsable del Departamento de Protección y Combate a los Incendios Forestales y a otros empleados con 15 años de antigüedad.

Solamente quedaron cinco empleados de confianza: el suplente legal de la Gerencia, la responsable de la administración, una jefa de programa, la asistente de la gerencia y un combatiente de incendios forestales que apoya en cuestiones administrativas (…) Y en la Promotoría Ensenada solamente quedó el responsable de esa oficina, un jefe de programa y un prestador de servicios profesionales”, informó el diario digital Periodismo Negro.

Pero este día el gobierno de Baja California se encargó de dar un final feliz a una parte de los brigadistas que lucharon en los dos incendios de la Sierra de Juárez.

En una reunión con ellos, el titular de la SPA, Luis Torres Torres, agradeció su disposición “para estar atentos las 24 horas del día en el combate de dichos incendios, que en tres días lograron controlar, pese a la magnitud, gracias a su preparación y profesionalismo.”

Y reconoció a la población del estado que respondió “en forma generosa” al llamado de apoyar con víveres a los brigadistas para que éstos pudieran desarrollar su labor contra los siniestros que, hoy se sabe, de acuerdo con la Conafor a nivel nacional, no existieron.

Comparte en redes sociales