La muerte en la sopa

La dejaron sola, como el remoto día de sus años infantiles en que la abandonaron pegada a un biberón azucarado y las hormigas le devoraron las retinas.

 Enrique Lomas Urista/ A los 4 Vientos

La dejaron sola ante su sopa, ante ese trivial platillo en el que, sin proponérselo, aprendió a vaticinar la muerte.
-Siento tierra en la sopa -dijo un mal día y murió su gemela arrollada por el tren que se movió antes de que pudiera pasar medio cuerpo entre los vagones, en el camino de la escuela a la casa.
Luego, en el sabor terroso de otras sopas murió el tío Pancho, la prima Elvira y hasta la abuela, que pereció entre toses, cacahuates y maldiciones.
Por eso la dejaban cuando insistía, con la terquedad inexorable de la muerte, en comer su sopa.
Esta vez sintió un terrón grande y seco en la garganta y se apresuró a gritar que alguien moriría, cuando tropezó con una silla y su cara de mirada fija se proyectó contra el caldero de sopa, que no volverá a degustar jamás.

enrique lomas*Enrique Lomas Urista. Escritor y periodista originario de Torréon, Coahuila. Trabaja desde hace años en Chihuahua donde es corresponsal del periódico Reforma.
Comparte en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *