En medio de diversos escándalos, Jaime Bonilla deja “pendiente” su ingreso al gobierno de López Obrador

Comparte en redes sociales

 

 

Anclado en el autoelogio y bajo la sombra del asesinato de la periodista Lourdes Maldonado, Jaime Bonilla Valdez anunció este día, en la comodidad su empresa televisiva Primer Sistema de Noticias (PSN), que dejará pendiente su ingreso al gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

López Obrador deberá esperar, al menos tres largos meses, para que Jaime Bonilla ingrese a su gabinete (Facebook).

 

Javier Cruz Aguirre / 4 Vientos

Foto destacada: El presidente López Obrador con su amigo Jaime Bonilla (Facebook)

Entrevistado la mañana de hoy por Juan Arturo Salinas, director del programa “Tribuna PSN”, en Tijuana, Bonilla usó su medio para comunicar que la reestructuración de sus empresas y la atención a su familia ocupan ahora toda su atención.

Ello tras no lograr lo que tendenciosa, falsa y propagandísticamente pregonó el pasado 14 de diciembre: que “en la primera semana de enero” de2022 se convertiría en el “Subsecretario de Gobernación”, un cargo que no existe como tal en la Secretaría de Gobernación del actual gobierno federal.

Lo dijo así: “Lo que estamos haciendo para modernizar nuestras señales de comunicación, nos tomará dos o tres meses. Eso lo sabe el presidente Andrés Manuel López Obrador. Lo de ocupar una posición en su gabinete lo dejamos pendiente: él (el mandatario) tiene otras personas de su confianza que lo están apoyando”.

Dando respuesta a las preguntas cómodas de Salinas y de ciudadanos que participaron en la transmisión de la entrevista, Jaime Bonilla contó anécdotas sobre su carrera política primero con el Partido del Trabajo y luego con el partido Morena.

 

Jaime Bonilla y su cuestionado secretario de Salud, Alonso Pérez Rico (Facebook).

 

Asombró su cinismo cuando criticó a “políticos que no entienden que el pueblo debe ser escuchado. Se les ocurre una iniciativa y sin consultar a los ciudadanos, las llevan al Congreso y las aprueban. La voz del pueblo debe ser tomada en cuenta y eso es lo que estamos haciendo en PSN”.

Pero no emitió ni una palabra sobre los últimos escándalos en que se le ha involucrado: El asesinato de la periodista Lourdes Maldonado, la imposición del proyecto fotovoltaico con la transnacional británica Next Energy, el endeudamiento del sistema financiero del gobierno estatal, la investigación administrativa y judicial de quien fue su Secretario de Salud, Alonso Pérez Rico, en una trama de recetas médicas ilegales de fentanilo en el Hospital Materno Infantil de Tijuana, por citar algunos de ellos.

Terminó su exhibición mediática recordando que en una ocasión, cuando López Obrador le solicitó participar en un cargo público, él le respondió que tenía que atender sus empresas.

“Me dijo: ‘Tus empresas pueden esperar, pero México no´. Por lo que acepté ser diputado federal”.

 


Comparte en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *