GATILLO: Ensenada, bajo la narcoviolencia y el abuso político

Comparte en redes sociales

Antes de los cuerpos colgados en Ciudad Juárez, Acapulco, Culiacán y Tijuana, fueron las narcomantas las que comenzaron a aparecer por diferentes puntos de las ciudades: una primer lona señalando a los mandos oficiales coludidos con el narcotráfico. Luego fueron dos, tres y cuatro, escalando el nivel jerárquico de las autoridades corruptas y también el nivel de las amenazas. Luego llegaron los cuerpos.

Alberto Guerrero

El primer semestre de 2017 será recordado como el periodo en que la presencia del narcotráfico en Ensenada comenzó a visibilizarse. Al cierre de esta edición son varios los elementos de horror los que han invadido lo que fuera una ciudad segura: sicarios realizando ejecuciones impunes, decapitados y desmembrados en hieleras, narcomantas con advertencias de los siguientes en la lista.

Como pudimos atestiguar en todos los medios locales, la guerra por la plaza en San Quintín cobró esta semana cinco vidas, entre ellos el comandante de la policía preventiva municipal de la delegación Camalú del valle de San Quintín, Antonio García; cabe recordar que hace unos meses el comandante Echeverría también perdió la vida de la misma manera, siendo ambos mandos reconocidos como servidores respetables y honorables por sus compañeros.

https://www.4vientos.net/2017/04/07/negligencia-corrupcion-y-complicidad-gubernamental-consolidaron-narcomenudeo-en-ensenada/

Ante el incremento gradual e imparable de la violencia y los abusos del crimen organizado, para Ensenada se plantean varias preguntas: ¿Hasta qué nivel tendrá que escalar la violencia para que la ciudadanía decida involucrarse, no en la resolución de ésta por la vía armada, sino en la exigencia masiva y popular de paz que obligue a nuestros gobernantes a garantizar seguridad? ¿Preferiremos dejarnos matar un rato, hasta acumular los muertos suficientes para armarnos y autodefendernos como en el resto del país? ¿Y usted, ya compró su pistola? ¿Si las autoridades no pueden garantizar seguridad, para qué les pegamos un sueldo tan alto? ¿Seremos tan idiotas como para permitir que el ejército invada las calles bajo la excusa de garantizar seguridad?

En reiteradas ocasiones hemos visto que la violencia no se resuelve con más violencia, pues el problema es complejo y para su resolución se deben considerar aspectos como la educación y la creación de empleos. Combatir al narco con militares sólo nos llevará a la misma espiral de violencia que azota al resto del país.

Esta semana nos llegó un aviso del municipio vecino: Tijuana es ya el municipio número 1 en la tasa de homicidios por habitantes a nivel nacional. Justo es recordar que una doctora fue privada de la vida la semana pasada adentro de su consultorio, en un acto cobarde y sin escrúpulos. El dolor de su hermano debemos sentirlo todos, porque pronto podría convertirse en el nuestro.

https://www.4vientos.net/2017/07/07/sicarios-matan-a-otro-comandante-municipal-en-el-valle-de-san-quintin-van-4-muertos-en-menos-de-48-horas/

 

 

Transporte público, abuso político que debe encender la movilización

Otro hecho que trascendió la semana pasada y que se materializó esta mañana fue el del incremento a la tarifa del transporte público. Como ha ocurrido en otras ocasiones, la indiferencia de la ciudadanía ensenadense permitió que se concretara este atropello, planeado con exactitud para efectuarse en periodo vacacional.

No creo que valga la pena gastar palabras en recriminarle a la ciudadanía su falta de participación en eventos como las movilizaciones de ayer y hoy en contra del alza a la tarifa; su bolsillo se los recordará cada mañana, a cada viaje, a cada frustración por viajar en un transporte miserable e indigno. Así, la realidad es una: a pesar de que la razón asista a la ciudadanía, ésta no ha logrado organizarse debidamente para realizar un reclamo masivo por su derecho a un mejor servicio.

https://www.4vientos.net/2017/07/10/no-vale-13-ciudadanos-se-oponen-a-nueva-tarifa-de-transporte-publico-galeria/

Por el contrario, hemos visto lo mismo de siempre: millones de quejas en las redes, cíber-activismo desbordado y aparente voluntad de luchar en contra de esta decisión, pero falta de manifestación y organización activa en las calles. Nos falta, pues, madurar políticamente. Tenemos que ser capaces de organizarnos aunque sea en grupos pequeños y cercanos. El vecino, el amigo, el compañero de la escuela o del trabajo, da igual. El problema del transporte es de tal naturaleza que la mayoría nos vemos afectados, ¿por qué no comenzar a organizarnos?

Y bueno, tampoco hay que ser injustos con las redes sociales. Aprovechar los nuevos medios es fundamental para hacer efectiva la protesta y difundir la información necesaria para sustentar el actuar. Una maniobra sencilla de presión cibernética puede ser saturar los perfiles de los regidores y el presidente municipal con fotografías de la protesta realizada el día de ayer. Ya después llevar la manifestación a sus oficinas.

Que sepan que no estamos conformes, y no descansaremos hasta que hagan el trabajo para el que se les paga. Un solo día que viajen en el transporte público quizás les haga reflexionar mejor sus decisiones. Ahí está el reto, estimadas autoridades, ¿lo toman o lo dejan? ¿Por qué no utilizar el mismo transporte que aquellos a quienes se chingan? Si el cargo les queda demasiado grande, adelante, háganos el favor de renunciar. 

https://www.4vientos.net/2017/07/10/irregular-e-ilegal-el-aumento-al-transporte-colectivo-de-ensenada/


Comparte en redes sociales