REDES DE PODER: Interpretación conforme y derechos humanos

Comparte en redes sociales

La ponderación de las normas de derechos humanos con nuestra Constitución se debe realizar a través de un test de proporcionalidad.

Alfonso Torres Chávez/ A los 4 Vientos

Se debe partir de que la regla general que aplica es: Que los derechos humanos NO son absolutos y tienen una interdependencia.

Básicamente el examen debe responder tres preguntas fundamentales:

1.- ¿El objetivo que se propuso el legislador con la expedición de esa norma es compatible con la constitución?;

2.- ¿El objetivo de la norma es racional, es decir, aunque limita derechos, de todos modos es funcional para la protección de los derechos que están tutelados por la Constitución?;

3.- ¿La norma en cuestión es la que menos sacrifica derechos humanos?

Una vez que hemos encontrado respuesta a estas cuestiones, habremos completado el denominado test de proporcionalidad.

A partir de la reforma constitucional de 2011, los derechos humanos adquirieron otro matiz, la reforma posibilitó con el surgimiento del control convencional, creado el concepto por el doctor Sergio García Ramírez.

Dr. Sergio García Ramírez, político y abogado mexicano que se desempeñó como juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos. en el periodo comprendido de 2004 a 2007. Foto: internet

La primera vez que surge el concepto de control convencional, fue el doctor García Ramírez quien lo propuso en una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos, en el caso Almonacid Arellano contra Chile y en otra sentencia de la misma CIDH del caso en un voto particular, y lo refrenda en un segundo voto particular en el caso Myrna Mack Chang contra Guatemala.

La Corte Interamericana adopta el concepto de Control de Convencionalidad en el caso Almnacid Arellano contra Chile.

Después de esta sentencia se extienden los efectos del control de convencionalidad.

El control de constitucionalidad y el control de convencionalidad se aplican de la misma forma, pero el control convencionalidad se aplica en sede interna.

La configuración de nuestro texto constitucional, a partir de la reforma de 2011, extiende el abanico de posibilidades en la práctica del litigio en materia de derechos humanos.

Algunos autores señalan que el control de convencionalidad ha surgido con tal fuerza, que al resolver la Suprema Corte de Justicia el caso Radilla y emitir la sentencia 293/2011 sentó un precedente en materia de derechos humanos.

A partir de dicha sentencia, el sistema jurídico mexicano ingresó en  nueva dinámica pues volvió obligatoria la aplicación del control de convencionalidad.

Los derechos humanos se han convertido, en la piedra angular del sistema jurídico. No significa eso que antes no lo fueran, pues la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano del 10 de agosto de 1789, sienta las bases, pero sí han tomado una parte activa en el rol del sistema jurídico mexicano.

Suprema Corte de Justicia de la Nación

La aplicación del control de convencionalidad se ha convertido en la piedra angular del sistema, por ello es importante que se tomen en consideración los criterios emitidos tanto por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, como por tribunales extranjeros como la Corte Interamericana de Derechos Humanos, por lo que este es el fundamento central de los derechos humanos, por ello la interpretación conforme está directamente relacionada con la aplicación de los derechos humanos.

  


Comparte en redes sociales