FOTO REPORTAJE: Honrando el legado de la activista laboral Dolores Huerta

Comparte en redes sociales

 

FOTO DESTACADA: Dolores Huerta (Agencia AP).

 

A sus 92 años, la icónica activista laboral continúa luchando por los derechos de los trabajadores.

 

 

David Bacon* / La Nación / Edición de 4 Vientos

Imágenes: Todas las fotos por David Bacon.  Estas fotografías están tomadas de un cuerpo más grande de imágenes en el Archivo David Bacon en las Colecciones Especiales de la Biblioteca Verde de la Universidad de Stanford.

 

Ensenada, B.C., México, lunes 4 de abril de 2022.- Dolores Clara Fernández Huerta (Dawson, Nuevo México; 10 de abril de 1930) es una sindicalista estadounidense, cofundadora y primera vicepresidente emérita del Sindicato de Trabajadores Agrícolas de América, AFL-CIO (UFW por sus siglas en inglés).

Políticamente ha sido muy activa. Ejerció mucha presión a favor (o en contra) de numerosas leyes, tanto federales como de California. Entre las leyes que Huerta ha defendido se encuentran:

Un proyecto de ley de 1960, que permite que el examen de conducir pueda realizarse en español. Una legislación de 1962 para eliminar el Programa Bracero. La legislación de 1963 para promover la Ayuda para Familias con Hijos Dependientes (AFDC, por sus siglas en inglés) a los agricultores de California. El Agricultural Labor Relations Act (a favor de las relaciones laborales) de 1973. Y el Acta de Inmigración Federal de 1985.

Como defensora de los derechos de los trabajadores del campo, Huerta ha sido arrestada 22 veces por participar en actividades de desobediencia civil no violentas y huelgas.

En California, el 10 de abril es día de Dolores Huerta. Aquí, algunos testimonios de destacados personajes que, al igual que Dolores, trabajan activa y profusamente a favor de los trabajadores del campo en los Estados Unidos:

 

 

María Elena Durazo, senadora del estado de California:

Cuando me convertí en la primera mujer de color en dirigir el Local 11 de Trabajadores del Hotel de Los Ángeles, Dolores Huerta estaba allí para apoyarme.

Cuando me convertí en la primera mujer de color en dirigir a los 800,000 trabajadores de la Federación del Trabajo del Condado de Los Ángeles, Dolores estaba allí para alentarme.

Y cuando me convertí en senadora del estado de California, Dolores estaba allí para inspirarme.

Dolores sabía quién era yo porque conocía el mundo del que vengo. Crecí en una familia de trabajadores agrícolas. Todos nosotros trabajábamos en los campos, recogiendo melocotones, uvas y algodón, desde el momento en que podía caminar.

Nunca entendí cómo podría ser que nuestra familia trabajara tan duro y, sin embargo, nunca saliera de la pobreza. En ese mundo de la California rural, fue la huelga de la uva y los boicots lo que nos enseñó que la única manera de poner fin a esa pobreza y detener la injusticia era organizarnos juntos para cambiarla.

Para mí, Dolores fue la mejor maestra entre muchas buenas, enseñándome el poder de la acción sindical y no violenta.

Con los años, Dolores se convirtió en mi amiga y mentora. En ella pude ver a una mujer de color que se convirtió en líder sindical, líder de nuestro movimiento por la justicia social. Nunca retrocedió ni vaciló. Si ella podía hacerlo, yo también.

Dolores Huerta cumple 92 años el 10 de abril. Sorprendentemente (o tal vez no), ella todavía se está organizando, todavía luchando, todavía desafiándonos a todos a ponernos de pie, organizarnos y hacer de este mundo un lugar mejor.

La mejor manera de celebrar a esta mujer extraordinaria es unirnos a ella. Cada discurso que la he escuchado dar termina con ella haciendo que todos gritemos: “¡Si, se puede!” Así que gritémoslo con ella ahora: ¡Si, se puede!

 

 

Gaspar Rivera-Salgado, chicano y profesor de estudios laborales, Universidad de California, Los ángeles (UCLA):

Mucho antes de que comenzara la Huelga de la Uva de Delano en 1965, Dolores Huerta se ganó sus rayas como organizadora trabajando con los filipinos radicales del Comité Organizador de Trabajadores Agrícolas en su Stockton natal, incluso reclutando a Larry Itliong, el veterano organizador filipino de las fábricas de conservas y campos del noroeste del Pacífico.

La migración de los indígenas de Oaxaca, que me trajo a mí, a Rufino Domínguez y a otros radicales a los campos de California, se produjo en la década de 1980. Para entonces Dolores era una leyenda, pero para nosotros alguien que compartía nuestras ideas sobre la organización y el cambio social radical.

La vida de Dolores Huerta es parte de nuestra historia colectiva de resistencia. Ella es un vínculo vivo entre las ideas radicales para el cambio social que han definido los movimientos actuales por la justicia racial, los derechos de los trabajadores y el pensamiento feminista.

Incluso le debemos el canto que todos conocemos y usamos casi a diario, independientemente de la parte del movimiento de la que provengamos. En mayo de 1972, la legislatura de Arizona aprobó un proyecto de ley de productores que negaba a los trabajadores agrícolas el derecho a la huelga y el boicot. Cuando César Chávez comenzó un ayuno para protestar, le correspondió a Dolores construir la resistencia popular en las calles.

Todos dijeron que su resistencia era inútil. En un momento de inspiración Dolores respondió: “¡Si, se puede! (¡Sí, es posible!)”. Desde entonces, cuando necesitamos mostrar nuestra fuerza y conocimiento de que eventualmente ganaremos, todos gritamos: ¡Si, se puede!

¡Que viva Dolores Huerta!

 

 

David Bacon, escritor y fotógrafo:

El otoño pasado caminé de Poplar a Delano, California, en honor a Larry Itliong, quien comenzó la huelga de uvas de 1965 y el boicot allí, con Dolores Huerta, cofundadora de United Farm Workers (UFW). Ella tenía 91 años entonces y me costó mucho mantenerme al día. Después me mandó una nota que terminaba: “Sí Se Puede con El Tocino Rojo “. Fue una broma hermosa.

“Sí Se Puede” son tres palabras que todos usamos ahora, pero ella inventó esta forma segura de decir “¡Sí se puede!”

“Tocino” fue el apodo que el sindicato me dio en los años que trabajé como organizador: en español mi apellido significa “tocino”. Y que ella me llamara “El Rojo”, honró mi política.

Cuando regresé de una brigada de trabajo solidario en Cuba en la década de 1970, aterricé en la ciudad de Nueva York sin lugar para dormir. Llamé a la hija de Dolores, Lori, una amiga de California. No solo conseguí espacio en el piso de la sede del boicot de Nueva York, sino que Dolores y su socio, Richard, el hermano de César Chávez, nos llevaron a comer.

Sobre la pizza me entusiasmé con la isla. Tenía estrellas en los ojos, tanto para Cuba como para Dolores, y todavía lo hago. Fui a trabajar para la UFW como organizador unos meses más tarde.

A menudo había tensión en el sindicato sobre la política radical, y ser llamado rojo a veces era la ruta para salir por la puerta. Pero para Dolores y Eliseo Medina, ser un buen organizador era la línea de fondo: hacer lo que los trabajadores necesitaban.

A lo largo de los años, mucho después de haber dejado la UFW y trabajado para otros sindicatos, y luego como fotoperiodista, veía a Dolores una y otra vez.

Yendo a Watsonville para cubrir las campañas de organización de los trabajadores de la fresa o a Salinas para las huelgas en los campos de verduras, sabía que ella estaría allí.

Fue una experiencia profunda verla en las negociaciones del contrato sindical –esta mujer diminuta enfrentándose a los robustos productores al otro lado de la mesa– y ver la sensación de poder que les daba a los trabajadores.

Al regresar de Irak, donde fotografié a trabajadores después de la invasión estadounidense de 2003, le tomé una foto en la primera línea de manifestantes contra la guerra.

Cuando estábamos en Sacramento tratando de detener las iniciativas anti-inmigrantes, anti-acción afirmativa y anti-bilingües, ella fue la primera en hablar.

Así que cuando me llamó El Tocino Rojo, pensé: “¡Qué cumplido!” Espero estar a la altura.

 

*Escritor y fotógrafo originario de California, Estados Unidos. Se ha dedicado a documentar las condiciones cambiantes en la fuerza laboral, el impacto en la economía global, la guerra, la migración y la lucha por los derechos humanos. Para ello, viaja con frecuencia a México, Filipinas, Europa e Irak. Además de defender los derechos de los migrantes, ha tenido parte activa en la creación de sindicatos en Estados Unidos. Fue presidente del consejo del Northern California Coallition for Immigrant Rights, fundador del Labor Immigrant Organizers Network y ahora es parte de Dignity Campaign. Ha trabajado también para la United Farm Workers, la United Electrical Workers y el International Ladies’ Garment Workers Unions. Pertenece al Pacific Media Workers Guild, CWA, y fue organizador del Bay Area Free South Africa Movement. Es autor de El derecho a quedarse en casa, así como de How Globalization Creates Migration and Criminalizes Immigrants, The Children of NAFTA y Communities Without Borders. Ha recibido numerosos premios por sus publicaciones y por sus fotografías.

Ensenada, B.C., México, lunes 4 de abril del 2022.

 


Comparte en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.