FOTO REPORTAJE: Una solución dulce a un problema gigantesco. El uso de abejas para fomentar la coexistencia entre personas y elefantes en Sudáfrica

Comparte en redes sociales

 

 

Naciones Unidas / Fotorreportajes / Edición de 4 Vientos

 

Es cierto; los elefantes tienen un miedo sorprendente a las abejas. Es difícil creer que estos goliats les tengan miedo a las abejas; sin embargo, este miedo puede servir de ayuda para salvarles la vida. Grupos emprendedores e innovadores como South Africa’s Elephants Alive están utilizando ahora esta vulnerabilidad a favor del elefante.

 

Tres elementos del equipo de Elephants Alive inspeccionan una colmena colocada en un árbol (Aida Ettayeb)

 

La misión de la organización Elephants Alive es fomentar valores de convivencia entre las personas y los elefantes. Desde 2015, el programa “Abejas, árboles, elefantes y personas”, se ha expandido, y el equipo de Elephants Alive está ahora capacitando a la galardonada Unidad contra la caza furtiva Black Mambas, compuesta exclusivamente por mujeres, para que se conviertan en apicultoras.

 

Lerato Selepe, miembro de los Mambas Negros que también esta activamente involucrado en el proyecto de la abeja (Rivoni Mkansi).

 

La organización de Lion’s Share y el programa Small Grant’s, programa corporativo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial implementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, están apoyando estos esfuerzos a través de su iniciativa “Respuesta frente al COVID-19: Subsidios comunitarios para la resiliencia en la vida silvestre”.  

 

Tanto las abejas obreras como las abejas reinas son todas hembras trabajadoras (Michelle Henley/Elephants Alive).

 

Los elefantes y las abejas están unidos por sociedades matriarcales estrechas. Estas especies son una muestra de cómo el liderazgo femenino puede servir como guía para trabajar cooperativamente y resolver problemas colectivamente, asegurando que se comparten los beneficios de los diversos servicios de los ecosistemas. El equipo de Elephants Alive y Black Mambas están siguiendo su ejemplo, sirviendo como fuertes modelos femeninos a seguir, unidas por la cooperación y la coexistencia.

 

Protección paquiderma: unas madres elefante protegiendo a su bebé (Michelle Henley/Elephants Alive).

 

Fomentar valores de coexistencia entre personas, abejas, cultivos y elefantes permite la sostenibilidad a largo plazo, disminuyendo todos los posibles conflictos proactivamente, en lugar de resolverlo de una manera reactiva.

 

Jess y Nocry inspeccionan el panel de la colmena para asegurarse de la salud y el mantenimiento del hábitat de las abejas (Michelle Henley/Elephants Alive).

 

Jessica Wilmot (administradora del Jardín de Coexistencia de Elephants Alive) y Nocry Mzimba (sargento dentro de la Unidad contra la Caza Furtiva de Black Mamba) son dos ejemplos de este espíritu de unidad y cooperación. “Yo solía tener miedo de las abejas. Desde que ayudo en Elephants Alive ya no les tengo miedo. Puedes ganar mucho con ellas. En lugar de tener miedo, tenemos que aprovechar el conocimiento de las abejas. Es lo mismo que con la gente, no te pican si no las haces enojar”: Nocry Mzimba.

 

Jess y Nocry exhiben lo mejor del trabajo en equipo, al igual que las abejas que se encargan de supervisar que el trabaje se lleve a cabo (Michelle Henley/Elephants Alive).

 

Estos proyectos han estado trabajando para desarrollar resiliencia en áreas ricas en vida silvestre dentro de la comunidad, así como apoyando la protección continua de la vida silvestre amenazada en sus últimos bastiones. Para cumplir estas metas, el proyecto promueve la apicultura y otras actividades de conservación en Sudáfrica en áreas ricas en vida silvestre. 

 

Integrantes del grupo Black Mambas (3.D.E.Studios).

 

Los elefantes pioneros que viajan a través de los límites administrativos que dividen las áreas protegidas, a menudo cruzando las fronteras internacionales, son asesinados con frecuencia cuando atraviesan tierras de cultivo rurales. Al igual que los elefantes, las abejas están amenazadas por la rápida disminución del hábitat y el aumento de los monocultivos.

 

Elefante de colmillo grande: Ezulwini, el gran tusker, comparte su hogar con las Mambas Negras en la Reserva Natural Privada de Balule (Michelle Henley/Elefantes vivos).

 

“El Día Mundial de las Abejas recuerda a la gente la importancia de las abejas. Las abejas polinizan más del 90% de nuestros alimentos. Sin las abejas realmente tendríamos dificultades. Los agricultores de monocultivos ya necesitan depender de traer abejas para polinizar sus cultivos. Mantener a las abejas diversificará su flujo de ingresos y lo amortiguará durante tiempos económicos desafiantes como los que presenta Covid-19. Como mujeres, que a menudo se quedan con la responsabilidad financiera de la crianza de los hijos, la apicultura te empodera con más conocimientos y más habilidades para iniciar una pequeña empresa”: Jessica Wilmot.

 

Dulces recompensas: Miel de Elephants Alive lista para vender (Aida Ettayeb/Elefantes vivos).

 

Ensenada, B.C., México, jueves 11 de agosto 2022.

 


Comparte en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.