La canción de la denuncia (hasta que te suceda a ti…)  

Comparte en redes sociales

Tú me dice que se pondrá mejor, se pondrá mejor con el tiempo

Tú dices contrólate, contrólate, estarás bien.

Dime qué diablos sabes tú, ¿qué sabes?

Dime cómo diablos puedes saber, ¿cómo podrías saberlo?…

Álvaro de Lachica y Bonilla/ A los Cuatro Vientos

Este pasado domingo 28, la ceremonia de la entrega de los premios Óscar, estuvo cargada de simbolismos y reivindicaciones sociales de parte de diferentes protagonistas. Desde el inicio, su conductor el comediante de color Chris Rock, nos hizo ver la discriminación por parte de la Academia, ya que no existía un solo actor de color entre los 20 nominados a actor/actriz por segundo año consecutivo.

Y así, a través de todo el ceremonial, varios de los galardonados hicieron diferentes demandas que afligen a nuestra sociedad; Leonardo DiCaprio, Óscar al mejor actor (Leonardo, hermano…ya eres mexicano), reclamó sobre el calentamiento global; Guillermo González Iñárritu, Óscar al mejor director, se quejó también del racismo de una manera sencilla (“del color de la piel”); el productor Mike Sugar al recibir el premio a la mejor película “En Primera Plana”, envió un duro mensaje al Papa Francisco Bergoglio, respecto a los abusos de menores, cometidos por miembros de la Iglesia Católica.  

Pero lo mejor vino con la interpretación de Lady Gaga, convertida en una performance andante, siempre camaleónica, mujer de mutaciones y pretensiones, toda vestida de blanco, con su piano también blanco, cuando entonó la canción “Til it happens  to you” (Hasta que te suceda a ti), banda sonora del documental “The haunting ground”, (Coto de caza), película aterradora, que es una crónica, de víctimas de abuso sexual, entre jóvenes mujeres en universidades públicas y privadas de los Estados Unidos, como por ejemplo:  Stanford y Notre Dame.

“The Hunting Ground” arranca mostrando un grupo de muchachas aspirantes y ansiosas por saber si serán admitidas en diferentes universidades. Sus sueños profesionales, se convierten en pesadilla cuando son violadas apenas se instalan en los dormitorios de la institución. Ellas forman parte del estimado de 20 % de jovencitas que sufren abuso sexual por sus compañeros hombres; pero el 88% de las jóvenes estudiantes, que han sido víctimas, no realizan la denuncia correspondiente, dicen que no lo reportan porque estaban “avergonzadas o porque sería emocionalmente muy difícil hacerlo”, o simplemente porque no creían que se haría algo al respecto por parte de las autoridades universitarias.

THE HUNTING GROUND PELICULA

Y sí, en efecto, tienen razón; en Harvard, sus administradores escolares tratan las violaciones como un asunto de relaciones públicas y no como un problema de seguridad estudiantil. En la Universidad de New York, se les pide a las agraviadas no hacer denuncias ante la policía.

Paradójicamente, el 40% de las universidades reportaron no haber tenido casos de violaciones en sus instalaciones. El documental, muestra que detrás del silencio e impunidad de la administración escolar, existen fuertes presiones económicas. Por temor a perder ayuda del gobierno federal, las universidades no castigan a los depredadores y a los pocos amonestados les imponen ‘penalidades’ ridículas, como hacer trabajo comunitario, escribir ensayos, visita obligada con Psicólogos, y suspensiones temporales, que van desde un día, hasta por seis meses; nunca una suspensión definitiva.

Y hablando de nuestro país, aunque no se tienen estadísticas específicas para el abuso sexual en nuestras universidades, sabemos que en México una mujer sufre un ataque aproximadamente cada 5 minutos, de acuerdo a cifras de la Comisión Especial para el Seguimiento de los Feminicidios. 

Me dijiste que mantuviera la cabeza en alto, levanta tu cabeza y se fuerte.

Antes de caerte, tienes que levantarte, tienes que levantarte y seguir adelante.

Dime cómo diablos podrías hablar, ¿cómo puedes hablar?

No hasta que vayas a donde he caminado, es sólo hablar.

Hasta que te suceda a ti, no sabrás lo que se siente…

Este documental  da cifra pavorosas: el 16% de estudiantes mujeres,  han sido víctimas de abuso sexual por sus compañeros hombres; el 88% de las jóvenes estudiantes,  que han sido víctimas de abuso o contacto sexual sin su consentimiento, dijeron que no lo reportaron porque estaban “avergonzadas o porque sería emocionalmente muy difícil hacerlo”, o simplemente porque no creían que se haría algo al respecto.

Eagle gathering, Sunday August 24, 1015.  (Photo by Norm Shafer).

Eagle gathering, Sunday August 24, 1015. (Photo by Norm Shafer).

Cómo se siente.

Hasta que te suceda a ti,

No lo sabrás, esto no será real (¿cómo podrías saberlo?)

No, no será real (¿cómo podrías saberlo?)

Me pregunto cómo me siento.

El castigo a los diferentes responsables por parte de las autoridades universitarias, consisten en suspensiones que van de un día hasta seis meses, nunca una suspensión definitiva, siempre  lo poco comunes que son condenas penales a agresores

Hasta que tu mundo se queme y estrelle.

Hasta que estés en el fin, en el fin de la cuerda

Hasta que estés de pie en mis zapatos, no quiero escuchar una palabra de ti,

De ti, de ti, porque tu no lo sabes.

Hasta que te suceda a ti, no sabrás cómo me siento,

Cómo me siento, cómo me siento.

Hasta que te suceda a ti, no sabrás, no será real (¿cómo podrías saberlo?)

No, no será real (¿cómo podrías saberlo?)

Me pregunto como me siento (hey)

Hasta que te suceda a ti, suceda a ti, suceda a ti,

Suceda a ti, suceda a ti, suceda a tí (¿cómo podrías saberlo?).

Hasta que te suceda a ti,

No sabrás,

Como me siento.

Me dijiste que mantuviera la cabeza en alto, levanta tu cabeza y se fuerte.

Antes de caerte, tienes que levantarte, tienes que levantarte y seguir adelante.

Dime cómo diablos podrías hablar, ¿cómo puedes hablar?

No hasta que vayas a donde he caminado, es sólo hablar.

Hasta que te suceda a ti, no sabrás lo que se siente…

ALVARO DE LACHICA* Álvaro de Lachica y Bonilla. Médico cirujano. Miembro de Amnistía Internacional, de Greenpeace, de Alianza Cívica y de Médicos Sin Fronteras y de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste, A.C.
andale 94@gmail.com

 


Comparte en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *