La Gusana Ciega en Ensenada, un paseo musical por “la vieja escuela”

Hay bandas que nunca pasan de moda. El pasado viernes 31 de agosto, “La Gusana Ciega” se presentó en el escenario de la explanada del CEARTE, en el marco del Festival del Conocimiento 2018, evento organizado por el Centro de Nanociencias y Nanotecnologías de la UNAM.

Por Reyes J / A los 4 Vientos / Fotos Emmanuel Zambrano

Aún no eran las 8:30 y ya había mucha gente esperando el concierto. Mientras que el staff terminaba de preparar los instrumentos por última vez, música tipo jazz sonaba de fondo; a unos metros un carrito despedía el delicioso aroma a elotes y conforme avanzaban los minutos iba llegando más gente, y así poco a poco se fueron ocupando los asientos vacíos.

Alrededor de las 9:00 pm el público empezó a aplaudir, señal de que estaba listo para disfrutar del concierto. “Wish you were here” de Pink Floyd se escuchaba de fondo mientras el staff probaba los micrófonos; el espectáculo estaba por comenzar. Las luces se apagaron y la música de fondo se detuvo, y de inmediato comenzó a sonar un estruendoso sintetizador, los músicos salieron a escena y tomaron sus respectivos lugares y sonaron los primeros acordes de “Tiempos de amar”.

Incendiaron las campanas de la catedral, y la música sonaba como un huracán…”

Después de un par de canciones el vocalista invitó al público a acercarse al escenario y en cuestión de segundos el área libre entre el escenario y las sillas estaba llena de “old school fans”, como los llamó Daniel; era tiempo de disfrutar al máximo el concierto.

La banda que se formó en 1990, conformada por Daniel Gutiérrez (guitarra y voz), Lu Martínez (bajo) y Germán Arroyo (batería) tocaron éxitos como: “Me vas a ver llorar”, “No me tientes”, “No puedo verte”, “Tornasol”, “Más grandes”, “1987”, “Amantes modernos”, “San Miguel”, “Tú volverás”, “Ella estrella” “Califórnica” y “Yes sir I can boogie”. También tocaron canciones inéditas como: “La distancia” y “Un poquito más”, brindando al público ensenadense un concierto de aproximadamente una hora y media, suficiente para dejar a los asistentes con ganas de más.

Comparte en redes sociales