Las tropelías de Bonilla

Jaime Bonilla Valdez, con todo lo que ha hecho en el estado de Baja California se ha ganado que se le llame el jefe de la mafia del poder, tiene a su servicio a los diputados disfrazados de Morena, que muy sumisos le aprueban toda iniciativa o dictamen que les hace llegar.

Gerardo Salvador Romero González */ 4 Vientos

Uno de tantos dictámenes aprobados por los diputados disfrazados de Morena, fue el contrato para la generación de energía solar fotovoltaica, por el que se endeudará al estado por más de 270 millones de dólares a más de treinta años.

Emiliano Salinas Occelli, hijo del expresidente Carlos Salinas de Gortari, realizará millonario negocio en Baja California, gracias al gobernador Jaime Bonilla, quien le otorga contrato para construir y operar una planta solar fotovoltaica que suministrará energía eléctrica al Acueducto Río Colorado-Tijuana, durante 30 años.

Este contrato se le otorgó a la empresa Prorsus Capital, cuyo vicepresidente es Emiliano Salinas Occelli, hijo de Salinas de Gortari, Emiliano estuvo involucrado en un escándalo sexual y de trata de personas del sexo femenino con el estadounidense Keith Raniere, hoy preso en estados Unidos por el caso Nxivm.

Haciendo negocios al amparo del pueblo con el hijo del innombrable, el enemigo de AMLO, Bonilla aplica el dicho: “negocios, son negocios”.

Siguen los negocios:

El (des) gobernador Jaime Bonilla contrató a la empresa FISAMEX, para cobrar los adeudos que tienen empresas y negocios con la CESPM, por el que cobra 20% de comisión por adeudo.

A la fecha, de pura comisión dicha empresa ha cobrado más de 200 millones de pesos. Además, el director de la empresa y colaborador de Bonilla, fue captado consumiendo droga, la respuesta del (des) gobernador fue que era una enfermedad que todos pueden tener y le ofreció ayuda en la Secretaría de Salud.

Manuel García, director general de Fisamex. Foto: hiptex.com.mx

Otra más de Bonilla, fue la reforma que le aprobaron los diputados serviles, referente a la eliminación del Consejo de la Judicatura, para que el (des) gobernador proponga la terna para la designación de magistrados del Poder Judicial del Estado. Con eso está invadiendo la autonomía de dicho poder.

Al jefe de la mafia del poder en Baja California, los magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación le han desechado su Ley Bonilla, con la pretendía prolongar su mandato a cinco años, habiendo sido electo para dos; también le rechazaron su decreto para cobrar impuestos a la gasolina y al gas, así como su decreto en el que decidía liberar del pago de cuotas de peaje a la caseta de Playas de Tijuana. Estos dislates le fueron rechazados por la SCJN.

Bonilla ha dicho que no necesita a los medios de comunicación, porque su empresa PSN lo trata bien, claro porque es su empresa y los comunicadores que ahí trabajan son sus empleados y quien no sigue sus reglas es despedido.

Bonilla tiene a sus empleados de PSN cobrando como funcionarios en algunas dependencias del gobierno y por si fuera poco su empresa ha facturado por conceptos de publicidad en diferentes administraciones, desde Xicoténcatl Leyva, hasta con los gobiernos del PAN, así como en su administración.

Por otro lado, Bonilla además se ha inmiscuido en la vida interna de Morena. Cuando fue dirigente estatal, solo tuvo dos reuniones del Comité Ejecutivo, él hacía y deshacía, así como lo quiso hacer el 13 de septiembre cuando convocó a una reunión del Consejo Estatal, utilizando a personajes ajenos a Morena, ofreciendo dinero y empleo en la Secretaría de Educación, en dicha “asamblea”, aparecieron consejeros que ya habían renunciado, consejeros que fueron por lo que les ofrecieron.

Esta “asamblea” fue a todas luces una maquinación de Bonilla para controlar el partido, ante esto el Comité Ejecutivo Nacional nombró al Dr. Ismael Burgueño Ruiz, como delegado en funciones de presidente del comité ejecutivo estatal de Baja California, cuyo nombramiento ya está registrado en el INE, y este domingo pasado fue ratificado, lo cual deja sin efectos a los “dirigentes” que ya tenía nombrados Bonilla.

La ocurrencia más reciente fue la del viernes pasado: envío al Congreso del Estado el dictamen 158, para reformar el artículo 42 de la Ley de Régimen Municipal del Estado de Baja California, esto le quedó chico a la Ley de Herodes. Dicha reforma faculta al (des) gobernador a decidir quién ejercerá las funciones de presidente municipal, cuando el alcalde electo solicita licencia para retirarse del cargo.

Nuevamente los diputados disfrazados de Morena cumplieron el capricho de su jefe, aprobaron una modificación que se votó a favor y sin tener que pasar a los Cabildos. Lo más inaudito es que esta iniciativa se presentó el viernes 13 de noviembre, se aprobó el sábado 14 y ese mismo día se publicó en el periódico oficial del estado. 

Esta reforma aprobada al vapor, invade totalmente la vida pública municipal, viola flagrantemente el artículo 115 de la Carta Magna, considerando la fracción I segundo párrafo, establece: “Si alguno de los miembros dejare de desempeñar su cargo, será sustituido por su suplente, o se procederá según lo disponga la ley”, con esto la figura del suplente fue trastocada por la iniciativa del Ejecutivo estatal, aun cuando se diga que en permisos de menos de un mes, los suplentes se quedarán.

Bonilla con esta acción está pisoteando a un municipio y su derecho a la autonomía. El jefe de la mafia del poder utiliza los instrumentos del estado para generar miedo, persecución fiscal, cobro del agua, hasta posibles detenciones de una manera arbitraria, es un (des)gobernador que sus fobias y odios personales los convierte en política de estado, un personaje que utiliza a mercenarios para enfrentar a los que considera sus enemigos.

Ante esto el presidente municipal de Tijuana, Arturo González Cruz, interpondrá un recurso de inconstitucionalidad ante la SCJN. Así como también otros actores políticos.

Bonilla es prepotente, arrogante, cínico, soberbio, un día sí y otro también ataca a sus enemigos, sean de partidos políticos, empresarios, periodista e incluso a los de Morena.

Este sujeto que se dice gobernador definitivamente no está cuerdo, estamos en un proceso electoral federal y a punto de iniciar el proceso estatal, luego entonces esta reforma que recién se aprobó, fue para que Bonilla siga manipulando a los presidentes municipales de Ensenada, Mexicali y Rosarito. Este sujeto de marras no tiene conocimiento de lo que es la administración pública, es un zafio y el peor gobernador que ha tenido Baja California, cree que está dirigiendo su empresa, ya basta de tanta arbitrariedad, ya basta de tanta impunidad, ya basta de tanta tropelía, Bonilla está haciendo historia en Baja California como el gobernador más mediocre y pusilánime.

*Texto publicado originalmente en la revista semanal Tribuna Comunista, edición 412, fechada el 20 de noviembre de 2020

Comparte en redes sociales