Esther: nuestra heroína derechohumanista

Comparte en redes sociales

Esther Chávez Cano, mujer chihuahuense ejemplar, ha sido galardonada, una vez más, aún ya no estando entre nosotros, en la categoría póstuma por su dedicación y trabajo en contra de la discriminación y la violencia en contra de las mujeres en México.

Sergio Armando López Castillo/ elpueblo.

Esta heroína destacó específicamente en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde llevó a cabo trabajos encaminados a combatir la desigualdad, la violencia de género y la búsqueda de mecanismos que garantizarán el acceso a la justicia de las mujeres en todos sus órdenes.

Para el Conapred (Consejo Nacional para la Prevención de la Discriminación) y la Asamblea Consultiva estos reconocimientos son una oportunidad de focalizar los esfuerzos en favor de los grupos históricamente discriminados en México y en el mundo.

Además visualiza los grandes aportes que desde cualquier ámbito pueden lograrse para garantizar una sociedad más igualitaria y justa.

En la categoría del Reconocimiento Póstumo, la distinción fue para Chávez Cano, dama aguerrida y entregada a la defensa de los derechos de la mujer, a quien este redactor tuvo en suerte contar entre los colaboradores editoriales de la Revista Chihuahua Moderno que dirigí por cerca de una década.

Esther Chávez Cano nació en 1933 en Chihuahua, Chih., donde realizó sus primeros estudios y concluyó el bachillerato y contabilidad en Guadalajara, Jalisco. Por razones de trabajo residió en la ciudad de México en 1963, y a partir de 1982 se estableció en Ciudad Juárez.

En su desempeño laboral, Esther mostró altos niveles de eficiencia por lo cual se desempeñó como auxiliar de proyectos, como contadora, auditora interna, gerente de sucursales, gerente general, directora de crédito y cobranzas, en empresas como Mobiloil, Kraft Foods, González Byass de México, Antonio Fernández y Compañía, Compañía Vitícola Vergel y Tocadores y Mármoles. Por los resultados de su trabajo es que fue promovida y debió de establecerse en el Distrito Federal.

Desde su permanencia en Guadalajara y luego en la capital del país, Chávez Cano se introdujo en la problemática de las mujeres y la negativa de ejercicio de sus derechos.

ESTHER CHAVEZ CANO CHIH

Participó en la constitución del grupo “Ocho de Marzo de Ciudad Juárez” en 1992, en el que organizaciones de la sociedad civil se reunieron para analizar la situación de violencia contras las mujeres, que cada día se acrecentaba más en esa zona fronteriza.

En 1993, el grupo “Ocho de Marzo de Ciudad Juárez” inició la documentación y sistematización de la información de asesinatos de mujeres. Y en 1996 junto con otras 11 organizaciones de la sociedad civil, fue creada la Coordinadora de Organismos No Gubernamentales contra la Violencia hacia las Mujeres.

En 1998, el “Ocho de Marzo” analizó la situación y consideró necesario no simplemente trabajar por la justicia para las mujeres asesinadas y desaparecidas, sino también crear un centro donde las mujeres que sufrían violencia, pudieran acudir a recibir atención, asesoramiento y apoyo gratuito.

En 1999, el grupo “Ocho de Marzo” se transformó en Casa Amiga Centro de Crisis, y en el 2003 fundó el primer refugio para víctimas de violencia doméstica, con servicios gratuitos en atención psicológica, médica y legal, a las víctimas y a sus familias.

En ese mismo año (2003), la desatención de los tres niveles de gobierno a las denuncias presentadas y la situación de sistemática violencia y asesinato de mujeres en Ciudad Juárez, motivó que Chávez Cano presentara una denuncia ante la Convención Internacional para la Eliminación de toda forma de Discriminación Racial (CEDAW), para exigir el cumplimiento a la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la Mujer (Conocida como Convención de Pará)

Cuando la palabra feminicidio era algo extraño en la agenda pública, Chávez Cano y su equipo de trabajo se encargaron de documentar caso por caso de violencia y asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez y pusieron de relieve el tema de violencia estructural y discriminación en contra de ellas.

La falta de interés institucional por investigar los casos de asesinatos y de instrumentar las acciones necesarias para detener y castigar a los culpables, permitió que el fenómeno se extendiera ante esa evidente impunidad.

ESTHER CHAVEZ CANO

La violencia contra las mujeres en Ciudad Juárez fue el inicio de la generación del concepto Feminicidio, a la luz de los crímenes cometidos por hombres en contra mujeres jóvenes y niñas que fueron secuestradas, brutalmente torturadas, violadas y asesinadas.

Esther elevó su voz de denuncia como articulista de medios escritos y comentarista en radio; como conferencista en ciudades de México, Estados Unidos y de Europa.

Recibió el Premio “Mujer Ayuda a Mujer” el 8 de marzo de 1997, otorgado por el Club Soroptimista Internacional Santa Fe, A. C.; un reconocimiento en la Conferencia de “Feminist Mayority” en Baltimore en 1999; el reconocimiento Primera Luna como “Mujeres Pioneras” en Ciudad Juárez; el Premio María Lavalle Urbina en el 2000, otorgado por Mujeres de México y la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

Participó en la Conferencia Roma 2002, junto con 20 líderes mundiales organizada por Eve Ensler y Jane Fonda; “Mujer del Año 2002” por el Club de Mujeres Profesionistas y de Negocios de Ciudad Juárez y la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

En el 2003, Chávez Cano fue electa como una de las 21 líderes del mundo durante “The International Human Rigths Awards” en la ciudad de Nueva York.

En el 2004, recibió la entrega de una estatuilla en la Abadía de Westminister en Londres, por su lucha en favor de la igualdad. En el 2006, el gobierno de la Comunidad de Valencia, España, le entregó el Premio “Isabel Ferrer”; y el Principado de Asturias le entregó la estatuilla “La Pasionaria”.

En el 2009, el municipio de Ciudad Juárez reconoció su trabajo al distinguirla como “Mujer Valor de Juárez. Ese mismo año la Embajada de Estados Unidos en México le entregó el reconocimiento “Mujer con Valor”, y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la Presidencia de la República le entregaron el Premio Nacional de Derechos Humanos 2008 (en febrero del 2009).

Esta ejemplar mujer, reconocida hoy post mortem falleció el 26 de diciembre del 2006 a la edad de 73 años.


Comparte en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *