“La profe”: cátedras de crítica y buen humor

Comparte en redes sociales

Una guitarra acústica y una voz que canta sobre tres cochinitos inauguran la cátedra de risas que esta noche inunda la atmósfera del Foro Cultural Libromar. La profe” recorre instalaciones imaginarias “recién expandidas”, rodeando mesas y sillas para llegar a la oficina de la directora (que engordó en las vacaciones) y de paso saludar a “la lupita”, secretaria del mundo escolar que hoy cobra vida ante un foro lleno de espectadores alegres.

Iván Gutiérrez / A los 4 Vientos

Noé Barrios, joven tecatense que desde la adolescencia inició su carrera en la música, es quien esta noche le da vida a la “la profe Carmen”. Inicia el curso escolar. Inspirado por el monólogo “La reina de su casa”, el joven Noé decidió escribir la obra de “La profe” tras 10 años de carrera musical, puesta en escena que ha interpretado en Baja California, la Ciudad de México, Durango, Guadalajara e Hidalgo: “Duré como 10 años dándole a la música, pero siempre me llamaba la atención el drama. La profe nació por una necesidad expresiva, y el tema de la educación me pareció interesante”.

La profe Carmen recibe a sus alumnos (el público), “sus amores”, con palabras de aprecio e interacciones cómicas sobre lo que hicieron los “estudiantes” en las vacaciones. Con diálogos carismáticos “la profe” exhibe las carencias del sistema educativo mexicano en materia de infraestructura, falta de pagos, planes de estudio y estudiantes desnutridos. Conforme transcurre el irreverente monólogo las risas se contagian con las ocurrencias de la docente: “¿Va a venir tu papá a la junta? Ojalá que sí venga porque trae buenos genes este chamaco”.

Chistes improvisados hacen reír a las “cositas bellas” mientras se da el pase de lista de la clase. Con botas oscuras, falda cuadrada, suéter rosado y una extravagante peluca negra con extensiones rojizas, la profe revela a la audiencia que su amor platónico es “el profe Francisco”, quien imparte la materia de deportes.

Los sueños de los infantes, el cariño y la bondad de la profe sintetiza con humor el corazón del profesor mexicano, quien a pesar de las condiciones desfavorables en miles de escuelas mexicanas, da lo mejor de sí todos los días para sacar adelante el futuro de las generaciones más jóvenes.

“Vamos a hacer un ejercicio de literatura”, comenta la profe Carmen, para luego recitar poemas sobre Peña Nieto, la reforma educativa y Pokemon Go. ¡Alerta, hay piojos en el salón! Con guantes, careta y una banda sonora sacada de un drama de acción, la profe se dispone a buscar las “ideas que saltan” de las cabezas de los asistentes, quienes hoy representan a los niños que reciben educación tercermundista.

“No mi amor, los piojitos no son mascotas, ¿quién te dijo? Tu tía, ¿y qué hace tu tía? Sigue vendiendo droga verdad”. El humor al estilo mexicano ayuda a que los problemas sean más llevaderos.

“¿Qué les parece si hablamos de matemáticas? Ah, ahora todos quieren ir al baño. A ver, los niños de los piojos, dicen que más cabezas piensan mejor que una. Bueno ya, silencio. Ustedes ya saben matemáticas, las utilizan cuando los mandan por las tortillas y se chingan el cambio”.

Las lamentaciones de la profe por la falta de querer del profe Francisco, chistes del sindicato de maestros, el conserje que se niega a barrer el salón aunque lleve todo el día haciendo nada, los alumnos que huelen a caca tras jugar futbol, son algunos de los elementos que integran el escenario creado con el discurso de la profe Carmen.

“A ver, esta fila me va a traer un ensayo, ésta un burrito y ésta una quesadilla. Es que no me han pagado, que los cheques están detenidos, ya hasta bajé de peso”.

Poco a poco el monólogo proyecta las calamidades de la docente: una directora mediocre, sindicatos vendidos, políticas laborales injustas y padres irresponsables conforman su cotidianidad, hasta que la tolerancia explota:

“¡No me pidan que le enseñe la historia de México cuando tengo niños que se sientan en el suelo!”, denuncia la crítica de la profe en una escena dramática que nos recuerda que los niños son lo más importante; duros señalamientos le llueven a todos los responsables de la educación.

La profe se despierta de su sueño, se da cuenta de que ya va tarde, prepara sus cosas y sale disparada a la escuela lista para enseñar, finalizando así un homenaje al esfuerzo de todos los docentes que día con día dan lo mejor de sí para cambiar el mundo.

“Con la comedia podemos reírnos, relajarnos, y a la vez llevarnos una semilla de cambio. Los profes no están solos, los artistas están con ustedes. La profe Carmen, como todos nosotros, siente amor, hambre, soledad, fantasía, porque así son nuestros maestros. Gracias por apoyar el arte independiente”, finaliza Noé Barrios.

Termina la obra pero no la velada, pues justo a continuación los asistentes comparten sus opiniones sobre el monólogo:

“Me parece que retrata perfectamente muchos escenarios que mis amigos profesores me comparten, ¡excelente obra!”.

“Felicidades, eres muy joven y atiendes con mucho tino esta problemática, es la primera vez que veo que se aborde con frescura e interactividad este tipo de asuntos tan importantes”.

Al concluir la presentación, el intérprete comparte con 4vientos su opinión sobre la escena teatral en Baja California: “El teatro, el arte, son difíciles, a todos los lugares donde he ido así es, porque la gente luego no apoya. Es un frente de batalla, y si te vas a dedicar a esto sabes que vas a contender. Pero también es muy noble, y se siente en eventos como la presentación de esta noche”, comenta el rostro que le da vida a “la profe Carmen”.

PRÓXIMAS FUNCIONES:

Jueves 14 de Septiembre, 7:15pm

Sábado 23 de Septiembre, 7:15pm

 

Para mayor información:

Comunicarse al teléfono: (646) 1372758

Boulevard Costero 263 de Ensenada, Baja California. Estacionamiento gratis para clientes en Plaza Marina. De lunes a sábado de 10 de la mañana a 7 de la noche.

Redes sociales:

Facebook: /libromar

Instagram @librerialibromar

 
 

 

 


Comparte en redes sociales