Lo más que ha logrado el PRD es una chiquillada corrupta

Comparte en redes sociales

Leo en la prensa y en las redes sociales que el Partido de la Revolución Democrática está a punto de integrar el  “frente amplio democrático” con el Partido Verde, y con el Panal, es decir con el PRI. Parece que al final de cuentas el PAN se anda culipandeando debido a los desacuerdos internos con varios de sus miembros. El PRD por tanto, cierra filas con parte de la chiquillada, la más corrupta y la más pegada a la chiche del partido oficial.

Jesús Sosa Castro / A los 4 Vientos

Personalmente me apena lo que le pasa al partido en el que milité y al que millones de personas lo consideraron el más respetado, fuerte y representativo de la izquierda mexicana. ¡Lástima Margarito! Hoy esa organización está en manos del peñismo, juega en la cancha del PRI, sirve a los intereses de la derecha. Los “chuchos” y la Barrales son los que le trabajan a ese partido, los que en su tiempo reconocieron como presidente legítimo a Felipe del Sagrado Corazón del niño Jesús Calderón Hinojosa, los que traicionaron a AMLO, los que se las dieron a la derecha. Seis años después firmaron con Peña Nieto el Pacto por México que tiene en la lona el prestigio y la vida de ese partido.

Los personajes que hoy dirigen al PRD son sustancialmente los mismos. La mayoría de ellos ligados al poder y por lo mismo, dispuestos a seguir mamando de los recursos públicos con los cuales, todos ellos se han hecho dueños de departamentos en el extranjero, de terrenos, casas y cuentas bancarias. Por eso quieren seguir pegados al poder, desean seguir disfrutando de estas mieles. Tienen treinta y cinco años acercándose a los autócratas derechistas. Desde entonces su mayor afán ha sido aliarse con el PAN, con el PRI y con la parte fundamentalista de la aristocracia empresarial. Su mayor desviación política consiste en buscar coberturas y asentimientos para que en lugar de que los ciudadanos elijan, la kakistocracia pueda imponer a un candidato a la Presidencia de la República del tipo de Margarita Zavala, de Graco Ramírez o de Miguel Ángel Mancera. ¡Todos, unas “lindísimas” personas!

Este grupo, por rencor a AMLO, y por su oportunismo contumaz, no solo reconocieron a Calderón como “su presidente” sino que desde entonces, sus posiciones políticas han tenido que ver más con la derecha que con la izquierda o con los intereses del pueblo. Por eso chaquetearon y traicionaron a AMLO. Por eso hoy la presidenta nacional del PRD, Alejandra Barrales, dice que “su partido no irá con Morena, aunque Andrés Manuel López Obrador encabece las encuestas” La razón que explica el por qué AMLO rompió con esos “dirigentes” no admite duda alguna y en cambio explica que se haya dedicado a construir otro partido que levantara la bandera que estos oportunistas han entregado a las fuerzas de la derecha.

La verdad es que se equivocaron. Mientras AMLO y MORENA crecen, el PRD chucho se debate en el desprestigio y en el derrumbe total.

Dirigentes perredistas con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera. Foto: internet

 

No es casual que a este grupo, que no partido, lo traigan como pedo en bacinica. Desaprovecharon el momento irrepetible que les dio la coyuntura electoral en el Estado de México para limpiar su imagen pero, fieles a su oportunismo, a su deslealtad con el pueblo y a su apego al poder, ahora la Barrales, voz del PRI en la dirección del Sol Azteca, dice que “aunque en las encuestas AMLO se perfile como favorito entre la ciudadanía, el frente amplio democrático dará la batalla en el próximo proceso electoral” ¡Lógica pura! Evidentemente tratan de estorbar el triunfo de AMLO en el 2018. La Barrales se llena la boca diciendo que Morena ya no es una opción para el Frente y que éste le ganará a López Obrador. No cabe duda, la estupidez también se bota. ¡El PRD entra a su fase terminal!

Cualquiera que sea el resultado de esa alianza probable entre el PAN y el PRD, lo que ha quedado registrado en la historia política contemporánea es el empeño de la derecha ultramundana, de Peña Nieto, del PRI, del PAN y del PRD de atajar el triunfo inevitable de quien se ha conducido, con honestidad, con proyecto de gobierno, con lealtad y con honor a favor de los intereses del pueblo y de la nación. Pronto veremos de qué lado masca la iguana. ¡Al tiempo, señores del chuchinero! 

 

 JESUS CASTRO SOSA*Jesús Sosa Castro. Destacado militante de la izquierda mexicana. Articulista de SDP y colaborador de A los 4 Vientos.


Comparte en redes sociales