EPN no tiene un proyecto educativo integral

Comparte en redes sociales

Más que educativa, la reforma aplicada al sistema de enseñanza-aprendizaje del Gobierno Federal es administrativa y en especial laboral, satanizándose al magisterio en lugar de considerar otros factores para fomentar una mayor eficiencia dentro de las aulas.

Foro Ensenada / A los Cuatro Vientos

Ensenada, Baja California, 4 Julio 2016.- Lo dio a conocer Armando Duarte Moler,  integrante del Sindicato Estatal de Trabajadores de la Educación, quien junto con el profesor Alberto Navarrete Ibarra habló de la situación actual que enfrenta el magisterio. Esto ante el grupo, A.C. que preside Jorge Menchaca.

Declaró que la inconformidad se centra en que esta reforma educativa está mal diseñada y aplicada. “Es incongruente que un docente pierda  su empleo por la aplicación de exámenes mal hechos”.

A su consideración no es  posible que un examen de 48 preguntas de respuestas de opción múltiple determine si un maestro es bueno, o deficiente en su actividad profesional. Lo que es peor, agregó, que pueda generar si se queda sin empleo.

Aseguró que la inconformidad del magisterio no es por ser evaluados, sino en la falta de un proceso sistemático bien estandarizado y adecuado para tasar sus conocimientos.

Maestros de la CNTE buscan romper los muros contra el diálogo (Foto: lacapital.mx).

Maestros de la CNTE buscan romper los muros contra el diálogo (Foto: lacapital.mx).

– “Con esta reforma se considera al docente como el culpable del rezago educativo, cuando hay otros muchos factores que inciden”, aseguró.

Habló de cifras. Al referirse al rezago educativo aseguró que 32 millones de mexicanos están dentro del mismo, del cual 6 millones son  analfabetas, 10 millones cursan primaria y 16 millones  secundaria.

Para el conferencista, el Gobierno de la República carece de un proyecto educativo conforme se requiere en una real reforma, en lugar de eso se aplica una reforma laboral en contra de los derechos ya ganados del sindicato.

Además, dijo, se deben considerar los entornos socioeconómicos diferentes que se enfrenta en las escuelas, al haber realidades muy diferentes: desde los planteles sin infraestructura, hasta maestros que enseñan a niños de seis grados escolares.

Mientras la ley establece que los maestros deben ser evaluados cada cuatro años, “es imposible hacerlo con eficiencia a 370 docentes por año”, concluyó.


Comparte en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *