La crisis política en BC por la Reforma Bonilla, crece de tono en los partidos involucrados

El Partido Acción Nacional (PAN) inició el proceso de expulsión de siete diputados de Baja California y dos ediles de Playas de Rosarito involucrados en la reforma constitucional que amplió de 2 a 5 años el periodo de gobierno del morenista Jaime Bonilla Valdez, en tanto el PRD anunció que pedirá juicio político en el Congreso de la Unión en contra de los 21 legisladores que aprobaron la citada reforma.

Javier Cruz Aguirre / 4 Vientos / Foto principal: El comal a la olla (Mientras Tanto en México)

Ensenada, B.C., 11 de julio 2019.- En comunicados por separado, las dirigencias de ambos partidos coincidieron en señalar que lo hecho por los legisladores bajacalifornianos es un claro atentado a la Democracia y al Estado de Derecho no sólo en Baja California, sino en todo el país.

En el caso del Partido de la Revolución Democrática, su Dirección Nacional Extraordinaria (DNE) que integran Ángel Ávila, Karen Quiroga, Adriana Díaz, Fernando Belaunzarán, Camerino Márquez, Estephany Santiago y Arturo Prida, anunció tener lista la Acción de Inconstitucionalidad que presentarán ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en los plazos que fija la Carta Magna del país.

“Es una vergüenza que (los diputados) se digan representantes ciudadanos, cuando son los primeros en infringir la Constitución y solo busca beneficiar al partido en el gobierno, en este caso a su candidato electo Jaime Bonilla”, indica el partido en un comunicado fechado hoy en la Ciudad de México.

La DNE recuerda que Jaime Bonilla tiene antecedentes de privatizar el agua en Baja California, beneficiando los intereses particulares de Estados Unidos, y que el 2 de junio los ciudadanos salieron a votar por un gobernador que permanecería al frente del Estado durante dos años, según lo establecía el decreto 112 de la Constitución Política de Baja California, expedido y publicado el 17 de octubre de 2014.

Los 21 legisladores, señala el escrito, avalaron la reforma constitucional el 8 de julio pese a que el artículo 105 de la Constitución establece que las leyes electorales locales deberán promulgarse y publicarse por lo menos 90 días antes de que inicie el proceso electoral respectivo, periodo en el que no puede haber modificaciones legales fundamentales a la norma.

Infográfico: Diario Milenio.

Por su parte, el PAN anunció que este jueves inició formalmente el proceso para expulsar a los 7 diputados locales de su partido en Baja California porque avalaron la reforma que incrementó de dos a cinco años el gobierno del próximo mandatario de la entidad, Jaime Bonilla.

De acuerdo con la agencia oficial Notimex, el procedimiento se hará en contra de los diputados Carlos Torres Torres, Iraís María Vázquez Aguiar, Raúl Castañeda Pomposo, Ignacio García Dworak, Sergio Tolento Hernández, Alfa Peñaloza Valdez y José Félix Arango.

Asimismo, incluye a la Presidente Municipal de Playas de Rosarito Mirna Rincón Vargas, y al síndico del mismo ayuntamiento Miguel Ángel Vila Ruiz.

Carlos Torres, ex secretario nacional juvenil del PAN al igual que Iraís Vázquez, y Mirna Rincón ya tenían antecedentes de que serían expulsados del PAN. Ello en marzo y junio pasados.

El primero por el papel que jugó en un presunto acto de corrupción relativo a un intento por ampliar en el congreso el periodo de la gubernatura a 5 años a cambio de dinero, según denunció el dirigente nacional del PAN Marko Cortés Mendoza, y la segunda porque presuntamente apoyó en esta elección a la candidata de Morena a la alcaldía, Araceli Brown.

También destaca que en la lista que divulgaron hoy los comisionados de Orden y Disciplina Intrapartidista del PAN que preside Juan Carlos Ramírez Preciado, no se incluyó a la diputada Mónica Hernández Álvarez, quien hasta Cozumel –donde vacaciona luego de la sesión del 8 de julio- ha recibido cientos de quejas en su red social (Facebook) por un voto a favor de la reforma del que ella dice “no hay pruebas” de que así lo hizo, además de aclarar no ser militante del PAN.

La diputada Eva María Vásquez Hernández, la honrosa excepción en el PAN (Cortesía Congreso de BC)

Tampoco se incluyó a la legisladora panista Eva María Vásquez Hernández, quien fue la única de su partido que no concurrió a la sesión extraordinaria del pasado lunes porque, dijo, la bancada blanquiazul tenía la instrucción precisa de no asistir.

Al respecto, un comunicado del Licenciado Fernando Ribeiro Cham, Consejero Estatal de Acción Nacional, dirigido el 10 de julio a Juan Carlos Ramírez para que iniciara el procedimiento de expulsión a los 7 diputados, tal y como hoy lo concedió la Comisión de Orden de su partido, dice de los acusados:

Sucumbieron ante la interminable sed de ambición de quien, en contra de la voluntad ciudadana, las normas emitidas por la autoridad electoral y las respuestas de orden jurídico dadas con antelación a este penoso acto por la Suprema Corte (de Justicia de la Nación), decidieron modificar el periodo de la próxima gubernatura, haciéndola además de forma vergonzosa mediante el voto secreto, motivado por la incapacidad de dar la cara y exponer los motivos de tan deshonrosa conducta.”

A los 7 diputados panistas a expulsar se suman la legisladora del PRD Rocío López Gorosave, el de Movimiento Ciudadano Job Montoya, y los 5 legisladores del PRI: Alejandro Arregui Ibarra, Marco Antonio Corona Bolaños Cacho, Edgar Benjamín Gómez Macías, Bernardo Padilla Muñoz y Blanca Patricia Ríos López.

En total, a excretar son 14 diputados de los 25 que conforman el congreso, y dos ediles de Acción Nacional.

De todo esto Jaime Bonilla Valdez, Gobernador Electo del estado, ha manifestado que la crisis política creada por la reforma constitucional que lo beneficia, es un problema del congreso ya que él no ordenó la reforma, y evadió responsabilidad de Morena al decir que es un pleito entre panistas y priistas, una disputa entre panistas porque “los panistas son su peor enemigo.”

Sumó también a sus excusas al Gobernador Francisco Vega de Lamadrid porque los legisladores, al hacerlos votar el mandatario de una forma y luego pedirles que voten en contra de lo que antes les solicitó, “ya le perdieron el respeto.”

Comparte en redes sociales