Hacinación, riesgo de contagio a Covid, sin medidas de seguridad y sanitarias; así viven miles en El Chaparral

 

A poco más de cuatro meses de que se instaló el campamento migrante denominado “El Chaparral” en la ciudad de Tijuana, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) denunció que las autoridades involucradas en la operación del lugar siguen sin aplicar las medidas cautelares necesarias para dar seguridad y protección a las personas en contexto de migración que se encuentran en el inmueble y sus alrededores.

 

Tras reconocer el hacinamiento en que se encuentran las personas migrantes, la falta de instalaciones sanitarias, el riesgo de contagio del virus SARS-CoV2 y el riesgo de abuso sexual y falta de alimento en que se encuentran cerca de mil niños, es una gran preocupación para la Comisión Nacional de Derechos Humanos (Cadena Noticias)

 

4 Vientos / Foto destacada: Agencia EFE.

Ensenada, B.C., México, viernes 25 de junio del 2021.- Tal omisión y negligencia de los gobiernos en sus tres niveles, destacó la CNDH en un comunicado, pone en riesgo la seguridad, los bienes, la integridad física y la vida de los migrantes, además de que el gobierno de Baja California, el Instituto Nacional de Migración y la presidencia municipal de Tijuana incumplen las medidas cautelares que el organismo emitió, el pasado 20 de marzo, a favor de los migrantes.

“No escapa a nuestra atención la llegada al campamento en los últimos meses, de población en contexto de desplazamiento interno forzado, huyendo de la violencia criminal que asola a los estados de Michoacán y Guerrero, principalmente, sumándose problemas con el paso del tiempo sin que se vislumbre una solución de alojamiento alternativo y de servicios a los migrantes del campamento, conforme a la dignidad humana”, subrayó la comisión.

Además, la falta de alimentación para aproximadamente 3 mil personas que componen hoy la población del campamento, ahonda su precaria condición, y tampoco se han instrumentado medidas efectivas y permanentes para prevenir la propagación del virus SARS-CoV2.

 

“Especial preocupación merecen las niñas y niños, poco más de mil en ese lugar, pues algunos son enviados a pedir dinero a la línea de cruce fronterizo, mientras que otros son potenciales víctimas de abuso sexual y unos más, los lactantes, carecen de fórmulas lácteas para su alimentación.”

 

Desde el inicio del campamento ,–indica el comunicado- la CNDH envió personal para documentar y orientar de manera permanente a personas migrantes en relación con sus necesidades de todo tipo.

 

Poco más de mil infantes que habitan en el campamento viven en situaciones de alto riesgo a su salud y a su integridad (Foto: La Opción de Chihuahua).

 

Fue así como se detectó que las personas migrantes, nacionales y extranjeras que cohabitan en el asentamiento en espera de noticias de las autoridades estadounidenses sobre la apertura de los procesos de asilo, se encuentran en condiciones de hacinamiento y mayor vulnerabilidad.

Al respecto, la comisión reveló: “Dentro de los asuntos desatendidos por las autoridades destacan el reciente retiro de baños y regaderas portátiles, lo que provoca un grave conflicto sanitario y de salud no solo para la población migrante, sino también para los vecinos de la colonia Federal colindante”.

Por ello, la CNDH informó que actualmente se integra un expediente de queja y se ha solicitado reiteradamente a las autoridades que actúen oportuna y eficazmente, para garantizar el respeto a los derechos humanos de las personas en movilidad.

“La CNDH reitera su disposición para coadyuvar en la atención y solución de las problemáticas que enfrenta la población varada en campamento migrante El Chaparral, con pleno respeto a sus derechos y dignidad”, concluye el escrito.

Comparte en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *